sábado, 11 de octubre de 2014

Doctor Who 8x06 - The Caretaker

Hay quien prefiere los episodios de la serie en lugares exóticos del universo; hay quien los prefiere con los pies en la Tierra (literalmente). Este es uno de los segundos, un episodio en el que el Doctor ni siquiera viaja en el tiempo (transcurre en el Londres actual) y con un oponente que se llama Skovox Blitzer como podría llamarse Will Robinson McGuffin: poco importa de él salvo que es muy destructivo, es el detonante y está donde sucede la acción de la historia. Y sin embargo, el episodio brilla con luz propia por la interacción entre personajes (a verdadera raison d’être de estos aproximadamente 45 minutos de metraje) y por supuesto la excelente química entre Peter Capaldi y Jenna Coleman en su papel de Clara.

Quizás porque el Undécimo Doctor era en secreto para ella un interés romántico (algo que inmediatamente se anuló en su siguiente encarnación), la relación entre ellos era mucho más un juego similar al flirteo, en el que Clara se dejaba llevar sin desvelar del todo su necesidad de control. Anulada esta situación con el Duodécimo Doctor, la faceta controladora de Clara está en primera línea de playa, chocando frontalmente con el rechazo de cualquier Doctor hacia las figuras de autoridad. Quizás sea esto (unido a la nueva y brusca personalidad del Doctor al dirigirse a cualquiera) lo que hace más divertida su interacción, a veces igualmente un juego, a veces exasperante para ambos.

Pero el episodio no se centra únicamente en esta interacción, sino también entre Clara y su nueva pareja, Danny Pink. Clara encuentra cada vez más difícil mantener su doble vida como acompañante del Doctor y una vida tranquila de pareja. Afortunadamente, el Doctor la informa de que va a realizar una misión encubierta y puede prometer a Danny que tendrán unos días juntos sin ningún apurón. Desafortunadamente, la misión encubierta del Doctor tiene lugar en el colegio en el que Danny y Clara trabajan, en donde ha decidido hacerse pasar por el nuevo bedel.

Who you gonna call? ¡Al bedel!


El plan del Doctor es ir colocando unas minas temporales que actúen al mismo tiempo como cebo de la energía de la que se alimenta el Blitzer, un robot de guerra que podría destruir el planeta entero si se sintiese amenazado, y así enviarle un billón de años al futuro. Un plan sencillo, pero que despierta la desconfianza de Danny, quien termina interfiriendo accidentalmente al mismo y enviándole tan sólo unos días en el futuro. Obviamente, también descubre la relación entre el Doctor y Clara, aunque al principio la malinterpreta como padre e hija, incluso creyendo que Clara es tan alienígena como el Señor del Tiempo.

Llevábamos tiempo sin ver la faceta paternalista del Doctor, que no obstante parece bastante acorde con su nueva personalidad. El Doctor casi siempre ha mostrado una preocupación e interés por sus acompañantes extensible a sus parejas, ya sea de forma competitiva (“Mickey el idiota”) o aceptándolas (en el caso de su nieta Susan). En el caso de Danny, los árboles no le dejan ver el bosque; el Doctor preferiría ver a Clara con un novio reminiscente a su última reencarnación, sin ver que la actual no es tan distinta de la verdadera pareja de ésta. Danny ha sido un soldado, pero intenta pasar página y redimir los pecados (aún no revelados) cometidos. El Doctor, pese a su profunda oposición hacia lo militar (que hemos visto que perdura desde su infancia en Listen hasta más recientemente su encontronazo con soldados en Into the Dalek), también tiene un pasado belicista que abrazó durante la Guerra del Tiempo, y que lleva intentando compensar desde aquel entonces.

La interacción entre personajes se deja ver incluso en este cartel "de época".
El choque entre Danny y el Doctor es inmediato por la cerrazón de miras del segundo, que desprecia al primero por su pasado como soldado. En contraste, y tras verle en acción, Danny identifica al Doctor como un oficial acostumbrado a mandar a sus soldados al peligro sin dudar un momento en su situación o en qué posición moral podría obligarles el obedecer sus órdenes. Pese a la tregua final entre los dos, Danny sigue desconfiando de que la autoridad del Doctor no fuerce a Clara a hacer algo de lo que se termine arrepintiendo, y el Doctor de que Danny no sea lo bastante bueno para Clara. Sin duda, un triángulo de personalidades que aún dará que hablar dentro de la serie, y que todo apunta tendrá algo que ver con la inevitable despedida de Clara en la serie, más tarde o más temprano.

No hay comentarios: