miércoles, 10 de febrero de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 15 (Última parte)

“¿Pero dónde se encuentran en este momento los que corren el peligro de incurrir en la ira de Von Muerte? ¿Dónde se encuentran el león del Olimpo y su compañero; Hércules y Cho? ¡Recorriendo cuan deprisa pueden las llanuras y montañas latverianas, en una desesperada carrera (que bien pudiera ser contrarreloj, por lo que ellos saben) por las vidas de sus amigos!

Pero claro, esos son sus buenos kilometrejos, y recordamos, que si Hércules es un semi-dios olímpico, Amadeus Cho es un mero adolescente humano, y como tal, tiene sus límites físicos. Por suerte para ambos (¡y para la trama!), el joven Amadeus es también la séptima persona más inteligente del planeta (sí, Muerte va por encima. Pero no me hagáis dictaminar en que puesto, acabaría mal), y ya ha dado con la solución…”

- Vamos, Herc. –dijo Cho- No hace falta ser un genio táctico para saber que es lo mejor que podíamos hacer para avanzar con rapidez.

- No digo eso. –respondió Hércules; la imagen se acercó lo bastante como para observarse que el joven Cho estaba subido a caballito a espaldas del semi-dios olímpico- Sólo digo que debería haber una forma más digna para que el león del Olimpo y su compañero viajen.

- No, porque llevarme en cuello sería igualmente humillante para ambos. –respondió Cho- Y que tirases de una carreta solo te humillaría a ti, pero el terreno no acompaña a las ruedas, si seguimos campo a traviesa. –miró el GPS de su muñeca- Y así es como tenemos que seguir si pretendemos llegar al castillo de Muerte lo antes posible. ¡Y cuidado con las ramas! –advirtió, esquivando una rama doblada a punto de darle en la cara al volver a su posición original.

“¿Y Andrés? ¡Esta serie se llama Astonishing Andrew por algo, no puede faltar su protagonista, aunque sea brevemente! Alejémonos pues de las nítidas esferas de nuestra realidad contemporánea para profundizar en las neblinosas y turbias aguas del continuum-espacio temporal, para retroceder milenio y pico a la Península Ibérica del Medievo…

Por supuesto, ya ha quedado manifiesto que la principal tarea de Andrés en este nuevo tiempo es la misma de siempre… ¡Escaquearse de cualquier tipo de molesto trabajo, y buscar atractivas gachíses que caigan entre sus brazos! Así pues, no es de extrañar que, durante su misa vespertina, uno encuentra ciertas reticencias con respecto al habitual mensaje eclesiástico…”

- Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne… -dijo Andrés desde el púlpito a sus feligreses- Y a aquellas que no comprendan la palabra de Dios como corresponde a doncellas lozanas, puedo demostrárselo a posteriori… ¡Amen, hermanos! ¡Podéis ir en paz! –exclamó, gesticulando hacia la puerta- ¡Ding, ding, ding, ding!

- Frey Andrés… -comenzó a hablar el alcalde al acercarse al púlpito, del que Andrés descendía con cuidado- He de reconocer que sorprendiome en su momento el vuestro deseo de realizar los vuestros oficios en lengua vulgar, antes que el latín… Pero hácelo aún más, realmente sobremanera, los vuestros poco claros significados que parecéis introducir en la palabra de Dios.

- ¿Sabéis latín, mi buen alguacil? –preguntó Andrés- ¿Habéis sido educados en la noble lengua de Cicerón, en la que el Santo Padre sueña y en la que se escriben los pensamientos del Altísimo?

- Lo cierto es que no, frey Andrés, pero… -intentó excusarse el alcalde como podía.

- ¿Cómo podéis, entonces, afirmar diferencia alguna entre la lectura de la Vulgata y la mi somera actualización de cara a vuestras humildes gentes? –preguntó Andrés- ¡Mi experiencia en Tierra Santa enseñome que he de transmitir, de imbuir a los mis fieles con palabras y obras, de la gracia de Dios, hasta que griten aleluyas por el Señor todopoderoso! Y vuestras feligresas más jóvenes, ay, parecen excesivamente displicentes en este sentido, y reclaman toda mi atención.

- Como gustéis… -repuso el alcalde- Cierto es que no estoy versado en temas religiosos; apenas puedo dedicar el tiempo requerido a mis obligaciones theológicas, rezando porque esto baste para mi alma… -sonrió, yéndose- Sin embargo, he mandado mensaje a una parroquia cercana, comunicándoles la vuestra presencia como sustituto del cura de almas. Es probable que la semana que entra, a muy tardar, venga el párroco de allí a haceros una visita, y él tendrá las facultades necesarias para entender los vuestros pensamientos e teorías, frey…

- ¿Un cura de verdad? –preguntó Andrés para sí mismo- ¡Santa María de la Esquizofrenia Annata, estamos metidos en un lío! Tengo que buscar a Berto y desmontar el chiringuito… Mmm… -pensó para sí- El chiringuito… El chiringuito… -canturreó cerrando las puertas de la iglesia tras de sí, en busca de Berto.

“¿Recuerdan los tiempos en que los dibujos animados eran violentos, y se pegaban con mazas y todo ese tipo de cosas, marca ACME o no? ¿Los añoran? ¿Podemos decir marca ACME sin que nos caiga una demanda multimillonaria? ¡Si todas sus respuestas han resultado ser afirmativas, estarán contentos ante las ganas de Berto por desahogar su frustración tras oír de los sermones de Andrés!

Cielos, ojalá Andrés haya (ya sabéis, esto es el pasado, ya ha ocurrido, pero yo lo veo al mismo tiempo que vosotros, aún pudiendo saberlo de golpe con tecnología vigilantiana, porque añoro la tele. Menos a los Pitufos, a esos los odio) puesto pies en polvorosa… Aunque espera un momento… ¿¿No estaba Andrés buscando precisamente a Berto?? ¡La debacle! ¡Esto va a ser (¿fue a ser?) el acabose!”

- ¡Berto, el más fiel y leal de mis compañeros! ¡Debem…! ¡Ugh! –gimió al levantarle Berto por el cuello.

- ¡Sabe que permito que la tu estulticia afecte a tu integridad física, como hice otrora, pero entro en acción cuando la cosa puede afectarme directamente, mentecato! –exclamó Berto- ¡Tienes a la mitad de las mozas del pueblo escandalizadas por los tus lúbricos sermones, y a la práctica totalidad de los sus padres esperando oírte una palabra más en este sentido para preparar criadillas de monje! –continuó- ¡Si queremos seguir aquí, di las chorradas que quieras, pero no te acerques a ninguna doncella, ¿lo ha entendido tu reducida mollera?! –preguntó.

- Pero… Agh… Berto… -dijo Andrés mientras se arreglaba para bajar. Berto lo solucionó soltándolo de golpe, cayendo el entrañable enano de una culada al suelo- No hace falta que me modere… ¡Déjame folgar un poco antes de pasar al siguiente pueblo! ¡Subiremos de grado como los pokémon de antaño, y cambiaremos de pueblo esquivando la arboleda para evitar las alimañas y los Pidgeys!

- Imbécil… -dijo Berto- ¿Pretendes estar vagabundeando lo que nos reste de vida, condenados a esta existencia medieval? –preguntó- ¡Si los nuestros amigos lograsen rescatarnos, a bien seguro nos encontrarían con más facilidad en las inmediaciones de Malgrat, y si no lo hicieran, podríamos establecernos aquí en relativa paz!

- ¡Pero Berto! –exclamó Andrés- ¡El párroco de un pueblo cercano planea venir a visitarnos y conocer las nuestras historias! Y sin duda deseará hablar de mis estupendásticos sermones alternativos, en donde promuevo el amor caballeresco con libertad plena… ¡Con libertad plena y con Andrés! –se explicó- ¡Debemos planear nuestra huída por la estepa castellana antes de que caiga la aurora boreal!

- ¡Silencio, necio charlatán! –ordenó Berto estampándolo contra la pared- ¿No podrías contenerte, a lo sumo, una tarde? –preguntó- ¿No te sabes algún latinajo, alguna cita, algo de la Biblia?

- ¿Urbi et orbi? ¿Amen? ¿Santificado sea tu nombre? ¿Adeste fideles? –preguntó Andrés.

- Condenados, estamos condenados… -suspiró Berto.

Doomed! They were doomed! Like Doctor Doom! ¡Como el Doctor Muerte, que poseía un país (que se llamaba Latveria. L-A-T-V-E-R-I-A, L-A-T-V-E-R-I-A, L-A-T-V-E-R-I-A, que se llamaba Latveria!) en donde se estaba forjando una absurda y potencialmente (más que eso) fracasada! Sí, queridos y perceptivos míos, lo habéis adivinado…

Después de Astonishing Andrew, toca referirse a su contrapartida en el título… Por supuesto hablamos de… ¡Los Amazing Friends! Que como recordaréis, estaban dispuestos a meterse en medio de la rebelión latveriana (directamente vigilada por Doc Muerte) en un intento de rescatar a sus amigos. ¿Lo conseguirán? ¡Veremos su comienzo ahora, y la dramática conclusión en Astonishing Andrew and his Amazing Friends 16!

- ¡Adelante, aguegguidos pagtisanos! –gritó su líder, en el granero, a las tropas- ¡El castillo de Muegte, y con él la victoguia, nos espegan! ¡Libegtad o muegte!

- Mucho me temo que van a tener razón… -comentó Cata mirándolos, con horcas, azadones y el Muertebot.

- Pego guecogdag… Debemos seg silenciosos como nutgias… -dijo encorvándose- ¡Antes de atacag con la fuguía del salmón en celo cuando estemos en las inmediaciones del castillo!

- Muertos, están todos muertos. –dijo Graciela.

- ¡Pero hay un método en su locura! –dijo Chama, señalando como varios latverianos se escondían bajo la paja de un carro cercano- ¡Y si podemos introducirnos en el castillo mientras ellos potencial el caos, tendremos la posibilidad de salvar a Andrés y Berto! –un rayo de tormenta cayó sobre el castillo, en la lejanía.

7 comentarios:

Wherynn dijo...

La ultima frase quedo genial para una continuacion, excepto por el "potencial" de la 4º linea empezando por abajo.

Vitores, aplausos y una palmadita en el hombro.

bs!

Superlayo dijo...

Eva: El respetable público nunca dejará de sorprenderme, creo que es cliffhanger más soso que haya visto nunca.

paco dijo...

Empiezo a plantearme la posibilidad de que la descendencia de Andrés y alguna de las doncellas castellanas sea la ascendencia de Deadpool. Piénsalo, que tiene sentido para bien o para mal.

Andres the best all aover the Far West dijo...

ya era hora, cagonlalexe, 3 parts pa k salga la strella csmica k da sntido a sta trama, y ncima cn makinas dl tiempo!!! la mia ubies fncionad d no sr xk m kitaron la subvencion statal, y funcionaba, staba a punto!!!!! (andres ncesita d su apoyo, rekiero al mns 30.000 moneds d xocolate pra k funcione, d modo k donelas o nvie un sms cn la palabra ANDRES segido d MONEDA al 6969, y ntrara n l sorteo d uno d esos alegrs srmones lubrics, slo pra sñoritas, incluyendo confsion y recepcion d la paz!!)

y sñor paco... mi colega, mi tataranieto?! s tan absurdo k pdria funcionar, acdir a marvel a realizar un analisis d ADN!!!!!

Superlayo dijo...

Paco: Paco, amigo mío, acaba usted de dar una explicación plausible a porqué a Lobezno y a la Bestia les resultaba similar el olor de Andrés y Masacre, en nuestra ya lejana primera saga. A ver como lo meto, se ha ganado usted un No-Premio...

Andrés: Lo de Mi colega... ¿Mi tataranieto? queda bien incluso como título épico. Lo barajaremos... ¡Y a Simba también!

Chama dijo...

Bueno, ahora comento yo, que el pesado este no me dejaba el ordenador. Me ha gustado el capitulo, sí señor, y no hay que preocuparse por el cliffhanger, hombre, no hubiera quedado bien de no haber puesto ese trueno en la lejanía... acaba como acababan muchas series como la de dragon ball (los cliffhangers a veces, viendolo ahora, eran realmente penosos).

Me ha hecho mucha gracia lo de graciela, nunca me la habia imaginado como un pokemon tipo dragon... puede que con esto berto sea capaz de detenerla en seco y lograr llevar los pantalones en la relacion XD

Que sigan las aventuras, tanto en esta época como en la anterior!!

PD: Espero que, en la temporada de examenes, se haya repartido suerte, caballero, animo que ahora toca reposo fisico y mental.

Superlayo dijo...

Chama: Por ahora no me puedo quejar de los exámenes, caballero... Y es simpático, pero suelen hacer más gracia las cosas cuando directamente desbarro escribiendo.