viernes, 6 de noviembre de 2009

La Torre Oscura I: El pistolero

"¿Habrá verdad entre nosotros, de hombre a hombre? ¿No como amigos, sino como iguales? Es una oferta que rara vez te harán, Roland. Solo los iguales se dicen la verdad. Los amigos y los amantes se mienten interminablemente, atrapados en la telaraña de su sentido del deber. ¡Cuán agotador!"
Comencé a leer El pistolero, el primer libro de la saga de La Torre Oscura en Septiembre del 2007, sentado en el porche de una cabaña de madera, frente a una pequeña explanada polvorienta. De no ser por que me encontraba sentado en una silla de plástico (y quizás si hubiese llevado un sombrero de ala ancha) hubiese sido condenadamente adecuado. El pistolero es el libro más breve de todos los que componen la saga, y probablemente el menos adecuado para empezarla. De hecho, recomendaría a todos los que lo leyesen que, aunque tuviesen dificultades para seguirlo, probasen suerte con el segundo antes de abandonar la historia de la Torre. Y es que la historia que se nos presenta (ya sabéis, el hombre de negro huía por el desierto, y el pistolero iba en pos de él, y así durante todo el libro) tiene lugar en un mundo “que se ha movido”, que ha cambiado irreversiblemente, algo que dificulta la comprensión de un mundo que por sí nos resultaría extraño. Tan sólo en una segunda lectura (que tuvo lugar después de haber leído los tres tomos siguientes) he disfrutado de El pistolero como se merece. En la primera, me pareció un western extraño (un género que nunca me he preocupado por catar, si exceptuamos la grandiosa Regreso al futuro III y la lamentable Wild Wild West), con rasgos muy confusos entremezclados a lo largo de sus páginas. Probablemente el que en su día me encontrase con un libro defectuoso (llegado a un punto determinado, la historia retrocedía unas cuantas decenas de páginas y se pasaba otras veinte volviendo a contar cosas ya ocurridas/leídas) no ayudase, pero de todas formas, el libro se excede de críptico y misterioso en ocasiones. Entre sus páginas nos encontramos con el protagonista principal de la saga, el pistolero que da nombre al primer libro, y su obstinada determinación en cumplir su misión, de la que apenas conocemos escasas pinceladas que se nos dejan caer. Igualmente misterioso es el pasado de este hombre, con referencias a él que solo se harán plenamente comprensibles en el cuarto volumen de la saga. En su caza del hombre de negro, junto a Roland nos encontraremos con múltiples misterios (para nosotros, más que para él) al entremezclarse la magia con la tecnología (principalmente inservible, debido a razones desconocidas, tal vez a que el mundo “se ha movido”), y al compartir su mundo ignoto extraños detalles con el nuestro propio. Si bien su historia ya se ha escrito (y por lo tanto, el ka, o destino de Roland ya está marcado), está en vuestras manos el decidir si queréis o no acompañarle. El primer tramo del viaje es el más confuso, y el segundo (La llegada de los tres, con reseña el mes que viene) será capital para decidir si continuáis o no… ¿Llegaréis (llegaremos) a conocer el verdadero significado de la Torre Oscura y la igualmente oscura misión de Roland?

4 comentarios:

Javi_Pichu dijo...

¡Empiezo con él hoy mismo!

Me siento sustituido, que lo sepáis. :(

Adán dijo...

Mmm... es una propuesta interesante, pero es una empresa bastante amplia... la saga entera es un cacho larga, ¿no?

Bueno, ya veremos. De todas formas, estoy penalizado en la biblioteca hasta diciembre xD

Un saludo!
Adán

Whers dijo...

Pobre Pichu, Pichu chef! rules, rules!

¿Te pagan por hacer propaganda de estos libros? seguro k en cualkier momento veo un huevo corriendo a esconderse tras una eskina, o no, un libro...

bsotes!

Charlies dijo...

Pichu: ¡Bien hecho! Puede que mantengas tu puesto, después de todo

Antón: Te los dejaría yo, pero tienes que adaptarte al ritmo de lectura de Pichu. Y sí, plantéate que puede ser como 2 Señores de los Anillos y pico.

Eva: Stephen King me amenazó con enviarme un monstruo-lámpara si no lo hacía... :S