lunes, 23 de mayo de 2011

3x06. Makkara makkara.


Chicos, como ya sabéis, durante la Semana Santa de 2011 viajé con mi amigo Carlos a Finlandia. Y fue un viaje accidentado. Tras nuestro periplo letón, tuvimos que viajar hasta Helsinki, y de ahí en tren a Tampere, antes de que fuésemos recibidos por nuestro amigo Jussi. Sabéis que normalmente os cuento este tipo de cosas para enseñaros una importante lección vital, pero este viaje contiene muchas, muchas lecciones... Os he hecho una lista.

1. CASH. Viajar siempre es caro, y siempre se suele gastar más de lo esperado; hasta ahí bien. Pero Finlandia es CARO con mayúsculas. Su generosas gentes contrastan con sus escandalosos precios, incluyendo una módica suma por utilizar un baño público (sea en la calle, un restaurante o una estación de trenes/autobuses).

2. HESBURGER. Junto a makkara, suomi y ruutupaita, hampurilaisateria se convirtió en parte de mi vocabulario básico en Tampere. Más barato (y sabroso) que un McDonalds (y desde luego que cualquier otra cosa en Finlandia), no pocos días subsistimos únicamente con nuestra ración vespertina del Hesburger, la cadena de hamburgueserías recomendada por 9 de cada 10 dentistas irlandeses.

3. DISTANCE. Las finlandesas son cobardes y supersticiosas. O al menos, tienen ciertas reglas de etiqueta. No las apuntéis con una luz brillante, no las mojéis y, sobre todo, nunca; repito, nunca les deis dos besos para saludar. Os ganaréis su enemistad mortal para el resto de vuestras vidas. Aunque puede pasar que ya os la hayáis ganado simplemente por existir, a veces pasa. Si es así, evitad, dentro de lo posible, futuros contactos después del frío e hipócrita Nice to meet you.

4. ID CARD. Si sois estudiantes, no dejéis vuestra tarjeta identificativa en casa. Vive Dios que los descuentos en museos y exposiciones merecen la pena, y compensan en parte otros precios. A excepción de las tiendas de regalos que, especializadas al parecer en el turismo japonés (¿?) mantienen su política de venta a precios exhorbitados.

5. FINLAND IS DIFFERENT. No os sorprendáis por nada. Es Finlandia. El museo de Lenin está a dos minutos del museo de los hipopótamos antropomórficos más populares del país. Si así lo deseas, puedes ir al Boxing Bingo después de tomarte una Berlusconi's pizza (¡elegida como mejor pizza del mundo!), y continuar el día alternando entre la sauna y bañarte en un lago helado.  Un lugar donde las tiendas de Navidad pueden vivir abiertas todo el año, y donde los vagabundos regresan del sur en primavera.

5. MEMO. Finlandia es una tierra de paisajes prodigiosos y todo tipo de cosas curiosas (como ya os he dicho), y no conviene que lo olvidéis. Vivimos en una sociedad de la imagen, pero ante todo tenéis que saber disfrutar de vuestros propios recuerdos. Si no atesoráis esos recuerdos, si por alguna razón vuestra cámara desaparece dos días antes de regresar a España... Se perderán como lágrimas en la lluvia. Un viaje (una odisea) es mucho más que unas fotos.

3 comentarios:

Whers dijo...

Jajjaja, ¿ahora entiendes por que es mi ciudad favorita de Europa (y seguramente del mundo!) y estoy deseando visitarla? :D

Bss!

Whers dijo...

P.D. Ese pato es igual que el pollo en el ojal o que el llavero-pato descabezado que tengo en casa (su cabeza ha sido cosida por mi tras 4 años) que leches, ¡le voy a sacar una foto y te la mando al correo! ¡me encanta ese pato! (el del video)

Superlayo dijo...

Eva: ¿Tampere? ¡Pues haz fotos!