jueves, 18 de noviembre de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 16 (Primera parte)

“Sepant todos los que esta carta viren, que mil años y sabe Dios cuantos picos en el pasado, Andrés y Berto han quedado atrapados en la Hispania medieval… Bajo su identidad secreta de frey Andrés y Osberto, su fiel escudero y protector, sobreviven como soldados de fortuna, como supervivientes de una Cruzada en la que ni siquiera han estado.

Si tiene la suerte de encontrárselos, tal vez pueda contratarlos. Por ellos encantados, en tanto que su astuto ardid está punto de irse al garete cuando la visita de un cura local (¡un cura auténtico, no como los que salen en la tele! Excepto de los de las misas televisadas, estamos casi seguros de que esos son auténticos) revele que “frey Andrés” no sabe absolutamente de teología (ni de casi nada, por otra parte).

¡Mientras tanto, en el presente, las tramas secundarias se acumulan peligrosamente, amenazando con desbordarse! La más secundaria de ellas, casi terciaria, es la del mercenario bocazas adorado por el público, Masacre, quien resulta haber sido hospitalizado, haberse deshospitalizado él solo, y finalmente teletransportado a destino desconocido.

En Latveria, desde donde Andrés y Berto han sido arrojados al proceloso río del espacio-tiempo por su máximo dirigente, el Doctor Muerte, por afrentas cometidos por Andrés meses atrás, durante su breve posesión del Cubo Cósmico. Esto sucedió años atrás en tiempo real, en nuestro primigenio What If Astonishing Andrew Got the Cosmic Cube?, y es una prueba de cómo conservamos tramas, y de que no somos nadie.

El resto de los Amazing Friends (por riguroso orden alfabético, Cata, Chama, Graciela, Jenny y Leti) están cordialmente invitados por Muerte a disfrutar, aún en Latveria, del Andrenaramiento (Andreaschlachten, en el original), el festival en honor al terrible destino sufrido por Andrés, y la consumación de la venganza del dirigente latveriano.

Mientras tanto (inzwischen, que dicen por Latveria), Hércules y Amadeus Cho han conseguido un reticente apoyo de S.H.I.E.L.D. para introducirse en el seno de la pequeña pero peligrosa nación balcánica, temerosos de la integridad física de Andrés y el resto, por una deuda de honor que se desarrolló al final de la saga inmediatamente anterior de Astonishing (en The Quest for Astonishing Andrew, aka AAahAF v3).

Lo que el olímpico y su joven compañero desconocen es que los Amazing Friends que permanecen en nuestra época se ríen en la cara del peligro… O al menos están a punto de hacerlo, aliados con unos torpes y musicales rebeldes latverianos que pretenden tomar por asalto el Castillo Muerte, en un intento por rescatar a sus amigos (aún al coste de sus propias vidas).

¿Qué, creéis que seremos capaces de resolver todas estas chiquicientas tramas en lo que nos queda de número? Recordad que en el episodio de hoy tenemos de todo… ¡Discusiones teológicas, con posibilidad de chubascos y apaleamientos por falsarios vespertinos! ¡Una invasión, sazonada con un posible conflicto internacional entre Latveria y Serbia!

¡Una rebelión incitada por ebrios patanes de cómicos acentos! ¡Un enfrentamiento contra el mejor supervillano de la Historia de Marvel! ¡La conclusión de la saga! ¡Y todas las palabras alemanas que se le ocurran para meter entre la trama a este, vuestro cacahuete cósmico, Vigilante de la Tierra, y tipo majo en general, y que el diccionario de mis cacharros tengan!

Y sí, somos conscientes de que en Latveria no sólo se habla alemán, sino también inglés, rumano, húngaro y latveriano, pero… ¡El alemán nos puede! Da!


“Como ya hemos dicho, en el anterior episodio, Andrés y Berto fueron conscientes que debían desaparecer discretamente de Malgrat si no deseaban que su coartada cruzado-espiritual fuese descubierta… Eso les hubiese dejado algunas horas, puede que un día, para preparar algún tipo de morral y seguir hasta el pueblo siguiente… ¡Al menos si no tenían algún contratiempo!

Por suerte para ambos, no tuvieron ningún contratiempo, y lograron escabullirse de la alegre Malgrat con nocturnidad y alevosía, siguiendo indicaciones que el propio Andrés había oído con respecto al pueblo más cercano. De hecho, todo hubiese salido a la perfección si no hubiesen llegado a la hora de la misa al dicho pueblo… Y si no hubiese sido el mismo de donde iba a salir el cura que intentaban esquivar.”

- Supongo que si empezase a estrangularos frente a toda esta buena gente del lugar, cura de almas incluido, la nuestra coartada veríase seriamente amenazada, ¿no es cierto? –preguntó Berto, mientras el resto del pueblo se acercaba a los recién llegados.
- Dais en el clavo, mi buen Osberto. –respondió Andrés, avanzando hacia el populacho- Ahora, celebremos la presencia del señor y de estos fieles, y recemos a San Pito Pato para que esto salga bien.
- ¡Mi buen frey Andrés! –dijo el párroco local aproximándose- El alcalde de Malgrat sugiriome que os hiciese una visita para contrastar los intereses de nuestra fe, y las buenas nuevas que traéis de Tierra Santa… -sonrió alzando los brazos- ¡Pero jamás pensare que fueseis a darme la sorpresa de presentaros aquí, visitando a mis propios feligreses!
- Bueno, ¿cómo podía hacer menos, mi hospitalario compañero almástico, cura de almas? –preguntó Andrés retóricamente- ¡El mí deber sagrado es transmitir la palabra del Señor, empero! Doquiera que vaya, doquiera que estoy, soy monje dichoso… ¡Monje feliz! La abeja zumba siempre así, porque hace…
- ¡Oh, sin duda ese es uno de vuestras nuevas transmisiones de la palabra de Dios! –exclamó el cura- Perdonadme, pero mis obligaciones me llevan a cumplir misa ahora mismo; puede que en la siguiente homilía mis feligreses se encuentran ya listos para escucharos.
- Oh, por supuesto, amigo mío… -respondió Andrés- Que la Virgen María guíe tu camino e ilumine tus palabras… ¡O algo!

“¡Mientras tanto, unos cuantos siglos en el futuro, Latveria se enfrenta a una doble amenaza! Por un lado, recordemos que el semi-dios olímpico, el mismísimo príncipe del poder himself, se aventura hacia Doomstadt mano con mano con Amadeus Cho, el chico genio (¡la octava persona más lista del mundo!). Ambos se dirigen a rescatar al conjunto de los Amazing Friends, y al propio Astonishing Andrew.

¡Y es al Astonishing Andrew y a Berto es a los que Chama, Graciela, Jenny y Leti pretenden rescatar del castillo del Doctor Muerte! Para ello, se han unido a un torpe resistencia latveriana, en un intento de infiltrarse dentro del castillo y recuperar a sus dos amigos, perdidos en el flujo de la corriente temporal. ¿Serán capaces ambos grupos de confluir con suficiente éxito como para enfrentarse a Muerte? ¡No lo creo!”

- ¡Viandas para el amo! –dijo François acercándose a la puerta principal con una bandeja llena de galletas de mijo- ¡El Andreaschlachten debe de seg la celebgación pegfecta como coggesponde a su señogial figuga, a su atgonadog podeguío!
- ¡Sucio aldeano! –respondió el guardia empujándole, provocando que la bandeja cayese al suelo- ¿Crees que el amo no merece una comida menos plebeya que esas asquerosas galletas de mijo? ¡Largaos de aquí antes de que soltemos a los perros!
- Tranquilo, Vassily. –dijo Boris, acercándose con lentitud- El amo ha decidido aceptar esta generosa muestra de gratitud por parte de sus súbditos, y les convoca al patio central para concederles el honor de su presencia directa. Que pasen. –repuso.
- ¡Pego nuestgas galletas de mijo ahoga están completamente agguinadas! –exclamó François- ¡No tenemos más que ofgecegle a Muegte más que nuestga adogación como latveguianos y nuestgos jeggones de paja, en nuestgas humildes caggetas!
- El monarca de Latveria acepta y honra la frugalidad en sus súbditos, así como la ingenua generosidad de regalarle lo que, en suma, es suyo. –respondió Boris- Vuestra leal intención y presencia de ánimo bastará para el amo. ¡Incluso las más desafortunadas mentes son invitadas a presencia de Muerte, si en su corazón brilla la lealtad por Latveria! –exclamó haciendo un gesto al “loco”, en realidad el Muerte-bot de la resistencia, disfrazado, que acompañaba a una de las carretas.
- Ggacias, Boguis… -respondió simplemente François, al tiempo que hacía un gesto a las carretas para que continuasen- Vamos, chicos… ¡Démosle al amo la celebgación que se meguece!
- ¿Estamos dentro? –preguntó Jenny a Chama, que asomaba ligeramente su cara de entre la paja.
- Chss. –advirtió Chama- Esperaremos a pasar por un pasillo que nos sea familiar y nos escabulliremos al margen de todos estos. No sé si seremos capaces de encontrar el laboratorio de Muerte por nosotros solos, pero desde luego, tendremos más posibilidades de éxito así.
- Sí, es más, yo voto por escaquearnos en el primer pasillo que encontremos, nos suene o no, porque a estos se los cepillan en la primera esquina que tuerzan, vamos. –replicó Cata.
- No se… -comentó Leti- ¿Cuál es la probabilidad de que consigamos llegar nosotros solos a un laboratorio secreto sin encontrarnos con ningún guardia, robot o humano?
- Prometí dejar de pensar en las probabilidades en el momento en que el Cubo Cósmico cayó en manos de Andrés. –respondió Chama- Ignorar que lo improbable puede ocurrir me ahorra aneurismas.
- ¡Psst! –llamó la atención uno de los rebeldes latverianos- François me dijo que os llevaseis con vosotros al Muerte-bot… Dice que nosotros sabremos infiltrarnos en la armería de Muerte sin problemas para armar a nuestra rebelión y descabezar el gobierno desde su patio central, pero que a vosotros os vendrá bien un GPS con patas para orientaros a donde tengáis que ir. –susurró la parrafada- Todo Muerte-bot tiene un plano completo del castillo, y este aún conserva la información, pero nosotros ya la hemos estudiado previamente. –quitó la capa que camuflaba al robot, que se irguió en toda su altura- Os acompañaré, la manipulación de esta avanzada tecnología no está a la altura de cualquiera… –dio un par de palmadas encima de la cabeza del robot, al tiempo que los Amazing Friends abandonaban discretamente los fardos de paja- ¡Adelante, Tom-tom! ¡Al laboratorio de investigación temporal!
- Hasta esta última frase, el tipo me inspiraba seguridad, incluso… -comentó Cata a sus amigos.

“No muy lejos de allí, a poca distancia de Doomstadt y su castillo, Hércules y Cho avanzaban a relativamente gran velocidad. Sin embargo, de repente, su avance se vio frenado cuando el avance de Hércules se detuvo gradualmente, siendo impulsado hacia atrás con tanta fuerza como su envite. Cho tuvo la suerte de caer a un lado durante el proceso.”

- ¡Por el Cancerbero! –exclamó Hércules- ¿Acaso el malvado genio de Muerte ha inventado una red más fina y poderosa en insidia que la del propio Spiderman, el trepamuros?
- Bueno… -dijo Cho, caminando con cuidado unos cuantos metros- Puede que sea más complicado de todo eso. Intenta caminar hacia donde estoy yo, Herc. –sugirió Cho, que vio como su colega olímpico se veía obligado a retroceder, nuevamente- Sin embargo, yo puedo avanzar sin problemas… Mmm… -dijo pensativo- Muerte es un maestro de las artes místicas, y ha tenido problemas con dioses anteriormente. Cuando Thor hizo que Asgard se situase sobre Nueva York, un grupo de latverianos comenzó a adorar a los asgardianos, y Muerte tuvo que rechazar la acción de un contingente asgardiano dentro de sus fronteras.
- ¿Y qué tiene que ver eso con nosotros? –preguntó Hércules, mientras intentaba empujar infructuosamente la invisible barrera mística.
- Claramente, Muerte ha creado una barrera mística que impide avanzar más cerca de su castillo a dioses, si él no lo permite… -explicó Cho- No estoy seguro de cómo podríamos romperla; la lógica es difícil de usar con la magia. Lo extraño es que sea una barrera meramente defensiva –dijo-, estoy seguro con alguien con cierta experiencia en las artes místicas podría romperla sin demasiado esfuerzo.
- Por supuesto, yo no soy un genio, pero tal vez Muerte opinase que ese enjambre era lo bastante ofensivo para cualquier dios que se acercase a la barrera. –comentó Hércules señalando al gran enjambre de pequeños demonios alados que se acercaban hacia ellos rápidamente, entre los árboles.

4 comentarios:

Wherynn dijo...

"Para preparar algún tipo de morral y seguir hasta el pueblo siguiente…" eso estuvo mb!
La verdad que esta insercion de acentos le da mucho encanto a la historia, como no, tenia que salir el aleman (chiste interno-externo)
En serio, me gusta como comienza esta nueva saga.

Un pellizco (por variar)

Álvaro dijo...

Y tras el año sabatico, x fin vuelves a hacer algo d provexo con tus escritos tio, algo d provexo!!

dios, y esto solo me sirve para acordarme d calleja tio, y... y... le exo d meeenoooooosss XDD
x lo demas, espero k haya mas dr muerte, mas masacre y mas... mas... algo, eso, algo

PD: lo d asgard sobre NY y los latverianos adorandolos es verdad o t lo inventaste?

John Wheel dijo...

Increíble, Andrés ha cruzado más de dos frases con el cura y no le han descubierto. El muchacho va mejorando XD

Superlayo dijo...

Eva: Como toda buena nación balcánica, Latveria es un cruce de culturas. No domino el húngaro, rumano o latveriano, y el inglés quedaría bastante "normal", así que el uso del alemán era indispensable.

Álvaro: Todos le echamos de menos. Thor puso Asgard sobre Nueva York poco después que Odín muriese, en la continuidad normal (la de los cómics, vamos) al final de la etapa de Jurgens, en el v2 del personaje (lo anterior a lo de Strac).

Resolviendo problemas en Midgard (incluso político-territoriales) siguiendo peticiones (oraciones) a través de Heimdall, Thor llegó a actuar en tierras fronterizas a Latveria, casi provocando un conflicto internacional a gran escala (incluyendo a Iron Man y el Capi en la mezcla) por atender las demandas de libertad religiosa de los thoristas.

Paco: Pero tenía que excusarle de dar misa él mismo. Era imposible que saliese airoso de esa situación. :p