jueves, 30 de diciembre de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 17 (Segunda parte)

 “Caminando por los distintos pasillos de Providence, Cable avanzó hacia una de sus múltiples salas de recreo. Todas perfectamente funcionales, pero cualquiera diría que le bastaría con tener una para toda la isla, que vive sólo y los aletheianos no se recrean, después de todo. Y vale, es más cómodo tener siempre una cerca, pero puede teletransportarse, ¿no?
Bueno, de todas formas entró en una de las salas para encontrarse allí a su viejo amigo Wade Wilson. Ya sabéis, el mercenario bocazas, el comediante carmesí, el degenerado regenerado… ¡Masacre! ¡Sí, Cable ya tenía a Masacre en Providence y fingió no saber nada de él en su conversación con S.H.I.E.L.D.! ¿No es realmente un personaje artero y conspirador?”

-        ¿Qué pasa, Nate?preguntó Masacre al ver entrar a su amigo en la habitación- Oye, has decorado esto de fábula, ¿eh? Muy futurista, pero sin ser recargado, es como neoclasicista de un futuro no muy lejano. ¿Has pensado en abrirte paso por el competitivo mundo de la decoración de interiores? ¡Podías formar convertirte en uno de los accionistas supremos de Poggenpohl, y ayudar a cumplir mi sueño de tener la cocina de…! ¡Bueno, de mis sueños!se frenó en seco, como si le viniese repentinamente una idea a la cabeza. Bueno, exactamente así- O podrías abandonar tu loca cruzada mesiánica y dedicarte a algo más clásico… ¡Combatir el crimen de interiores! La mayoría de los crímenes se producen en interiores, yo lo sé bien, algunos incluso los perpetro yo, ¡así que podrías salvar muchas vidas! Espera, espera, aún no digas nada… Antes espera a ver cómo te suena esto. ¡Cable, agente de I.K.E.A.!
-        Mmm… -murmuró Cable- Bueno, iba a disculparme por hacerte esperar mientras podía atenderte, pero creo que se me había olvidado cuán rica vida interior tienes a tu disposición.
-        ¿Bromeas? ¡Tengo miles de temas a mi disposición para pensar, y ni siquiera necesito tener tres voces distintas en mi cabeza!exclamó Masacre- En serio, ¿de qué va eso? Ni siquiera son personalidades distintas, nos parecemos bastante, y aunque Way me está cogiendo el tranquillo, se supone que son graciosas… ¡Pero de eso nada! Bah, francamente, estoy harto del formato cómic. Aquí estoy cómodo, y casi nunca se describe mi costroso y repugnante aspecto físico. Bueno, prefiero hablar en letras negras sobre fondo amarillo en vez de letras amarillas sobre fondo gris, pero bueno… Vicisitudes del formato blog, supongo.
-        Loft. Creo que la palabra que estás buscando es loft, Wade. –respondió Cable.
-        Loft a ti también, Nate.Masacre suspiró- Buff, juro que a veces esa extraña jerga tuya del futuro supera incluso mis amplias capacidades comunicativas… Bueno, ¿y que te ha tenido tan ocupado todo este tiempo? No es que tengas muchas visitas que atender aquí, que se diga. He estado disparando hacia todas direcciones y ni siquiera he oído un grito. Podrían estar todos muertos, vale, pero a veces gritan… Y los muertos de antes no tendrías que hacerles tanto caso. ¡O al menos deberías hacerme más caso a mí, jobar!
-        Sabes perfectamente que los aletheianos han expulsado o inutilizado todas tus armas en cuanto llegaste aquí, Wade. –respondió Cable.
-        ¡Puede, pero jamás podrán inutilizar mi perversa imaginación!exclamó Masacre- Pero en serio, sus limitaciones fronterizas me enervan mucho. Sus limitaciones místicas para que no llegase aquí se agotaron e, intentando evitar que nombrase sus fantasmoso-grimosas formas, me estuvieron haciendo saltar entre realidades alternativas hasta que pude llegar aquí. Y que el Mayor Arce te enseñe el verdadero significado del otoño no es divertido… ¡Pese a lo que diga en sus panfletos!desvarió- Pero en serio, ¿quién estaba al teléfono?
-        Nuestros viejos “amigos” de S.H.I.E.L.D. –dijo Cable- Me estaban comentando la situación de Basteiro y el resto en Latveria, en garras del Doctor Muerte.
-        ¿¿Qué??se sorprendió Masacre- ¡Vale, ya lo sabía, pero me entretuvo S.H.I.E.L.D., y caer contra el suelo desde cientos de metros de altura! A veces eso causa lapsos de memoria. ¡Pero santa cornucopia, si Muerte acaba con sus vidas, nunca cobraré los 5 euros que Catalina me debe de su apuesta en la Tierra Salvaje! ¡¡Y en la coyuntura económica actual, deben equivaler como a 7.000 dólares estadounidenses!! ¡Tengo que salvarles! ¡¡Mis preciosos dólares!! ¿Qué puedo hacer, Cable? ¿Cómo sacarles de Latveria?
-        Bueno, si vas a ir a Latveria, agradecería que rechazases la inmunidad diplomática de Providence… -dijo Cable- No tengo ganas de entrar en guerra con esa terrible potencia balcánica.
-        ¡Dicho y hecho! ¡Preparaos, inestables naciones multiculturales y étnicas circundantes, ahí llega el mercenario bocazas!dijo Masacre pulsando varios botones de su artefacto teletransportador- ¡Latveria, allá voy! ¡Aloha!
-        Sí, podía haberle dicho que todos habían vuelto sanos y salvos a Vigo. –dijo Cable ante una pregunta de los invisibles aletheianos- Pero si mis datos del futuro son correctos, tener a Wade en un continuo desplazamiento a lo largo del globo, sin parar demasiado en casa sitio, es lo único que podría mantenerle con vida. –escuchó un poco y bufó- Sí, incluso Latveria es más seguro que la alternativa. No me oirás pedírselo, pero terminará agradeciéndomelo.

“Mientras tanto, de vuelta en el piso, los chicos continuaban con su aparentemente interminable partida al Super Smash Bros Brawl, quizás en un intento de comprobar nuevamente si más de tres horas seguidas jugando a ese juego resultaban ser realmente dañinas para la salud mental de los usuarios. Eso, y si también afectaba a semidioses olímpicos, supongo.
¿Podemos decir Super Smash Bros Brawl en la serie sin que nos metan un puro desde Nintendo? Ah, ¿que alegaremos que Disney estaba en trámite de compra de la compañía y que sólo fomentábamos el bienestar de Marvel? ¿Pero tenemos una relación real con Marvel? Vale, vale, dejaré de hacer preguntas estúpidas y seguiré narrando… ¡Como si pasase algo importante!”

-        ¡Maldito sea el Cancerbero! –exclamó Hércules, al ver que nuevamente era el mayor perdedor del juego- ¿Cómo es esto? ¡Cogí la misma bola rosa con la que él había conseguido la victoria repetidas veces, antes! ¡La victoria debería estar garantizada!
-        Pavo, que has cogido a Jigglypuff… -replicó Berto, mientras Cho se partía de risa al otro lado del sofá- Es el equivalente a Andrés en un combate de lucha libre.
-        ¡Eh! ¡Retira eso! –gritó Andrés lanzándose contra Berto, que lo cogió por sorpresa en el aire y le lanzó al otro lado de la habitación, donde resonó un fuerte SPLOING.
-        ¿Sploing? –preguntó Berto, extrañado ante el extraño sonido emitido por la caída de Andrés. La caída de Andrés… ¿No suena a buen título para una saga? ¿Qué ya tenemos demasiadas sagas en la recámara, como seis o siete ahora mismo? ¿Qué todo el mundo se cree guionista? ¿Qué me meta en mis propios asuntos? Jo, qué grosero…
-        Sí, es mi nuevo puff onomatopéyico. –comentó Andrés, saliendo de entre la tela del saco acolchado- Deberías oírle su KRAKADOOM. ¡Parece que tenemos a un auténtico dios del trueno en el piso, y no a su sucedáneo en forma de máquina aplasta-topos! –regresó al sofá- De todas formas, Berto, cuando Masacre, mi fiel amigo y protector, vuelva al piso, sabrá de esto, y se hará un banjo con tus intestinos. ¡Recuerda mis palabras, oh pícaro brabucón!
-        Tío, Masacre te desprecia tanto como el resto de nosotros. –respondió Berto pulsando start- ¡Así que ahora escoge personaje antes de que te parta la boca! –dijo cariñosamente haciendo un gesto para que empezase la partida. Sí, para Berto, eso es cariñosamente. Deberíais verlo en modo furia homicida, es una pasada.
-        ¿Por cierto, donde esta Wade? –preguntó Hércules dejando su mando sobre las rodillas y mirando alrededor, como si estuviese esperando que Masacre estuviese por ahí tirado, dormitando. ¡Es un canadiense! No hacen gran cosa…

“Dubi dubi duba, dubi dubi duba; dubi dubi duba, dubi dubi duba… ¡Masaaaaacreeeee! Es un duro mercenario canadiense semi-psicópata… (dubi dubi duba, dubi dubi duba) Costroso y sanguinario, al que nadie puede quereeeeeer… ¡No es sólo ágil, es un terror! ¡Violencia al mejor postor! Su voz es tan grave que acuchilla mi parqueeeeeeeeé… ¡Es Masacre, el mercenario bocaaazaaaas! (pueden llamarle Wade) ¡Masaaaaacre! (he dicho que pueden llamarle Wade) ¡Waaaaadeeee!
¿Habéis visto el estribillo que me he currado? ¿Eh, eh? Ahora Masacre tiene su propio opening, y por alguna razón yo sueno con voz de Heinz Doofenshmirtz. He pensado que, después de todo, ya que estamos en la misma compañía, los sinceros homenajes a personajes de Disney deberían estar permitidos, así que… ¿Habéis visto como he sostenido la última nota? Bien, ¿eh?”

-        Me llamo Iñigo Montoya.dijo Masacre apareciéndose frente al trono de Muerte- Tú mataste a mi…
-        Te llamas Wade Wilson, y de no ser porque las defensas del castillo Muerte aún están recuperándose, habrías sido despedazado a nivel molecular. –respondió el Doctor Muerte, poco paciente ante las necedades del mercenario bocazas.
-        ¡Eh, has estropeado una referencia totalmente gratuita pero aun así adecuada para la violencia con espadas!exclamó Masacre- ¡En verdad eres el más grande de los malosos de este planeta!
-        Si fuesen halagos lo que quisiese, Wilson, me bastaría con asomarme al balcón y presentarme ante mi pueblo, que me adora. –replicó Muerte- No tengo tiempo para necedades. -¿veis? Os lo dije. Poca paciencia ante necedades- ¿Has venido en calidad de enviado de la isla de Providence; tal vez Cable pretende que el reino de Latveria actúe como intermediario para ser presentado ante la comunidad internacional?
-        Oh, no, no, cielos, no… -respondió Masacre- ¡Yo he venido aquí como individuo con sentimientos propios, y por la presenta renuncio a toda inmunidad diplomática que pudiese garantizarme la amistad con el presidente-líder de Providence, la isla que flota como un mesías!exclamó de inmediato.
-         ¡Ah, ya veo! –dijo Muerte- ¿Has decidido venir a ofrecer tus servicios como agente a sueldo para Latveria, y no dentro de mucho, para el mundo entero? –preguntó.
-        ¡No! ¿Vender mis servicios a sueldo?preguntó Masacre- ¿Con quién se cree que está hablando? ¡No sirvo en la guerra a un poder extranjero por un estipendio! ¡Yo soy un mercenario, señor mío!se dio la vuelta, ofendido- ¡Tenga usted muy buenos días!
-        Eso es exactamente lo que haría un mercenario. –dijo Muerte, empezando a golpear rítmicamente los dedos en el reposabrazos de su trono, con impaciencia- Me gustaría estar seguro antes de llevar a cabo tu completa aniquilación… ¿Alguien ha sido tan necio como para contratarte, creyéndote capaz ya no de enfrentarte en dura lid, sino de derrotar y asesinar al señor de Latveria?
-     ¡No, von Muerte (ey, ¿dónde se consigue un von, Vic? ¡Me encantaría lucir el überchulísimo nombre de Wade von Wilson, alias Masacre, herr mercenario bocazas!) ¡He venido aquí dispuesto a exigir la liberación de mis amigos de Vigo, los recientemente secuestrados, o a conseguir tal a través de violencia extrema! -dijo desenvainando sus espadas y agachándose, en posición de ataque, preparado para saltar en cualquier momento- En garde, Muerte! ¡Enfréntate a la furia riojana de este canadiense!
-        Necio, ya he cesado de inmiscuirme en los asuntos de Basteiro y compañía… -respondió Muerte levantándose de su trono- He visto un fragmento del futuro que les espera, y nada me haría desear acortar su dolor salvándoles de ello. –uno de sus guanteletes empezó a brillar- Tú, por otra parte… Tendrás el privilegio de servir para desahogar las frustraciones de Muerte.
-        ¡Ah!exclamó Masacre- ¿Qué están libres? Bueno, eso es completamente distinto… ¡Si me lo hubieses dicho antes, ni siquiera hubiese renunciado a la ciudadanía de Providence, y…!fue interrumpido cuando un potente rayo le lanzó violentamente contra una de las paredes de piedra de la sala- No, si ya suponía yo que con un disculpa las molestias no íbamos a arreglar las cosas…

viernes, 24 de diciembre de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 17 (Primera parte)

“Hace unos meses, el cuasi-todopoderoso Cubo Cósmico cayó por casualidad en manos de un tarado olívico, Andrés Basteiro: la ciudad de Vigo y el mundo conocieron el sabor del miedo en consecuencia. Tan sólo la casualidad y la acción de unos cuantos desesperados amigos lograron salvar el mundo (tal vez el universo entero) de la destrucción, aunque no sin sufrirse daños colaterales por todo el mundo. ¡Yo mismo fui convertido en un cacahuete consciente, y más adelante en Vigilante de toda la Historia humana!

Mucho ha cambiado desde entonces… Un grupo de individuos se unió contra un amigo común, que ninguno de ellos podía soportar por separado. ¡Así continuó la vida del Astonishing Andrew, con sus Amazing Friends! Chama, el líder natural del grupo, utilizó mi cadáver desechado para crear una floreciente industria de mantequilla de cacahuete que convirtió, en circunstancias aún no narradas, a Vigo en la prodigiosa metrópoli de las Rías Bajas que es hoy día.

Una serie de catastróficas desdichas provocaron que un monstruo gigante de mantequilla de cacahuete asolase la ciudad de Vigo, que Andrés fuese sustituido por Masacre (el mercenario bocazas) mientras que el verdadero Andrés era secuestrado por nativos de la prehistórica Tierra Salvaje, tras lo cual todo el grupo de Amazing Friends fueron raptados por el Doctor Muerte y obligados a hacer visita turística de su balcánica nación, Latveria.

Hasta la fecha, todos ellos han salido indemnes de estas desventuras gracias a aliados surgidos de los más recónditos rincones superheroicos de este orbe, la denominada Tierra-542 del Multiverso Marvel. Aliados como la imposible Patrulla-X, el misterioso y futurista Cable y su aliado Masacre, Ka-Zar (Señor de la Tierra Salvaje), y la extraña pareja formada por el dios olímpico Hércules y el genio adolescente, Amadeus Cho.

Recién escapados de Latveria, la nación balcánica gobernada con  puño de hierro (casi literalmente, o al menos de brillo acerado) por el Doctor Muerte, con la ayuda de la tarjeta oro de Chama y el reticente apoyo del gobierno serbio, Andrés y los suyos han conseguido regresar a Vigo y a su piso… A la normalidad. ¿Pero tiene sentido, existe siquiera este concepto cuando hablamos de Astonishing Andrew and his Amazing Friends?

Así, mientras Chama intenta recuperar las riendas de su empresa (y su vida), el Doctor Muerte se lame las heridas y Hércules y Cho intentan buscar un nuevo rumbo para sus vidas, ¿cómo se las arreglarán el resto para adaptarse de nuevo a la triste y anodina realidad? ¿Cómo se las arreglará Andrés, cuya vida se ha visto sumida en el caos más absoluto durante meses, casi acorde con su estructura mental (que no obstante se ha vuelto esporádicamente sensata)? ¿Podremos realmente ver cómo se comporta Andrés en, simplemente, un día más?



“¡Amanece en Vigo, la prodigiosa metrópoli de las Rías Baixas! Amanece y me dan las 10 y pico, y cerca de las 12, entre que consigo ajustar la resolución de los cacharros de Vigilancia para enfocar dentro del piso de Andrés y Chama… No es que importe, seguramente antes estuviesen desayunando, sobando o ambas cosas, y de todas formas queda grabao, pero bueno…
A lo que íbamos. En el salón de la casa, cuatro figuras anhelantes golpeaban con furia, en pos de la victoria. No existía tregua. No se concebía la piedad. El agudo intelecto de Amadeus Cho, el brutal instinto de Berto, la milenaria experiencia de Hércules, y la imprevisible locura de Andrés se enfrentaban entre aquellas cuatro paredes. ¿Quién sobreviviría a tal enfrentamiento?”

-        ¡Ja! –gritó Andrés, alzándose victorioso encima del respaldo del sofá. Y cayéndose- La victoria… Es mía. –añadió, lastimoso, desde el suelo.
-        ¡Imposible! –rugió Hércules, lanzando el mando contra el sofá, con furia- ¿Cómo puede esa minúscula bola rosa vencer al león del Olimpo? –dijo inquisitivamente mirando hacia Cho.
-        Tío, que es Kirby… -respondió éste- Si lo sabes usar bien, es bueno…
-        ¡Pero tenía al mono gigante! –exclamó Hércules, desesperado.
-        Y yo a Bowser, que es un mazas, y ha ganado igual Andrés… -dijo Berto- Pero Herc, sólo hay una forma de solucionar esto. Bueno, en realidad hay dos, pero no tenemos porqué usar los puños aún. Solo te diré dos palabras: Re. Vancha.
-        Revancha es una sola palabra. –dijo Cho.
-        ¡Ayayayayai! –gritó Andrés saltando encima de él mientras hacía girar diabólicamente rápido un palo de escoba.
-        ¿Pero qué…? –preguntó Hércules.
-        Creo que para la próxima Andrés se pide Pit. –sonrió Berto mientras Cho lanzaba el mando de la tele contra el palo de Andrés, con tal precisión que él mismo le dio impulso hacia su propia entrepierna, parando éste el ataque de inmediato- Dios, y que Chama se esté perdiendo esto por culpa de esa reunión con S.H.I.E.L.D…

“En efecto, porque como es bien sabido, unos tienen la fama y otros cardan la lana… Andrés, el Astonishing Andrew himself, es quien suele atraer la principal atención en esta colección. ¡Pero habitualmente es Chama quien tiene que arreglar los terribles desbarajustes que su amigo organiza! En este sentido, tiene mucha suerte de tener contactos en S.H.I.E.L.D… ¡Más concretamente con Pelayo, director de EMU!
En efecto… ¡EMU, la base de datos superpoderosa más compleja jamás manejada, que de una manera no narrada, ocurrida mientras yo estaba en coma cacahuetoso, y que aún no he tenido tiempo de revisar! Así, en el despacho del mayor Fernández, Chama dilucidaba con su viejo amigo la manera de tapar todo el asuntillo sucedido en Latveria…”

-        Mira, Chama, voy a decirlo lo más claro posible. –repuso Pelayo- Es la última vez que muevo un dedo para salvaros el culo. –hizo un gesto abarcando la sala- ¿Sabes cuánto tiempo va a llevarme únicamente el editar una entrevista alternativa para que ésta no sea grabada?
-        Lo siento, pero el Doctor Muerte… -comenzó a decir Chama.
-        ¡Ya sé lo que hizo el Doctor Muerte! –gritó Pelayo dando un puñetazo sobre la mesa- ¡Y sé que yo he tenido que descartar una nueva ultra-tecnología de espionaje para que pudieseis salir de Latveria, y casi provocar una nueva guerra en los Balcanes, como poco! ¿Tan difícil es que os estéis tranquilos durante unos meses? –se tranquilizó un poco y suspiró- S.H.I.E.L.D. no va a permanecer aquí durante más tiempo. –informó- Voy a reflejar que, a pesar de ser el aparente centro neurálgico del día-C, y de todos los problemas habidos hasta entonces, no hemos conseguido averiguar nada sobre quién desencadenó el Cubo Cósmico.
-        Sabes que nosotros no… -intentó tranquilizarle Chama.
-        No he terminado. –dijo Pelayo, levantándose de su mesa- Eso supone no sólo que voy a mentirle a Nick Furia, y que puedo acabar encarcelado a perpetuidad si se descubre, sino que el helitransporte va a irse de aquí. He pedido el traslado a una base permanente para mi trabajo, y S.H.I.E.L.D. sólo intervendrá aquí salvo por decisión de la ONU. –le miró fijamente a los ojos- No creo que podáis volver a jugar mi carta, Chama.
-        ¿Puedes, al menos, informar a Cable de que estamos todos sanos y salvos? –preguntó Chama- No es que podamos llamarle por teléfono como si nada, precisamente…
-        Lo haré. –hizo un gesto hacia la puerta, que se abrió al pulsar un botón- Pero os recomendaría que os relacionaseis con él lo menos posible. Se está moviendo por aguas turbias, e incluso irse con Masacre a Tijuana un fin de semana sería más recomendable. Buena suerte, Chama. –dijo ofreciéndole la mano, que Chama estrechó- Espero que no la necesitéis, de todas formas. Da recuerdos a la tropa.

“¡Solos! ¡Están solos! ¡Más solos que un monólogo de Hamlet en una nueva comedia de estío adolescente, en una habitación llena de nata! Sí, sé lo que estáis pensando… ¡Hala, cuanta nata! Pero abandonemos los productos lácteos y centremos nuestra mente en un nuevo escenario… Unido a uno antiguo. Sí, desde S.H.I.E.L.D. contactan con Cable, el adorable confuso-temporal mutante.
Sí, en rigurosa Vigilante-visión, ¡conectamos con la isla mesiánica de Cable, Providence! Isla que, recordemos, permanecía escondida (al igual que sus imperceptibles habitantes alienígenas, los aletheianos, que aún permanecen así) hasta que Cable la elevó sobre las aguas como un golpe de efecto al principio de la última saga.”

-        ¿La ONU ya me ha aceptado como nación soberana, mayor Fernández? –preguntó Cable, sonriendo al iniciar la comunicación.
-        Teniendo en cuenta que según todos los escáneres que hemos podido hacer a Providence está completamente vacía y tú eres su único habitante, creo que la ONU considera a Providence como el barco más más grande de la Historia… -respondió Pelayo- Lo que no significa que no consideremos necesario vigilarlo.
-        Oh, pero los escáneres no eran necesarios, mayor. –dijo Cable- Providence no tardará mucho en abrir sus puertas al mundo, y puede que entonces las Naciones Unidas deseen redefinir su concepto de barco. Y tal vez el de Historia.
-        Sí, sí. –dijo Pelayo quitándole peso al asunto- De todas formas, otras ramas de S.H.I.E.L.D. se ocuparán de vigilar tus actividades. Yo me retiro a un trabajo administrativo mucho más tranquilo… Y gratificante, en cuanto dejen de formárseme úlceras sobre llagas. –informó- Solo llamaba para informar de que Chama y el resto están sanos y salvos, junto a Hércules y Cho, de vuelta a Vigo. No es necesario que ejerzas ninguna acción contra Latveria; los desequilibrios internacionales de uno en uno, muchísimas gracias. –dijo con una sonrisa forzada- Sería especialmente de agradecer que Masacre supiese que sus amigos no están ya con el Doctor Muerte, antes de que arremeta a lo loco allí. Recuérdale que aún tiene pendiente unos servicios con nosotros.
-        De acuerdo, mayor, lo haré, si tengo ocasión de verlo. –respondió Cable- Muy amable por la información. Providence corta y cierra. –dijo cortando la comunicación y saliendo de su sala de comunicaciones.
-        Condenado Askani… -musitó Pelayo- ¿Por qué tengo la impresión de que va a hacer lo contrario de lo que le he pedido, al menos en algo?

sábado, 18 de diciembre de 2010

3x02. The referential infiltration.


Chicos, como ya sabéis, durante el verano de 2010, vuestro padre recorrió el globo de punta a punta. Especialmente, Nueva York es un lugar de referencia para millones de personas en el mundo como capital del mundo, empujados por la infinita emulación de sus lugares (mas o menos) emblemáticos en películas, series y canciones.

¡Pero también cómics, videojuegos y referencias literarias ligeramente menos accesibles, al alcance de la a veces altamente retentiva mente de vuestro padre, y que pude descubrir en su momento en Estados Unidos! Admirad estas fotos y ved cuantos sois capaces de reconocer sin que yo os lo especifique...

Desde cierto restaurante, en pleno Times Square, especializado en gambas y salido directamente del imaginario de cierta película ganadora de
6 Oscars de la Academia

a deliciosas heces de mono, vendidas en
la tienda del Empire State,
pasamos por lugares trágicos
destinos mágicos...
¡O paranormales!
Y así, sobreviví a picaduras de arañas radioactivas, que me
hicieron pensar en pedir derecho de asilo a cierta anciana de Queens,
pero algunos somos duros de matar,
y junto a dos nuevos amigos,
hicimos frente al racismo (presente incluso en la capital del mundo),
monos de 3 cabezas,
avatares lovecraftianos...
¡...Incluso al poder de la Trifuerza!
Y después, quien sabe si inspirados por el ejemplo
de insignes físicos, quizás padres de cierto físico aún más célebre...
visitamos la Universidad Empire State, quiero decir, la Universidad de Columbia,
pero también el barrio neoyorquino preferido por 9 de cada 10 ninjas.
Astuto lector, ¿si fuese usted un empresario psicopático deseoso de venganza,
desde que puente invitaría a su novia para practicar el puenting sin cuerda?
Y nos encontramos a varios famosos, pero el tal Zach Braff palidecía
 en comparación con el genial Neal Adams...
o con una de las más señeras creaciones del gran
(y tristemente fallecido) Isaac Asimov.
Y aunque seguí sin estar seguro de quién vigila a los vigilantes...
¡Al menos me dí el gustazo de comerme al pedazo de condumio más rápido de la galaxia!
Chicos, las 5 semanas que pasé en Estados Unidos en el verano de 2010 estuvieron acompañadas de un elenco de emociones muy muy variadas, a lo largo y ancho de todo el espectro emocional... Y muchas de ellas merecen un espacio digno para ser contadas. Pero, para bien o para mal, siempre fui fiel a mí mismo, y esta selección de fotos, de entre las cientos que fueron tomadas esos días, lo demuestran.

Cada una de ellas tiene su propia historia, como cada objeto que adornaba entonces mi escritorio newpaltzense, que recuerdo ahora con tanto cariño y nostalgia, inversamente proporcional a las ganas de perderlo de vista y volver a nuestro territorio patrio que tuve en su día. No hubo oportunidades desaprovechadas que realmente pudiese echarme en cara, pero no hay nada como el hogar, y los recuerdos más dulces se atesoran al regreso.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Los muertos vivientes (The Walking Dead)


Hace más de dos años, escribí: El desarrollo de la trama engancha, verdaderamente, y estoy convencido de que una serie de televisión en este plan podría ser un verdadero bombazo. Hubo alguien con palabras más proféticas, pero lo colgaron de un árbol. O algo. ¿De qué estoy hablando, si es que no habéis leído el título del post, cosa que dudo sobremanera? ¡De Los Muertos Vivientes, por supuesto!

Los muertos vivientes, el cómic de Robert Kirkman y Charlie Adlard

Mmm, vale, pero no de esos. Bueno, en realidad sí, pero si queréis saber del cómic, no tenéis más que leerme (o releerme) aquí. Ahora me estoy refiriendo a la serie homónima, recién estrenada y de gran éxito tanto en Estados Unidos (producida por la AMC; por un momento creí que lo hacía la ABC, y ya iba a desbarrar acerca de Disney produciendo series de zombis) y en España (emitida en el canal Fox). Ya ha concluido la primera temporada (de 6 episodios) y está en pre-producción la segunda temporada (de 13 episodios, a estrenar en Halloween del año que viene).

Rick Grimes, el protagonista principal de la serie

La premisa de la serie, como la del cómic, es sencilla. Parte de la base de que el mundo se ha venido abajo por lo que tradicionalmente se conoce como un apocalipsis zombi: los muertos resucitan (o algo parecido) y empiezan a alimentarse de los vivos, provocando verdaderas masacres, y extendiendo la infección / plaga por cada muerto o mordido. Es el clásico escenario de horror zombi, pero que en esta ocasión juega con el medio (primero el cómic, ahora la televisión) para prometer que la historia nunca tendrá un final claro, y siempre seguirá adelante, indefinidamente.

El reparto principal de la serie, perfectamente caracterizados según el cómic
Y la premisa bien podría funcionar por dos razones: una, que la serie ha tenido un gran éxito desde su estreno; dos, que han terminado la primera temporada sin haber alcanzado un importante punto argumental del cómic, es decir, que en seis episodios no han llegado a agotar el argumento de seis números del cómic, porque han metido distintos subargumentos nuevos (ninguno de ellos demasiado criticable). Aún está por ver (lo descubriremos el año que viene, aparentemente, con cambios en el equipo de guionistas) si esto se convierte en un defecto o en una virtud.

Los productores de AMC se han ganado el cariño del público comiquero con un reparto que cumple perfectamente con las expectativas de aquellos que ya conocían a los personajes; no sólo se trata del parecido físico, sino también de la personalidad que encarnan. ¿Qué ha podido atraer y enganchar a los recién llegados, aparte de la amplia campaña publicitaria? Sin duda, el que debiera ser el tema principal de cualquier historia de este género: la supervivencia.

Con el mundo que conocían destruido, el mayor peligro de los protagonistas es, a partes iguales, sus escasas posibilidades de sobrevivir ajenos a la sociedad que el mundo actual ha creado; es un pequeño componente de crítica social (aunque no tratado directamente) que no puede faltar en una buena producción de este tipo. Es un mundo devastado y casi sin esperanza, lo que puede llevar al espectador a pensar si en realidad, los verdaderos muertos vivientes no serán nuestros protagonistas.

Recomiendo esta serie no sólo a cualquier aficionado al género, sino a cualquiera que sienta una mínima curiosidad hacia ella. No hay excesiva casquería (no hay gore al uso, excepto en ciertas víctimas; que en ocasiones, y esto es criticable, parecen más creíbles como zombis que aquellos que se mueven), las tramas enganchan y combina las cualidades de tratarse de una excelente adaptación (la lentitud del avance con respecto al cómic es lo único que podrá frustrar a los lectores, que quieran ver adaptada esta o aquella situación) y ser perfectamente accesible a los nuevos espectadores.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Historia y cómic

Los licenciados en Historia, verbigracia el que suscribe, estamos mayoritariamente dirigidos a la transmisión de lo que hemos aprendido en el aula, teniendo muy probablemente a un público poco receptivo a nuestra disciplina, con un interés escaso, nulo o, porqué no admitirlo, posiblemente opuesto al estudio de la Historia. Suele ser en este contexto donde uno se ve obligado a encajar, sin duda alguna, la pregunta de "¿Para qué sirve la Historia?", cuya respuesta no suele convencer en absoluto.

Y es que no está hecha la miel para la boca del asno, pero nadie puede culparnos por seguir intentando que coma. En este sentido, no está de más que permanezcamos con ojo atento (y mirada crítica) a distintas ayudas que nos pueda proporcionar distintos ámbitos artísticos. Así, no está mal (ni mucho menos) que atraigamos la atención del alumnado sobre la época moderna con la película Alatriste, por ejemplo, siempre y cuando puntualicemos por nuestra cuenta la veromilitud de la misma y expliquemos su contexto.


El entretenimiento deviene así en divulgación con un poco de nuestra parte, si utilizamos estos distintos recursos como un McGuffin (que diría Hitchcock) para enseñar y no aburrir al mismo tiempo, incluso puede que despertar cierto interés (quiero pensar que no es algo utópico) del alumnado sobre el tema que nos ocupe.

Ahora es el momento en el que me distancio del cine (porque no es un tema que domine, y se que hay gente mucho más ducha en esto para hablar del tema con conocimiento de causa) y me acerco a un ámbito, el del cómic, tan lícito para usar en este sentido como cualquier otro, aunque quizás con menos recursos aptos para este uso (principalmente porque las referencias históricas suelen ser o anecdóticas, o demasiado ligadas a la fantasía). Me vienen sin embargo a la cabeza dos obras de cómic destinadas directamente a la divulgación histórica.


La primera, de creación nacional por mano y genio del maestro Forges, es la Historia de Aquí, publicados por fascículos durante los años 80, y en donde (muy acertadamente) se combina el humor de las viñetas de Forges con una narración histórica más seria en forma de texto convencional, contándonos la Historia de España, desde la prehistoria hasta la Transición, de forma amena y aparentemente fidedigna (y digo aparentemente no porque dude de ello, sino porque la leí hace ya unos cuantos años, sabiendo menos que ahora).


La segunda fue publicada hace unos años en Estados Unidos por una editorial independiente (¿independiente de quién?, preguntará alguien muy lógicamente. Independiente de las grandes editoriales como Marvel o DC, y distanciada en recursos y temática de lo que los estadounidenses denominan como cómic mainstream), y recibió el curioso título de Action Philosophers.

Aunque en este caso dedicado exclusivamente al estudio de la Historia de la Filosofía, la colección (que duró apenas nueve números, pero que ha recibido excelentes críticas incluso de revistas filosóficas) se dedicaba a analizar la vida y obra de distintos filósofos, en una clave de humor muy particular, pero que ayuda bastante a comprenderlos. Las épocas de las que proceden los filósofos son variadas (podéis ver citados a los autores aquí), y la colección pretendía servir como punto de partida para el estudio o comprensión de movimientos filosóficos de una determinada época.

Como ya haré ver en posteriores entradas (con casos ya sin interés divulgativo, sino de mero entretenimiento) tal y como ocurre en el cine, cómics concretos y seleccionados con cierta precaución pueden ser perfectamente útiles para despertar y alimentar el interés por la Historia, pudiendo servir de apoyo a la enseñanza de la misma.

martes, 30 de noviembre de 2010

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 16 (Última parte)

“Al mismo tiempo, pero de alguna forma siglos en el pasado pero coordinado a través de las eras (estoy deseando que acabe esta saga para poder utilizar comienzos de párrafo menos problemáticos), Andrés y Berto disfrutaban de un plácido descanso tras la noche de juerga toledana (aunque Toledo se encontrase a más de 300 kilómetros del lugar)… ¡O al menos, uno de ellos lo hacía!”

 - ¡Osberto, mi fiel compadre, mi sentido común me dice que urge una peregrinación a…! –dijo Andrés entrando en sala donde se había improvisado un catre para el “escudero”- ¡…A Santiago de Compostela, mismamente! ¡Pero el mundo nos espera y debemos partir antes de que se ponga el alba!
- ¿De qué demontres hablas? –preguntó Berto levantándose y poniéndose algo de ropa. Sí, duerme desnudo. Sí, es bastante violento, por aquello del sexo, y…- ¿Y adonde os escabullisteis a mitad de la noche en lugar de llegar a los nuestros aposentos, responded?
- Eh… -dijo Andrés mientras arrastraba a Berto fuera de la casa- ¡Relataré la mi historia, llena de perfidias, engaños e ingenio, mientras huimos de aqueste pueblo, mi buen escudero! Solo digamos que aproveché que una moza aún no había oído hablar de un cura y un escudero, sino rumores de un caballero y su escudero… -sonrió mientras corría ligeramente para salir del pueblo- ¡Y ahora temo que quiera que lo que nos ha unido lo una también Dios en santo matrimonio! ¡Y no puedo casarme a mí mismo, como miembro de la Santa madre Iglesia, Osberto! ¡Sería del todo inmoral! –exclamó.
-Se acabó. –dijo Berto frenando en seco y preparando los puños para el combate- Yo mismo te echaré a los agresivos brazos de la picota popular por esto, Andrés...
- ¡No harás tal cosa, lo jura Von Muerte! –exclamó una potente voz al surgir un vórtice esferoide multicolor en frente de ambos. De ella emergió la señorial figura del Doctor Muerte, recién llegado del futuro- ¡Puesto que aquel que deseaba ver vuestro fin más funesto, ahora debe sacaros de esta era por el bien de todo un universo! ¡Venid!- dijo atrayéndoles con fuerza dentro del orbe.
- ¡Uoooh! –exclamó Andrés semidelirando. Bueno, en realidad, tan normal como siempre- ¡Figuras trimensionales que desarrollan mi imaginación! ¡Es como mi Magic PC!
- Que mi destino sea protegerte de los inmensos peligros del tránsito temporal místico, Basteiro… -musitó Muerte- La suprema autoridad de toda la creación deberá responder por este giro burlesco ante mí, el día en que Muerte logre alzarse sobre todo lo existente, y se encare con el trono de la divinidad. –lanzó un rayo sobre un extraño ser pulpesco que intentó golpearles con su multidimensionales tentáculos- ¡Cuidado, necios! ¡Seres multidimensionales lovecraftianos acechan entre los resquicios del Multiverso, intentando abarcar con sus purulentas extremidades los hilos que gobiernan nuestra realidad!

 
“¡En un viaje que pareció durar segundos, pero que bien pudo conllevar un combate de horas, y con un potente trueno, Muerte, Andrés y Berto reaparecieron en nuestra época! Tambaleándose, Andrés y Berto se acercaron a sus amigos, mientras que Muerte se apoyaba levemente en Boris, musitando algo sobre la dureza del trance místico y el proceso de ruptura temporal. Sí, Muerte se hallaba algo desmejorado… Y que una maza de adamantino atravesase la pared y le golpease en el pecho, enviándole varios metros más allá, no ayudó a hacerle sentir mejor.”

 - ¿Quién osa…? –comenzó a preguntar Muerte, antes de que una bandada de demonios se lanzase en picado contra él- ¡Argh! –exclamó.
- ¡El león del Olimpo, y su inteligente compañero, que dedujo que el adamantino actuaba como conductor de energía mística como el adamantium de la electricidad! –dijo Hércules entrando en la plaza y demoliendo los inertes muerte-bots, por si acaso- ¡El león del Olimpo y su adláter, que han venido a rescataros a todos!
- ¡Nos vale! –exclamaron los latverianos, que huyeron por el agujero de la sala, dejando detrás a François. - Tengo que reconocer que no contaba con que Muerte atrajese tanto la atención de esos parásitos místicos… -comentó Cho.
- Bueno, acaba de viajar al pasado con magia para evitar que estos dos dañasen el tejido espacio-temporal… -respondió Chama- Pero bueno, ¿nos vamos?
- Huir de Latveria no será fácil, mi bravo muchacho. –respondió Hércules- Hemos llegado aquí con el subrepticio apoyo de vuestro aliado en S.H.I.E.L.D., pero me temo que la salida del país corre de nuestras manos. Y del apoyo que consigamos lograr en las naciones fronterizas con esta tiranía balcánica.
- Sip, Herc tiene razón. –dijo Cho- No contamos con vehículo alguno, y aún si Muerte no monopolizase la mayor parte de la tecnología local, estoy casi seguro que la ruptura de la barrera mística la ha inutilizado temporalmente en varios kilómetros a la redonda.
- Si… -dijo François, levantándose con la ayuda de Leti, mientras Hércules recuperaba su maza- Si me lleváis al pueblo podgemos apgovechag la confusión paga huíg a caballo del país… -cogió aire- No es muy ggande, ya sabéis.
- ¡Guíanos entonces, mi buen rebelde! –exclamó Hércules- ¡Muerte parece estará temporalmente incapacitado, -la caída figura de Muerte atacaba a los molestos demonios-, así que cabalguemos hacia la libertad!
- Dios… -suspiró Jenny mientras salían del castillo a toda prisa- ¿Podremos por una vez volver a casa sin que ningún cabo suelto nos arruine la vida de nuevo? –preguntó.
- Por lo que decís, sois relativamente afortunados. –respondió Cho, distraído- Podéis dar gracias de que el viaje en el tiempo de vuestros amigos no haya tenido mayores consecuencias… -añadió Cho.

 “Sí, ¡cuán afortunados! Aparte de mis registros como Vigilante, las torpes patochadas de Andrés y Berto no serán más que una nota a pie de página en el gran libro que supone la Historia de la Tierra, sin mayores consecuencias. ¿O tal vez no? Mientras ciertos Amazing Friends (y un Astonishing Andrew) emprendían su huída de Latveria, a muchos kilómetros de allí tenía lugar una reunión que demostraba la persistencia de ciertos actos… ¡La sacrosanta continuidad, en suma!”

 - “La Ramona es la más gorda de las mozas de mi pueblo / Ramona, te quiero”. –dijo el estudioso, riendo, y señalando a la transcripción hecha del texto medieval que había estado estudiando- Si las pruebas analíticas demuestran la autenticidad de este documento, esta podría ser la moaxaja más antigua de la Historia, siglos antes de la canción de Esteso… -sonrió- Suena a ciencia-ficción, y creo que es el detalle más curioso que transmite el relato sobre este estrafalario frey Andrés Basteiro y Osberto, su fiel escudero.
- ¿Ha conseguido alguna información más, aparte de esto? –preguntó el hombre de negro, sentado en un cómodo sillón de orejas, frente a un gran ventanal- ¿Algún vínculo de ascendencia?
- Aquí es donde termina la fuente, señor. Está todo aquí, con una análisis histórico personal. –respondió el erudito, señalando una carpeta marrón con varios documentos en su interior- Aparecieron de la nada y apenas estuvieron dos semanas en los alrededores de lo que más tarde sería Benavente, y esta ha sido la única referencia documental que probablemente jamás se escribiese sobre ellos.
- Absolutamente perfecto, profesor. –dijo el hombre de negro- El señor Sublime estará muy satisfecho con este descubrimiento.
- ¿Recibiré la máxima recompensa, entonces? –preguntó su interlocutor.
- Oh, no se preocupe. Ha estado recibiendo fielmente su sueldo, ¿no? Cuanto más ante estos hechos… Recibirá la misma recompensa que cualquier miembro de nuestro equipo de genealogistas. –dijo el hombre trajeado, después de que un agujero de bala apareciese en la frente del investigador- Cualquier referencia a ese Andrés Basteiro debe permanecer, y permanecerá, en las seguras manos de Arma-X. –musitó cogiendo la carpeta, apagando la luz y abandonando la habitación en penumbra.