miércoles, 9 de diciembre de 2009

2x04. Un país bien lento

Chicos, ¿recordáis Alicia a través del espejo, ese clásico de la literatura, que pudisteis leer junto a Alicia en el país de las maravillas y la deliciosamente absurda Caza del Snark? Según avanzaban los meses de mi quinto y último año de carrera, yo no podía dejar de acordarme de un fragmento concreto de ese libro...

"Y fueron tan rápido que al final parecía como si estuviesen deslizándose por los aires, sin apenas tocar el suelo con los pies; hasta que de pronto, cuando Alicia ya creía que no iba a poder más, pararon y se encontró sentada en el suelo, mareada y casi sin poder respirar.La Reina la apoyó contra el tronco de un árbol y le dijo amablemente:

-Ahora puedes descansar un poco. Alicia miró alrededor suyo con gran sorpresa.

-Pero ¿cómo? ¡Si parece que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está igual que antes!

-¡Pues claro que sí! -convino la Reina-. Y ¿cómo si no?

-Bueno, lo que es en mi país -aclaró Alicia, jadeando aún bastante- cuando se corre tan rápido como lo hemos estado haciendo y durante algún tiempo, se suele llegar a alguna otra parte...

-¡Un país bastante lento! -replicó la Reina- Lo que es aquí, como ves, hace falta correr todocuanto una pueda para permanecer en el mismo sitio."

Sin embargo, chicos, si tenéis que sacar alguna lección de esta pequeña parrafada, que sea esta: la fuerza de voluntad, unida a la esperanza, hacen el envite de un hombre (o una mujer) sea casi imparable. Habrá cosas en la vida que no se os solucionen con esto, pero en lo académico, en lo laboral, en aquellas responsabilidades que son finitas, seguido mi consejo: trabajad.

Después de todo, así fue como vuestro tío Pichu y yo conseguimos ganar a los Broncos de Denver por tres puntos, marcados en los dos últimos minutos de partido... Pero adelanto acontecimientos. Trabajad, y tened fe en que vais a sacarlo todo adelante, que os vais a quitar toda la mierda que os ha caído encima y que, si se os volviera a poner delante, volveríais a poder hacerlo, y lo haríais. Ese sentimiento fue el que me llevó a que, tras el puente de Diciembre del 2009, me encontrase con una perspectiva mucho más limpia que semanas antes...

Junto a mí tenía (siempre) esperanza en que todo iba a salir bien, voluntad para hacer ese sentimiento realidad y, junto a mí, una recién descubierta (por una de esas bienhalladas casualidades de la vida) música de toque oriental y castizo, mediterránea y primordial, una pequeña ventana enlazada con nuestro pasado como fue descubrir el arte de Mor Karbasi.

Puede que algún día os propongan, u os hablen, de ir a un concierto de algo a priori tan extraño como música hebreo-sefardí. Aceptad, al menos una vez por tipo de música; probablemente sea una de esas oportunidades únicas en la vida de picotear más allá de los cuencos habituales. Si yo no hubiera aceptado ir, me habría perdido la mejor voz y el mejor baile que hubiese visto en mis escasas dos décadas y pico de vida que tenía entonces, con una música memorable.

5 comentarios:

Whers dijo...

Si, el ingles y yo... just another love story.

Pues que animoso te encuentro chico, eso esta bien. Te voy a dar mis caoticos apuntes de literatura antigua y los de medieval, a ver si me animas tmb... xdd.

Bsss!

P.D. Yo recuerdo Alicia en el pais de las pornopesadillas, pero el libro de Alicia nunca lo lei...

Javi_Pichu dijo...

Y qué partido aquel contra los Broncos, vaya.

Bueno, pues estamos en contacto, pero la fuerza de voluntad se hace imprescindible en esta última parte del 2009.

Ojalá vivamos tiempos interesantes y tengamos la suficiente entereza de afrontarlos.

Y ojalá, garrulo, hubieras seguido mi consejo cuando envié la invitación a ir al concierto de la Novena sinfonía de Beethoven en Oviedo. Te libras porque no te perdiste na del otro mundo con la cagui-versión que tuvo lugar.

Superlayo dijo...

Eva: Sí, y Alicia a través del conejo, que diría Moe. En otra ocasión hablaré de la parte más deliciosamente absurda de la obra de Charles Dogson (alias Lewis Carrol).

Pichu: Somos como robles, aguantamos lo que nos echen, caray. ¿Y nadie dice nada de la música? ¿No?

Adán dijo...

Está bien, yo diré cosas de la música... :)

He visto el primer video y me ha gustado. Me parece que no tanto como a tí, pero supongo que el concierto en directo no es comparable a ver el video en un cuadradito pequeño youtubiano. Para nada.

Un saludo!
Adán.

Superlayo dijo...

Antón: Ni punto de comparación. Y aparte, no se si porque ella estaba más motivada por actuar en España (donde la mayoría de sus canciones se entendían, y que fue cuna de sus antepasados), pero ningún vídeo que yo haya visto muestra bailes como los que se marcó aquella noche.