miércoles, 24 de noviembre de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 16 (Segunda parte)

“Mientras Hércules y Cho lidiaban con su problemilla místico, y el grueso de la rebelión latveriana avanzaba hacia la teórica victoria, Chama, Cata, Graciela, Jenny, Leti, Koraliov (el rebelde latveriano más entendido en tecnología robótica desde que el previo más entendido en el tema se volase la cabeza intentando reprogramar un Muerte-bot) y el mencionado Muerte-bot reprogramado avanzaban por el castillo… 

Para aparecer, inmediatamente, en un patio central en donde el auténtico Doctor Muerte se alzaba rodeado de guardias robóticos que mantenían inmóviles al resto de la rebelión latveriana. Cuando los Amazing Friends hicieron ademán de retroceder por el pasillo por el que habían venido, el Muerte-bot que les guiaba hizo lo propio y encendió las armas de sus guanteletes.”

  
- Alle hageln Schicksal! –exclamó ante el comprensiblemente confundido grupo.
- ¿Ein? –preguntó Graciela.
- All hail Doom! –exclamó el Muerte-bot indicando que avanzasen hacia el patio interior, después de que Koraliov le diese un par de golpes en la cabeza.
- Un momentito… -dijo Koraliov dándole otro par de golpes en otro punto distinto del cráneo robótico.- ¡Que todos aclamen a Muerte! –exclamó ahora el Muerte-bot en perfecto castellano, mientras instaba a los Amazing Friends a salir a la luz del patio, más cerca del verdadero Muerte.
- Ahora… Perfect… -empezó a decir Koraliov, siendo bruscamente interrumpido al reventarle la cabeza el Muerte-bot con un rayo bien dirigido.
- Oh, el robot clavadito al Doctor Muerte y creado por el Doctor Muerte resulta ser un agente encubierto del Doctor Muerte… -dijo Graciela exasperada- ¿Se puede ser más obvio? –preguntó retóricamente acercándose a François y al resto- ¡Idiotas! ¡Sois completamente idiotas! ¡Idiotas de remate!
- No te lamentes, niña. –dijo Muerte- Comparativamente, el mundo entero sufre de idiocia comparados con Muerte… -extendió sus brazos en un gesto de bienvenida- Además, ¡este no puede ser salvo un día de regocijo para Latveria y sus invitados! ¡Esta patética rebelión off-off-Broadway será aniquilada al tiempo que vosotros podéis presenciar la destrucción de Andrés Basteiro y su desproporcionado acólito! –con un gesto de su mano, el aire chisporroteó durante unos milisegundos hasta formar una gigantesca pantalla que mostraba las cercanías de Malgrat en el Medievo- ¡Bienvenidos al Andreaschlachten!

"
Tras la celebración de los oficios, “frey Andrés” y “Osberto” fueron invitados a una comida en casa del alcalde del vecino pueblo… El vino hacía soltar la lengua de los dos viajeros temporales, y la imaginación desatábase peligrosamente ante las abundantes preguntas respecto a las experiencias de ambos en las Cruzadas por la Tierra Santa…”

 
- ¿Maese Osberto, a cuantos hombres habéis matado? –preguntó el benjamín del alcalde.
- Bueno, pues… -titubeó Berto.
- ¿Es cierto que los sarracenos no tienen alma, frey? –preguntó uno de los mayores.
- ¡Jajaja! –rió Andrés palmeándole la espalda al pequeño de la casa- ¡Ah, muchacho! ¡Sois joven y valiente como Thomas Edison Jr.! Solo espero que no tengáis un destino tan terrible como él, devorado por un león amaestrado por el mismísimo califa de Bagdad, Harún-el-Pussah. –miró a aquel que le había preguntado- Lo cierto es que esos infieles tienen aspecto de hombres, y en ocasiones asemejanse capaces de mostrar incluso merced… Pero en su gran mayoría no son sino bestias en cuerpo de hombre, y cualquier alma que el buen Padre haya tenido a bien conferirles está sin duda condenada al infierno por su herejía… -hizo un grandilocuente gesto con la mano- Aún así, les concedemos un entierro grupal a sus cuerpos inertes, puesto que nos no somos animales… Pero eso no impide a nuestros guerreros regocijarse ante sus muertes, y cantar estentóreamente sobre la tierra que se los lleva. El buen Osberto sabe bien la canción de la que os hablo, mis buenos y hospitalarios paisanos… -sonrió- Pues aunque escudero, bien curtido está en batallas, y una vez que entra en una refriega, chico… -dijo mirando al más pequeño- Su siniestralidad es total. –enarcó las cejas- ¿No es así, Osberto? ¿Queréis hacer los honores, y yo os sigo? ¿Por Jerusalén? ¿Por Tierra Santa, el reino del Preste Juan y la ciudad de Dios?
- ¡Voto a tal que sí! –dijo Berto levantándose y pegando un puñetazo sobre la mesa. Carraspeó ligeramente y comenzó a cantar- Te mataré con mis zapatos de claqué… Te asfixiaré con mi malla de ballet… Te ahorcaré con mi smoking… Y morirás mientras se ríe el disc-jockey. ¡Y bailaré sobre tu tumba!
- ¡Ua churugüei ua churuguá! –hizo los coros Andrés.

“En el bosque cercano al castillo, aún rozando la pantalla mística de protección de Muerte, Hércules y Amadeus Cho se enfrentaban a la horda de reducidos demonios voladores, una furiosa pequeña nube escarlata que amenazaba con engullirles, mientras rayos de tormenta comenzaban a caer en lontananza, ya que una tormenta se cernía sobre el castillo Muerte.”

- Ey, Herc, ¿no se suponía que tu maza estaba hecha de adamantino? –preguntó Cho, intentando alejar a los demonios más pequeños con un palo que había cogido del suelo- ¿No tiene propiedades místicas ese material? ¿Cuáles eran?
- ¡Adamantinas eran las cadenas que retuvieron durante su tortura al titán Prometeo, durante su condena de más de 8.000 años, con buitres devorándole las entrañas a diario!¡ Adamantina, como mi fiel maza, fue la espada con la que Perseo decapitó a la Gorgona! –exclamó Hércules levantando su maza encantada- ¡Mi abuelo Cronos castró a mi bisabuelo utilizando una hoz de adamantino!
- Vamos, que no lo sabes… -dijo Cho- Por cierto, dejando aparte el hecho de que la gente normal no tiene ese tipo de relaciones familiares… Lo más aconsejable sería que no las aireases, de por sí. –sugirió alejándose unos cuantos metros de Hércules.- ¿Pretendes llegar a alguna parte, chico? –preguntó Hércules mientras arrancaba un árbol para poder golpear al mayor número de demonios posibles.- Físicamente, al otro lado de la barrera para comprobar si… -un demonio alado se abalanzó hacia Cho y rebotó en el aire- Tengo razón. Por otra parte, comprobaba una teoría. Ya que estás utilizando el árbol para espantarlos, ¿te importaría lanzarme tu maza aquí, un poco a mi lado? –dijo señalando una roca cercana.- ¡Te defendería mejor que un palo, pero no tendrías fuerza suficiente para alzarlo, muchacho! –respondió Hércules.- ¡Hazlo! –replicó Cho momentos antes de que la maza de adamantino volase por los aires hasta caer a su lado. Segundos antes, los alrededores parecieron perder su color durante un momento, y el aire chisporroteó frente a la cara del chico- ¡Ahora atiza a esos bichos y empieza a correr hacia el castillo como si te fuese la vida en ello! ¡La pantalla mística ha desaparecido! –anunció mientras Hércules cogía su maza y a él mismo, empezando a galopar hacia el castillo Muerte.
“Mientras los heroicos eh…, héroes corrían hacia una muerte segura, o al rescate de los Amazing Friends, según como se mire, en su patio, rodeado de andanadas de rayos de tormenta (no, en este tipo de historias hay que concretar, podrían ser rayos cósmicos, o gamma, o sabe Dios que), el Doctor Muerte se jactaba ante estos de su victoria sobre Andrés y Berto…”

- ¡Como habéis podido presenciar –alardeó Muerte-, pronto la necedad de vuestros amigos superará la tolerancia de la época, y caerán bajo la feroz presión social del populacho!
- ¡Pagagas pog tus cgimenes, malvado! –respondió François- ¡Siempge existigán agueggidos pagtisanos como moi, dispuestos a abandonar una vida de lujo y decadencia paga combatig la tiganía de fogma temegagia y suicida donde D´Artagnan pegdió el mechego!
- ¿En serio? –preguntó Cata enarcando una ceja- ¿Siempre?
- ¡El gabacho tiene razón, Muerte! –gritó Graciela- ¡En algún momento se te terminará la suerte, y acabarás de adorno medieval en tu propio castillo!
- Tu melodrama hubiese hecho mucho más efecto, niña, si hubiese coincidido con uno de esos rayos que nos rode… ¿Eh? – dijo al notar que sus Muerte-bots caían al suelo, inertes, y los sistemas de su propia armadura quedaban desactivados- ¿Qué artimaña es esta? –exclamó Muerte, al ver como un potente rayo parecía desvanecerse sobre antes de tocar una de las torres del castillo- ¡Malditas sean las almas de vuestros inicuos amigos! –exclamó mirando hacia los Amazing Friends, después de recordar como Andrés había modificado los controles de la máquina del tiempo a su caída- ¡Su torpe irrupción hacia mi plataforma temporal activó el ancla Muerte de las cámaras nanobóticas que les vigilan! ¡Sus necedades están afectando a nuestra propia corriente temporal!
- Creía que los viajes en el tiempo solo creaban realidades alternativas… -dijo Chama- Una de las leyes de Kang, o algo así decía Reed Richards en un documental que vi hace tiempo en el canal Sci-Fi…
- ¿Richards? –Muerte casi escupió el nombre- ¡Bah! ¡Sólo Muerte es capaz de doblegar las leyes de la multifísica a su antojo! Hace tiempo que cree las anclas Muerte, que convierten a un viajero del tiempo en invariable y permiten modificar su propia realidad… Pero la energía necesaria para realizar tal proeza a gran escala supera todo lo imaginable. –hizo un gesto referido al castillo circundante- Ahora mismo, mientras hablamos, la conexión del Medievo con nuestro tiempo está absorbiendo toda la energía posible para garantizar la cohesión de la estructura espacio-tiempo de nuestro universo. ¡Si los viajeros no son devueltos con rapidez a nuestra época, la cohesión molecular de la Tierra se desvanecerá en un agujero negro temporal que bien podría crecer exponencialmente hasta abarcar nuestro universo por entero!
- Mmm, que gran cosa para poner en un laboratorio de tal forma que se pueda activar por accidente… -comentó Cata a una distancia prudencial.- ¡Agh! ¡Muego al fallag la fuente de eneggía de mi by-pass! –exclamó entonces François cayendo al suelo cogiéndose el pecho.- ¿Lleva un by-pass? –preguntó Jenny, extrañada- ¿En serio? Si no tendrá ni treinta años…
- Ya ves… -dijo Cata sin interesarse demasiado por el agonizante rebelde del suelo.
- Mademoiselles… -dijo François con voz queda- Aún hay esperanza para François le fragant… ¡Ayúdenme a guecaggag mi instgumento geactivando su fuente de alimentación!
- No me verías acercarme a tu instrumento ni en tus sueños más salvajes, chaval… -respondió Cata.
- ¿Cómo podemos recargar tu by-pass, François? –preguntó Leti, agachándose junto al herido.
- ¡Con eggues! –exclamó François- ¡Muegte altegó su motog cagdíaco del juicio final paga que yo no pudiese manteneglo activo! ¡Y me lo implantó en el pecho mientgas dogmía dogmido!
- Miente. –dijo Muerte un poco más allá- No merece que Muerte escupa sobre sus cenizas humeantes… Que será su último destino, por otra parte. Si realmente tuviese esa dolencia cardíaca, ya habría fallecido. ¡Ahora silencio! Puesto que toda la tecnología está inerte, debo utilizar todo mi potencial místico para atraer a Basteiro y su amigo desde el pasado.
- Gápido… -susurró François- Guepitan conmigo… “El gojo gatón gubí goía godajas de queso goquefogt”…
- Sigh… -suspiró Cata- ¿Y vosotros qué, no ayudáis? –preguntó al resto de rebeldes.
- En realidad le odiamos… -respondieron- Sólo esperábamos un momento adecuado para decírselo.
- ¡Silencio, he dicho! –rugió Muerte- ¡O dedicaré nuestros últimos momentos de vida a colapsar vuestras sinapsis con dolor!
- ¿No podéis traerlos a nuestro tiempo en el momento exacto en que llegaron, para impedir que cambien nada? –pregunto Chama.
- Hasta el mismísimo Agamotto tendría problemas para hacer eso, Vargas. –repuso Muerte- El momento en que les traiga de vuelta vendrá predestinados por leyes más allá de la manipulación física o mística. –añadió mientras comenzaba a invocar el conjuro necesario para romper las barreras del tiempo.

4 comentarios:

Wherynn dijo...

¿Que decir que no haya sido dichi ya? creo recordar que alguien se ofrecia a dibujar este comic. Convencelo/a.

Un beso!

Alvaro dijo...

la revolucion detenida, dios mio! la traicion perpetrada por el muertebot, x shiva! el frances palmara, ala es grande!

kiero el final ya, tio, estoy esperando ver como termina todo y ver si muerte anikila a andres d una vez (aunk sabe dios lo k saldra cuando vuelva... fusionado con berto, poderes de celestial, inteligente, clonado, converso? decisiones, decisiones...).
Y a todo esto, pa cuando llegue herc con cho ya se habra acabado todo, menuda ayuda jajaja

John Wheel dijo...

Andrés está hecho para vivir en el medievo. Pena que no pueda quedarse a disfrutar del estilo de vida pretérito con eso de destruir el universo y tal.

Superlayo dijo...

Eva: Creo que me acordaría de alguna propuesta así. Y si solo te la han comentado a tí, que lo hagan saber. :p

Álvaro: Jo, tío, que lo hacen lo mejor que pueden...´

Paco: De hecho, Andrés podría continuar viviendo en el medievo sin problemas. Tan sólo que el universo terminaría unos siglos después.

Y eso siempre según la teoría de Doc Muerte, en el siguiente fragmento de episodio podréis ver tangencialmente como Cho tiene una teoría alternativa.