sábado, 26 de febrero de 2011

V de Vendetta

Una enfermedad desesperada requiere un remedio peligroso, es la frase que se le atribuye al infame (en Inglaterra, al menos) Guy Fawkes. ¿Quién era este Guy Fawkes? ¿Por qué se haya tan firmemente enrraizado en la cultura popular inglesa, y qué relación tiene con el cómic (y la muy digna adaptación fílmica) V de Vendetta?

V for Vendetta fue el título original para una colección de cómics de apenas 10 números (posteriormente sería promocionada como una "novela gráfica", por aquello de hacer menos vergonzante al público generalista el hecho de leer cómics con cierta edad), guionizada por Alan Moore y dibujada por David Lloyd (en mi opinión la mayor tara del cómic, en tanto que consigue crear una atmósfera oscura y opresiva, pero llega a dificultar el distinguir a unos personajes de otros), ambos británicos.

Se trata de una obra fruto de su tiempo, en tanto que los matices orwellianos del futuro distópico que se nos presentan entre sus páginas nacen de los temores y reticencias de ambos autores (de tendencias políticas de izquierda) frente a la política británica de su época, monopolizada por el partido conservador, con Margaret Thatcher a la cabeza. Fruto de esto, nos encontramos con un estado totalitario fascista en la Inglaterra de 1997, frente al cual se alza el antihéroe protagonista, V, como adalid anarquista frente a una justicia violada y rendida a los pies de la dictadura.

El aspecto del misterioso personaje de V, presentado en el cómic poco antes de hacer volar por los aires el Parlamento inglés, retrotrae inmediatamente a los lectores de ese país a la figura de Guy Fawkes, por más de un motivo. Pero nuevamente, ¿por qué? ¿Qué tiene la máscara de sonrisa sardónica de V, que se enrraiza tan firmemente en el imaginario inglés?

La llegada de Jacobo I de Inglaterra (y VI de Escocia, ¿recordáis a nuestro monarca anglosajón anti-tabaco preferido?) al trono en 1603 despertó en su día, entre la población católica de Inglaterra, la esperanza en que sus condiciones de vida mejorase (especialmente en cuanto a tolerancia religiosa), algo que resultaron solo vanas esperanzas. Como intento de mejorar esto (probablemente con la idea de instaurar una nueva monarquía católica en la figura de Isabel, la hija de Jacobo, a la sazón con nueve años de edad), el católico Robert Catesby dio forma a lo que se conocería como el Motín de la Pólvora.

La primera parte del plan de Catesby (no habría oportunidad para desarrollarlo más a fondo) era volar por los aires el Parlamento inglés, algo que quitaría de en medio no sólo al rey Jacobo, sino también a la única otra fuerza política de Inglaterra, el Parlamento en sí. No obstante, existían también parlamentaristas católicos, y la preocupación de algunos conspiradores por ellos (avisando crípticamente al Barón de Monteagle a través de una carta anónima) provocó que el 5 de Noviembre de 1605 el complot fuese descubierto.

Guy Fawkes (que había sido puesto como principal ejecutor del complot por Catesby) fue capturado, torturado y ejecutado; en una última muestra de valentía, Fawkes fingió más debilidad que la que la tortura había infringido sobre su cuerpo, y saltó a la horca con sus últimas fuerzas, rompiéndose el cuello en el proceso y privando así a los espectadores (y sus ejecutores) de la satisfacción de verle ahogarse hasta la muerte.

El Motín de la Pólvora (Gunpowder Plot) no tuvo excesivas repercusiones, si exceptuamos a aquellos cómplices del mismo, probablemente por que el rey Jacobo tuvo a bien hacer notar que el acto de traición había sido cometido por un pequeño grupo de católicos, y no podía hacerse extensivo a la totalidad de sus súbditos católicos (incluso varios católicos continuaron formando parte de la alta política inglesa).

Otra cosa bien distinta es su permanencia en el ámbito popular, en donde el motín permaneció como una celebración anual (the Bonfire Night), en donde se queman efigies de Guy Fawkes (de ahí las máscaras que comentábamos antes); en recuerdo de lo sucedido el 5 de Noviembre también perduran unos versos conocidos para los que conozcan V de Vendetta:

Remember, remember, the fifth of November, / the gunpowder treason and plot / I know of no reason / why gunpowder treason / should ever be forgot.

Con todo lo contado, no es de extrañar que podamos encontrar en la red de redes una cantidad ingente de información sobre el tema, desde la proporcionada por su propia sociedad histórica (Gunpowder Plot Society), por la BBC, o el propio (y aparentemente poco rencoroso) Parlamento inglés (en versión generalista y otra destinada a los niños).

Ya para terminar, hacer referencia a El Motín de la Pólvora: Explotando la Leyenda (desde el primer vídeo de Youtube se puede acceder al documental íntegro), creado para ser emitido el 400 aniversario del motín, y en donde se reconstruyó el Parlamento de la época, sólo para destruirlo y comprobar la efectividad que hubiese tenido la explosión; además de realizar un ejercicio de historia contrafactual en sus minutos finales, meditando acerca de las posibles consecuencias del éxito del complot.

4 comentarios:

Wherynn dijo...

Remember, remember, the fifth of November... ays! me recuerda a mis años universitarios y de historia de Inglaterra! que grande el Catesby ese, cuyo nombre ya habia olvidado...

Pues si, V de Vendetta... en realidad no tengo nada que comentar, XD

Un beso!

Repelux dijo...

Da gusto leer sobre el trasfondo del cómic. Qué maravilla esto de saber historia xD

Nada, muy interesante, sobre todo porque no conocía bien (vagamente, de una clase de inglés hace siglos) el motivo del atentado en cuestión.

Ch@RLieRiCh@RD aka Slowpoke comentarista dijo...

Cuando les explico la festividad de Bonfire a mis alumnos más pequeños no entro en materia. Pero con los mayores sí, y no terminan de entender por qué se celebra la ejecución del tipo. Creen que es gore y nos les culpo.

Lo mejor del caso es como V ahora es un ser respetado e imitado aun estando basado en Guy Fawkes, alguien que murió hace más de 400 años y sigue siendo tan despreciado en el RU. Parece que convertir a los parias en héroes es una fórmula que da resultado a lo largo de la historia :P

Superlayo dijo...

Eva: Pues sí, la retórica anhelante... :p

Repelux: Siempre es agradable, al menos cuando alguien te escucha. :p

Charlie: Es difícil entender, especialmente desde aquí (incluso ahora) el odio hacia todo lo que sonase a papista. Estamos más acostumbrados a nuestra Historia, que funciona a la inversa. :p

Y hombre, los rebeldes siempre venden. Y el antisistemismo (porque no todos los que emulan a V apoyan el anarquismo, desde luego) es la anarquía de nuestros días.