domingo, 25 de octubre de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 12 (Segunda parte)

“Mientras tanto, en la así nomenclaturizada lejanía, Andrés se encontraba en un tierno reencuentro con Nasheera, su núbil admiradora de la Tierra Salvaje. Nasheera idolatraba a Andrés por razones escasamente comprensibles excepto en terminología hormonal, que era el único ámbito en donde Andrés visualizaba a la chica. Como a la mayoría de las chicas, sinceramente. De todas formas, si esta fuese una historia habitual, el héroe abrazaría y besaría tiernamente a la heroína entre sus brazos, intentando condensar en meros segundos el amor de toda una vida que el destino (que ata a aquella a la Tierra Salvaje y envía a aquel de vuelta a Vigo) les arrebata despiadadamente. Pero esto no es una historia típica. Esta es la historia del Astonishing Andrew.” - Nasheera, cielo… -dijo Andrés, brevemente desconcertado ante lass lágrimas de ella, con una forzada voz grave que intentaba asemejarse a Humphrey Bogart y recordaba más bien a Fofito- Tengo que irme. Mis colegas han venido a por mí, no estaría bien que ahora no me largase con ellos. Además, hecho de menos desayunar corn flakes con vodka mientras veo porno. - ¿Qué? –preguntó Nasheera, confusa. - No importa. –dijo Andrés- Lo que realmente quiero decir… Hemos compartido momentos realmente especiales por aquí, tú y yo… - Sí… -respondió ella con los ojos brillantes. - Entonces… -continuó Andrés- ¿Qué te parece si hacemos que estos últimos minutos sean realmente memorables, nena? –la sonrisa de Andrés se amplió enormemente- ¿Echamos un polvete? –añadió guiñándole un ojo y palmeándole el trasero. - ¡Andrés Basteiro! –exclamó Nasheera, con un tono decepcionado que indicaba que a pesar del argot, había entendido perfectamente el significado de las palabras de Andrés- ¡Skrilot desconsiderado! –le dijo antes de marcharse rápidamente, sollozando. “Ante su predecible fracaso erótico-festivo, y un brevísimo momento de confusión, Andrés se encogió levemente de hombros y abandonó el lugar, con la descerebrada despreocupación que le caracteriza, aunque levemente empañada por la decepción de un posible affaire selvático con una atractiva nativa, que siempre había sido uno de sus fetiches. No es que esto fuese algo realmente notable. Andrés tiene un archivo de Word de 50 páginas con todos sus fetiches, para marcar los que consigue. Lleva archivándolo desde que tenía 12 años, muy rara vez desciende, y se complementa con un archivo de Access en donde tiene clasificados todos ellos por rasgos físicos, disponibilidad económica, y peligrosidad intrínseca.” - Sinceramente, no entiendo a las mujeres. –dijo Andrés acercándose de nuevo a sus amigos- Uno es amable con ellas, las impresiona, les propone sexo gratuito y muy probablemente indoloro… ¡Y se lo toman a mal! Y tú que tienes un vocabulario más selecto, ¿tienes idea de lo que puede ser un “skrilot”? –preguntó a Berto. - ¿Y yo que cojones sé? –contestó Berto- ¡Algo bueno no, de eso estoy seguro! Ahora cierra el pico, quiero enterarme de cómo va a acabar esto. –no muy lejos, Masacre intentaba reclamar su apuesta a Cata. - ¡Tus indudables encantos no podrán evitar que pagues lo que me debes, arpía fullera!Masacre saltó, haciendo gesto de coger sus armas en la espalda- ¡$&%#!exclamó al darse cuenta de que no tenía nada allí. Un breve roce en sus cartucheras le dijo que tampoco tenía su habitual armamento de fuego- ¿Y por qué no puedo decir tacos? ¡Ese puede decir tacos y no le ponen símbolos!añadió señalando a Berto- ¡No, en serio, tú, cacahuete, responde!no lo se, tío, no lo se… Tendrás que hablar con tus editores norteamericanos- ¡Eso me suena a estiércol de caballo, y huele peor que un triángulo roto! ¡Como me entere que es cosa tuya, te voy a hacer mantequilla de una paliza!no sería la primera vez…- ¡Y debería tener mi propia narración! ¡Y piña colada en mi camerino! Es más… ¿Dónde está mi camerino?no veo porque deberías recibir una atención mejor que el resto de los… - ¿Con quién se supone que habla? –preguntó Jenny. - ¿Qué importa, mientras le distraiga de que le debo diez euros? –respondió Cata- ¿Y quién iba a pensar que la desastrosa conversación “romántica” con esa chica no iba a terminar con violencia? - Bueno, si es eso lo que estás esperando, no te preocupes… -dijo Chama señalando con la cabeza a un furioso personaje acercándose rápidamente al grupo- Ese tipo lleva “problemas” escrito en la frente. - ¿Andrés Basteiro? –preguntó el recién llegado, ante lo cual, el resto señaló al interfecto. De hecho, Berto le empujó fuera del círculo de protección que inconscientemente creaban sus amigos. - ¿Sí? –Andrés intentó sonreír para no dejar traslucir el miedo que sentía- ¿Qué quieres, chavalín? ¿Un autógrafo del gran guerrero? ¿Un consejo amoroso? ¡UFFF! –gritó al sentir un poderoso par de puñetazos machacarle los abdominales. - No, sólo quería estar seguro. –respondió el tipo- No me gustaría pegar a alguien por intentar aprovecharse de mi hermana, rompiéndole el corazón por el camino, y que no lo mereciese. La próxima vez, no tendrás tanta suerte. –añadió- Clamaré el ritual del Uhtli Kathuli, y veremos quien sobrevive… -dijo alejándose- ¡“Gran guerrero”! –rió, de camino a la aldea cercana. - ¡Eso ha sido tan, tan, taaaaan divertido, que te rebajo la deuda a la mitad, Catalina!exclamó Masacre, palmeándose las rodillas de la risa- Chaval, a pesar de haberme dado lo que podría llamar (muy generosamente hablando) como una penosa primera impresión con tus ojos de cervatillo, has conseguido caerme bien. Tenemos que quedar para tomar unas birras un día de esto. ¡No cambies nunca, chaval!añadió dándole una palmada en la espalda que tumbó a Andrés en el suelo- Ahora, si me disculpas, tengo que hablar con Cable por todo el asunto del transporte. - El país… -dijo Andrés intentando tomar aire- ¡De las oportunidades! –exclamó antes de caer derrengado en el suelo, con una sonrisa en los labios; había logrado llamar la atención de su héroe. “Cable llevaba un buen rato parlamentando con Ka-Zar y Shanna, líderes de la comunidad prehistórica que había contribuido a terminar con los terroríficos planes de los mutados y Niño Listo. Antes de que Masacre entre en escena (y démonos prisa, por alguna razón los flashbacks recientes salen astronómicamente más caros que los antiguos), veamos parte de la conversación. ¡Dentro vídeo!” - Bueno, aquí tenéis mi tarjeta, púlsala si quieres hablar conmigo. –dijo Cable a Ka-Zar, ofreciéndole un pequeño paquete electrónico- Este paraíso prehistórico debe ser difícil de mantener intacto si las amenazas así son habituales, así que si surge algún problema en donde yo pueda ayudar, dadme un telefonazo. - Oh, no creas… -dijo Shanna con una leve sonrisa maliciosa- Todo esto se vuelve muy rutinario, una vez que te acostumbras… Cuadrillas de mutados, volcanes radioactivos, genetistas extraterrenos, vengativos dioses nativos, maldiciones arcanas, colapsos ecológicos varios, dinosaurios inteligentes, hongos de las palmeras… Uno llega a sentirse como en casa en un mes o dos. - De todas formas, es admirable que consigáis mantener la paz entre la mayoría de pueblos que viven aquí, por no hablar de la integridad de la Tierra Salvaje en sí. –repuso Cable- Mas aún teniendo en cuenta los recursos prodigiosos, tanto minerales como biológicos, de la zona. –añadió con un significativo enarcar de ceja. - ¿Cree que le recompensaremos con vibranium su apoyo logístico o directamente militar? –preguntó ariscamente Ka-Zar- ¿Cree que una oferta así es lo que basta para convertir al Señor de la Tierra Salvaje en un vulgar mercachifle? - No quiero faltarte al respeto, “Señor de la Tierra Salvaje”, pero eres más un poderoso embajador que un monarca omnímodo, y ambos lo sabemos. –señaló con su brazo tecno-orgánico la aldea cercana- Y es ese carácter plenipotenciario el que me interesa, tanto para proteger a la Tierra Salvaje de amenazas exteriores, como para mantenerla unida dentro de sus propios límites. - ¿Unida bajo su seno y poder, Nathan Christopher Dayspring Summers? –preguntó Shanna. Ante la expresión de sorpresa de Cable ante su nombre casi completo, ella rió divertida- ¿Te asombra que podamos tutearte si quisiéramos, hijo de Askani? La Patrulla-X (y tu padre entre ellos) son antiguos amigos nuestros. Estamos al tanto de ti, tu enrevesada cronología y tus aspiraciones. - Mis aspiraciones no son tanto de dominio como de confederación, Lord y Lady Plunder, si hemos de supeditarnos a nuestros títulos respectivos. –replicó Cable- Tengo a mi propia comunidad desprotegida ante los poderes fácticos del planeta, que no dudarían en verlos únicamente como fuentes de tecnología que confiscar y hacer propia. - La Tierra Salvaje ya se ha declarado como territorio independiente bajo la protección de la ONU, Cable. –dijo Ka-Zar- ¿Por qué deberíamos unirnos en alianza con naciones concretas, cuando nos encontramos bajo el amparo de la comunidad internacional por entero? - Porque ninguno de los dos sois tan ingenuos, y sabéis perfectamente que si a la comunidad internacional (o incluso sólo a los más poderosos entre ellos) les interesa el expolio de la Tierra Salvaje, se realizará, que duda cabe. –respondió Cable- Nuestra propia comunidad internacional podría ayudar ampliamente a la protección de pequeñas naciones estratégicas como las nuestras. - ¿Pequeñas naciones estratégicas como Latveria? –preguntó Shanna con desdén- ¿Pequeñas naciones dictatoriales incomprendidas? ¿Será invitado formalmente el Doctor Muerte a mostrar y compartir su sello como parte de una alianza semejante? - ¿Latveria? ¡Que maravilloso lugar!dijo Masacre, apareciendo por un lado, desde la conversación con los Amazing Friends ya narrada no mucho antes- Su rústico tipismo, la amabilidad de sus gentes, sus robots asesinos… Recuerdo que cuando estuve allí llegué a sentirme como si fuese un lugareño más… ¡Utilizan disparos letales contra todos por igual! - Un momento, Wade. –dijo Cable al recién llegado, ralentizando amigablemente su avance con un gesto de su mano- Ni mucho menos. Los tres sabemos diferenciar de sobra entre un dictador (benévolo o no), y alguien que se erige como líder cuando es la única forma de conseguir el bien de los suyos. –un susurro en torno a su oído izquierdo le hizo notar que los aletheianos presentes estaban totalmente de acuerdo con sus opiniones- De todas formas, tal vez (quizás) una serie de reuniones, más adelante, para hablar de nuestros posibles planes comunes os convenciesen de que resulta totalmente innecesario llamar a mi padre para que traiga al hijo pródigo de vuelta al redil de una oreja. –dijo Cable con una leve sonrisa dirigida hacia los Plunder. - ¿Cíclope? ¡Me encanta ese tipo!exclamó Masacre- ¡Estirado como una fábrica de escobas, pero atrae a macizas como la miel a los osos! ¡Si me hubiesen dado una mazorca de maíz por cada vez que he pensado lo tremendamente buenorra que está esa Jean Grey, a estas alturas ya me hubiese establecido en Kansas como granjero! Allí tendría encuentros secretos en el tractor y repararía pajares para recorrer el campo a toda velocidad… Sí… -en un breve momento de lucidez, y abandonando por el momento sus rústicas ensoñaciones, Masacre pareció sentirse ligeramente avergonzado- Ey, Nathan, perdona, quiero decir… -comenzó a disculparse ante la cara adusta de Cable- No quiero ofenderte, ¿sabes? Se que es tu madre y todo eso… ¡Pero Santa Madonna, Nate! ¡Debería haber sido Chica Dinamita antes que Chica Maravilla!a unos quince metros de allí, Andrés musitó “¡Dinamita!” en su letárgica semiinconsciencia- ¡Vaya bombón! Si tú hubieras salido chica, entre eso y lo que te molan los pistolones y demás, probablemente te estuviese tirando los tejos ahora mismo. Es un hecho científicamente comprobado (sí, lo digo en serio, he tenido algunos de mis propios viajes por realidades alternativas, cuando era más joven), no es que sea gay ni nada, ¿eh? Y no me malinterpretéisdijo mirando brevemente hacia Ka-Zar y Shanna-, algunos de mis presentadores de concursos televisivos preferidos son gays, pero… - Vamos, Wade… -dijo Cable, arrastrando a Masacre lejos de la pareja- Ya me has avergonzado bastante delante de los líderes tribales, muchas gracias. –añadió, sonriendo a los Plunder mientras se alejaban. “A unos diez metros de los Plunder, y otros tantos de Andrés y los Amazing Friends, Cable y Masacre se dispusieron a hablar, alejados de todos posibles oídos curiosos. Excepto, por supuesto, la sacrosanta tecnología y habilidad de Varo, el Vigilante, a cuyo sagrado voto jamás escapa cosa alguna que suceda bajo el manto de la atmósfera terrestre… Sí, me gusta darme el pisto, pero si no, ¿con que me iba a entretener?” - ¿De qué querías hablarme, Wade? –preguntó, una vez alejados lo suficientemente del grupo. - ¡Es hora de que los pingüinos abandonen el nido, Nate, colega!exclamó Masacre- La llamada de la selva, ya sabes… Aunque la selva está aquí, ellos quieren regresar a esa jungla de cristal que tienen a bien en llamar hogar… - ¿Los chicos quieren volver a su casa ya? –preguntó Cable. - ¡En efecto!respondió Masacre- ¡Volver a Vigo, sin vagar vacuamente por las vías venales que el vox populi vende como verdaderas! ¡Prepara tu tiqui-taca teletransportador (el mío me lo descacharró Magento, ya sabes), y rumbo a la aventura!

3 comentarios:

John Wheel dijo...

No sé que me impresiona más de Masacre, que quiera ser granjero o que hable como V.

Y creo que voy a probar eso de los desayunos de Andrés, parecen divertidos XD

Ch@RLie Slowpoke dijo...

Cuando pensaba que esta historia no podía perturbarme más, empieza Muertopiscina a hablar raro. Pingüinos que abandonan el nido, la jungla de cristal... ¡¡¡y el tiqui-taca (Salinas)!!! En serio, esta saga cada vez mola más.

Superlayo dijo...

Paco: A mí siempre me han acusado de desayunar cereales con anís, pero lo mío es 100 % natural. :p

Charlie: Me alegro de que le guste, Charlie, viejo amigo... ¡Porque lo bueno aún está por llegar!