sábado, 21 de noviembre de 2009

Rezos (2)

¿Qué valor tangible puede adquirir un rezo y por qué razones, según las premisas que presentábamos en el último post? Se puede incluso dudar de qué englobamos dentro de la categoría de rezo. ¿Oración, petición, o suspiro al Cielo son rezos todos ellos? Aparentemente sí, al menos en la concepción cristiana, pues se ha escrito:

Asimismo, el Espíritu Santo ayuda a nuestra flaqueza; porque nosotros no sabemos siquiera qué hemos de pedir en nuestras oraciones, ni cómo conviene hacerlo, pero el mismo Espíritu intercede por nosotros con suspiros inefables (Romanos 8, 26, aunque frase conocida a través de una tira dominical de Carlitos y Snoopy).

En un principio, y por lógica, no deberían aceptarse (apuesto a que el mismo Lucífer decidió rebelarse porque lo iban a destinar a la burocracia angélica destinada al análisis de rezos para ser aceptados o denegados. Fijo) aquellos rezos que fuesen "malos"; es decir, que si alguien reza porque alguien muera no deberían ser tenidos en cuenta a priori.

De no ser así, Hitler debería haberse muerto mucho antes de cuando se voló la tapa de los sesos, teniendo en cuenta que habría bastante gente que rezase por ello. Aunque puede que los nazis o pro-nazis rezasen mucho a su favor, quien sabe. Ese es otro asunto, los rezos antitéticos, ¿los rezos contrapuestos se anulan unos a otros por cantidad, o simplemente se ignoran?

Me inclino a pensar lo último en cuanto a victoria o derrota bélica, y mucho más aún en eventos deportivos. Es decir, seamos sinceros, ya sin meternos en que recen mucho desde un lado o desde otro... ¿Si alguno de vosotros fuese un dios (ya no digamos uno omnipotente), se estaría molestando de contabilizar y ayudar de alguna manera a un determinado equipo en un partido de fútbol o similares?

Otro punto interesante... ¿Puede ser efectivo un rezo dirigido a cambiar el comportamiento de otra persona? En principio, la respuesta es rotundamente no, si consideramos al libre albedrío como prerrogativa humana inexcusable (el concepto de libre albedrío, su veracidad teológica y filosófica, y si de por sí rebaja la omnisciencia divina, serían temas para otros posts) y, por lo tanto, inmutable para Dios (se supone que por respeto, más que por incapacidad). Es de suponer, entonces, que la única manera de que Dios modificase (con rezos o sin ellos) un comportamiento humano sería por una epifanía propia a ese individuo, una revelación interna que le haga tomar una decisión relativamente consciente para cambiar su forma de ser. Tomáoslo como si fuese una de las reglas del Genio de Aladdin: Dios no puede (vamos, sí puede, pero no quiere) hacer que nadie se enamore de nadie, por ejemplo. En realidad, se que no puedo llevar a un final aceptable todas estas reflexiones, porque hago elucubraciones sobre temas incognoscibles, y sólo podría continuar haciendo reflexiones, ya sabéis, como que los deseos pedidos con buenas intenciones no deberían cumplirse solo por eso, si tuviesen malas consecuencias (al margen de lo que esté empedrado el camino al Infierno, ahí sería culpa de Dios si tomase forma por su mano, no del orador), que se yo. ¿Y vosotros, que tenéis que decir de toda este amasijo de pensamientos?

6 comentarios:

Wherz dijo...

No tengo por donde coger esto. No creo que Dios se dedique al futbol (xdd), que haga caso de rezos sobre muertes y desde luego lo de que alguien se enamore de otro alguien... ¿pero alguien pediria eso asi? Y desde luego que no debe de querer... never mind.

Nada, a seguir rezando, que rezar es gratis. A veces me planteo si no cansara de escuchar tonterias, y poniendonos dramaticos con todos los problemas graves del mundo, de su mundo... ¿como va a ocuparse de rezos futbolisticos? XD.

bs!

Javi_Pichu dijo...

Sobre Hitler y la gente que seguramente rezó para su muerte... qué hay de los rezos de éste por su causa? Seguro que rezó para que su obra llegara a buen término.

Y gracias a Dios, Dios no le hizo caso. Creo.

En Salvar al Soldado Ryan una de las breves reflexiones que recuerdo es... "Si Dios está con nosotros (-se entiende, porque rezamos-), ¿quién está con ellos? (-que también rezan-)"

Alvaro dijo...

Muy profundo tío, da que pensar, y te lo dice uno que no es que rece mucho, precisamente... Pero sí que me estaba acordando (y lo aludiste luego) a lo del genio de Aladdin y las normas de no poder matar a nadie, ni resucitar a los muertos ni hacer que alguien se enamorase de otra persona.
Son rezos, no deseos, vale, y puede que haya gente que rece pensando que es como si tuviesen un genio en lo alto que se lo concede si rezan mucho y/o bien (por ejemplo, los que rezan porque gane tal equipo o porque les toque la lotería); pero claro, si nos metemos en cuestiones morales o en la típica y manida pregunta de "si Dios es bueno y atiende nuestros rezos, no pasará nada malo". Además, ejemplos de los de rezar porque muera una persona, en según qué circunstancias (que he vivido de muy cerca recientemente, por desgracia) no creo que pueda considerarse como un rezo de carácter negativo, pero en fin...
Bueno, que aún así, está muy bien tío, y repito que da que pensar, y nunca me había parado a pensar sobre el tema, y eso que estudié con frailes y monjas... jajaja

Ch@RLie Slowpoke dijo...

Sepa usted que mi demanda por ir a misa va de camino: ¡prepárese, maldito creyente!

Sinceramente, encuentro interesantes tus motivos expuestos, pero jamás me los había planteado. Como agnostico que me considero, creo que los rezos no valen para nada porque, caso de haber un Dios todopoderoso, no puede atender a las demandas de todos aquellos/as que le piden algo. Si de verdad nos dio el libre albedrío, opino que se nos deja vivir con él con todas las consecuencias. Ello no va reñido con la idea de que, caso de que haya un Dios, los que tengan fe verdadera sí se ganen al paraíso y los blasfemos como yo ardamos como neumáticos.

Dicha esta sandez, concluiré diciendo que los mejores dioses son, desde mi humilde óptica:
- los dioses del Mundodisco, que desaparecen literalmente si sus creyentes dejan de creer en ellos
- Kami-sama, el dios de Dragon Ball: un tío verde, con antenas, de otro planeta y con unas bolas que conceden cualquier deseo. ¿Quién necesita rezar si juntando las bolas de Dios obtienes lo que quieres? Vaya, dicho así, no suena muy bonito...

Superlayo dijo...

Eva: He escuchado literalmente este domingo a mi abuela decir que se reza por el fútbol para que seamos más fuertes (que los rezos del contrario).

Pichu: Gran cita. Pero a ciencia cierta, no sabría decirte de las creencias religiosas de Hitler.

Álvaro: Bueno, habría que diferenciar entre los rezos dirigidos a la muerte en función del odio o la compasión, claro... Y como reflexionaban en Universo-X, cuando comparaban a Dios con el Cubo Cósmico, en el fondo, ¿qué es lo que hacemos al rezar? Metemos a Dios en una caja...

Charlie: Creo que el mejor ejemplo de lo que dice aparece en la escena de los post-its en "Como Dios" (una película mejor de lo esperado, y que tira para atrás por la traducción del título en España). Y repudio totalmente la idea de que la fe o la falta de ella sirva como baremo para la salvación o condenación, creo que es algo totalmente injusto. De salvación por fe nada, aquí a opositar como todos.
P.D: Nunca creí que los chistes de Paco infectarían mi blog. :p

nachoga dijo...

Tu bisabuela y su poder de la oración te demuestran que la oración es la gasolina de los equipos de fútbol. Pero hay que cerrar muy bien los ojos y batir palmas...

El truco de que "no se puede medir a Dios con parámetros humanos" es un truco de prestidigitación muy viejo cuando no sabes explicar algo que es evidente. Y lo evidente es que en el concepto Dios hay numerosos cabos sueltos.

Creer o no creer es un acto de fe (qué perogrullada) y por tanto, ajeno al raciocinio. No se puede explicar. Por mucho que los filósofos se hayan liado la madeja. Llega un momento en el que se debe perder el suelo bajo los pies, el apoyo, caminar con red. O crees o no crees, pero explicación no va a tener.

De hecho, el dolor, el sufrimiento sin límites, el mal y el crimen en todo el planeta en toda la historia desafían cualquier intento racional de esbozar a Dios creador, todopoderoso y amante.... Pa quererme a sí, prefiero mueeeeete.