jueves, 4 de febrero de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 15 (Primera parte)

“Nuestro universo está conformado por muchas dimensiones, más de las que la mente humana puede aprehender en su limitada consciencia… Y algunas entrañan más de un peligro. Por supuesto, las dimensiones físicas convencionales por sí solas no pueden significar peligro alguno para alguien de categoría tan elevada como yo, vuestro Vigilante cacahuete narrador preferido.

Por otra parte, he de reconocer que incluso a mí me dan dolor de cabeza todas esas dimensiones místicas y preternaturales. Pero, ¿qué hay de la llamada cuarta dimensión, esa ramera que se empareja con las tres dimensiones espaciales al mismo tiempo, como si fuese una prostituta tailandesa al azar? ¿Qué hay del tiempo? Aaaaaaah… Aaaaaaah… Disculpadme, no sabía que un cacahuete podía tener aneurismas.

Para explicaros mejor la idea que os quiero transmitir, aquí va un fragmento de física espacio-temporal de la mano del insigne doctor Reed Richards, doctorado en todo lo que merece la pena tener por el caché y las titis, y experto en todo aquello en lo que dedique media hora de estudio. ¡Disfrutad del vídeo! (Eeeeh… ¿Alguno ha oído un grito de “¡¡¡Richards!!!” por ahí, o he sido sólo yo?)”

- La física temporal se interna en campos científicos que combinan la simplicidad inteligible de la lógica cartesiana con una complejidad que hace parecer newtoniana a la física cuántica. –dijo Reed Richards. Anteriormente conocido como Mister Fantástico, presentaba su forma humana, no el pétreo envoltorio de la Cosa como después del día-C- Generalmente, los viajes en el tiempo son incapaces de cambiar el pasado (y en consecuencia nuestro futuro) debido a la llamada tercera ley temporal de Kang. El universo se defiende contra cualquier intromisión extra-temporal masiva dividiéndose en cuantas líneas temporales alternativas fuesen necesarias para asegurar su supervivencia. –dijo señalando a una pizarra que mostraba varias líneas divergentes- Este sea probablemente el origen del Multiverso, si bien desconocemos a ciencia cierta quién lo inició con un Big Trip inicial, y…

“¡Cortamos aquí! No dejará de haber entre nuestros lectores fanáticos de la super-ciencia y demás que domina Reed Richards, pero con este hombre, incluso un poco de información es mucha. De todas formas, la cosa está clara, ¿no? Incluso a través de los viajes en el tiempo, resulta imposible cambiar el pasado, ya que sólo se crean realidades paralelas, ¿verdad? ¿¿Verdad??”

- Desconocemos a ciencia cierta de donde procede la energía que divide el Multiverso, si bien es lógico pensar que puede devenir en un aceleramiento de la entropía multiversal. En todo caso, la cuarta ley temporal de Kang resume este planteamiento de forma muy directa: para cambiar realmente cualquier pasado, se precisa de una fuente de energía casi infinita para provocar cambios (según el postulado Pryde-Summers), aunque esta podría verse reducida de forma inversamente proporcional al tiempo recorrido.

“¿Entonces? Supondremos que Muerte habrá hecho los deberes para mantener la integridad estructural del cosmos, ¿no? ¿O deben preocuparnos las aventuras en el pasado de…?”

“Pero antes de preocuparnos por las aventuras de estas dos acémilas en la Edad Media, volvamos nuestra vista hacia los Balcanes. No, ahí no, eso es Rumanía, más hacia el oeste. No, más aún, no en Symkaria; y no, todavía no en Latveria… ¡Más hacia al oeste, leñe! Exactamente, allí donde ciudadanos serbios miran una ensordecedora estela de fuego con un temor no sentido desde que finalizasen los bombardeos de la OTAN en Mayo de 1999…

Afortunadamente, este falso asteroide no es una bomba, y aunque lo fuera, no se dirigía contra suelo y ciudadanos serbios. En su interior contiene al príncipe del poder, al león del Olimpo, a Hércules en suma, y a su joven compañero, el genio Amadeus Cho, la séptima persona más inteligente de la Tierra, que ahora mismo duda de la sensatez de haber dejado a S.H.I.E.L.D. programar el rumbo.

Puesto que sí, aunque en un principio, el asteroide de la agencia S.H.I.E.L.D. estaba destinado a introducir a ambos héroes en el espacio aéreo latveriano de forma prácticamente inadvertidamente, también se suponía que lo haría mucho más cerca de su capital, Doomstadt, no rozando la frontera serbia… Pero, como se suele decir, los mejores planes (y nunca mejor dicho) de dioses y hombres…”

- ¿No…? ¡Hmpf! –exclamó Hércules arrancando parte del asteroide, en donde la escotilla se había atascado hasta volverse inutilizable. Después la arrojó a un lado, donde fue a chocar contra un árbol cercano- ¿No se suponía que deberíamos haber aterrizado contra un bosque, en lugar de contra una montaña, Amadeus?

- Parece que en S.H.I.E.L.D., el concepto de “servicio de inteligencia” es un mero eufemismo, Herc. –respondió Cho, saliendo tras de él- Ahora sserá mejor que salgamos de aquí pitando, porque es muy probable que el mecanismo de explosión programada se haya acelerado con el impacto. –un pitido sonó desde el interior de la aeronave disfrazada- Como odio tener razón… ¡Salta!

- Classic cool… -dijo Hércules mientras ambos saltaban alejándose con una gran explosión a sus espaldas. Tras rodar unos metros por la ladera circundante, ambos se detuvieron, y el león del Olimpo se quitó el polvo de encima al levantarse.

- ¿”Classic cool”? –preguntó Cho a Hércules, levantándose del suelo y enarcando una ceja.

- ¿Bromeas? ¡Estamos hablando de una explosión detrás de los héroes, que saltan para evitar el fuego abrasador que, en el fondo, simboliza todo el peligro de su gesta! Los poetas llevan cantándolo siglos, así que simplemente… Classic cool… replicó Hércules- ¿No es eso lo que decís los jóvenes hoy día?

- Herc, tío, tú tienes más de tres mil años… Cualquiera de nosotros mortales resulta que somos más jóvenes que tú. –dijo Cho- Ahora, si mi GPS está en orden –añadió mirando al aparato sujeto a su muñeca-, estamos prácticamente rozando Serbia. -¿véeeeeeis?- Así que empecemos a caminar, que nos quedan unos buenos cuantos kilómetros que caminar hacia el sureste.

“Lo bueno de tener a dos de nuestros protagonistas en el pasado, es que puedo jugar con el ritmo narrativo cuanto me plazca. Hombre, por ahora creo que seguiré más o menos una cronología lineal por aquello de no marear a la peña, pero por ejemplo… Voilá! ¡Puedo hacer que hayan pasado días desde la última vez que les vimos, mientras la narrativa desde el presente permanece indemne!

Así, nos encontramos al incansable y malhablado Osberto (quiero decir, nuestro ídolo de millones habitual, Berto, cargando con sacos de harina junto al joven hijo del molinero, Juan (el hijo, no el molinero. Bueno, de hecho, el molinero también. ¿Importa? ¡Os seré franco, solo le ponemos nombre por no hacerle un feo, es un mero personaje remiendo!”

- Vuelve a… ¡Hmpf! –exclamó Berto arrojando el saco de harina en el rincón correspondiente- …Explicarme cualesquiera noticias tuviéredes de frey Andrés, Juan… O al menos la conveniente excusa que mi “apreciado” compadre haya tenido a bien en intercambiar hoy por el pan que yo gano con el sudor de mi frente para ambos… ¡Que no de ambos! –se movió a por otro saco- ¡Que el diablo me lleve, hasta donde alcanza la jurisdicción de mi Orden, ocúpabame yo ante todo de procurar protección, en ningún caso manutención!

- Sin duda hallarase envuelto en asuntos de alturas que le alejan del trigo y lo del sacado, maese Osberto… -respondió Juan, continuando impertérrito con su trabajo- Que si no quisiera ofender a vuesa merced, parésceme que el dicho frey quier cumplir tan bien con sus deberes monásticos que cultiva con ganas el séptimo día, y recoge las mieles del descanso durant toda la semana siguiente. ¡Y la anterior! –rió socarronamente- ¡Y no me hagáis hablar de las miradas que veo echa a toda mozuela bien parecida que se le acerque, pues padre me molería a palos por perder toda la mañana cacareando cual gallina!

- Sin verme ordenado fraile yo mismo, frey Andrés siempre fuere lo bastante generoso como para haber compartido conmigo los ideales de la su orden, mi buen compadre, pero pondría en duda que esto me garantice la salvación atada al sacerdocio… -dijo Berto no sin cagarse internamente en todo, por tener que mantener engaños y por la frustración del trabajo- El ora et labora siempre se ha hallado perfectamente dividido entre ambos, y habida cuenta de la labia propia del fraile, me temo que he salido perdiendo… -sonrió aviesamente- Y estate tranquilo por las honras de Malgrat, pues el buen Andrés está advertido por mí y la autoridad de mi Orden… Y por el apóstol Santiago, que sin duda será severamente castigado si no logra mantener templanza sobre los que resultan ser sus dos pecados más capitales, gula y lujuria, que tiempo atrás ya nos han traído buenos problemas.

- ¿Y quién ha oído hablar jamás de un santo viviente, Osberto? –replicó Juan- El defunto cura de Malgrat era sobrino de su tío, también de la Iglesia, y todos sabemos que esos sobrinazgos patrocínanlos calenturas que se encuentran más allá de cualquier voto. De todas formas, dijo la sartén a la caldera: ¡Quítate allá ojinegra! ¿O acaso pensáis que no os he visto echar vos mismo un ojo a lo que Malgrat puede ofreceros en lo que a mozas me refiero? –rió- ¡Un escudero bien podría salir bien librado de tomar prestado algunas honras, y bien sabe que hay donde cogerlas si se tiene sangre en el cuerpo!

- Eeeh… Negar no pudiere que en Malgrat habría donde fozar gostoso si las damas pluguieren, pardiez… -dijo Berto- Pero digamos que allá, en el lejano pueblo do provengo se haya esperándome la mi señora, Graciela, la de cabellos dorados… Y aunque el Señor non me garantice llegar con salud y temple do se encuentra, conviéneme conservar la fidelitas propia de un futuro caballero. –Berto miró la ceja enarcada de su compañero, y una risa apenas controlada- Y no os riais, puesto que jamás la habéis visto. Preferiría meterme ebrio en las fauces del dragón de San Jorge antes que enfrentarme a la su furia, demontre.

2 comentarios:

Alvaro dijo...

dioooos, ya habia ganas, canalla, aunque maldita sea, has clavado historia del mundo actual, nooooooooooo, no kiero oir hablar d serbia, d la OTAN o de los Balcanes en general (excepto de latveria, la mejor mejor nacion del mundo, si no del universo, visita latveria, muerte lo dice)

y la parte del pasado se sale, con ese castellanaco antiguo y lo d berto d graciela jajajaja (encima fijo k da la razon en ese tema XD)

Superlayo dijo...

Álvaro: Estoy seguro que me coge alguien que sepa, y me cruje con ese pseudo-castellano antiguo, pero yo lo hago lo mejor que puedo. :p