jueves, 1 de octubre de 2009

2x01. Bienvenidos

"Que la cima de la colina estaba coronada por unas ruinas se hizo evidente cuando aún no habían llegado a mitad de camino de su ascensión. - No queda mucho de ellas -dijo David-. Unos cuantos siglos más y no serán más que un montón de piedras. Hay muchas así, esparcidas por todas partes. Nadie será capaz de descubrir nunca lo que fueron. Aquí no hay arqueólogos. La raza ha perdido todo interés en el pasado. La historia pesa demasiado. Supongo que en algún lugar debe haber archivado algún escrito que nos diga lo que fueron esas ruinas y nos cuente toda su historia. Pero nadie lo leerá, nunca. Ya no hay historiadores." La autopista de la eternidad, Clifford D. Simak Chicos, puede que en uno de los extraños futuros de ese aún más extraño libro de Simak no hubiese ya historiadores. Pero pasado el verano del 2009, a vuestro historiador favorito le quedaba tan sólo un curso para convertirse en digno de tal apelativo de iure, más aún que de facto.
El verano de 2009 trajo consigo momentos bastante destacados, desde tropiezos sentimentales a bailes y cantos hasta el amanecer (y más allá), pasando por mancuernas carcomidas, infructuosas búsquedas de Charmanders salvajes (por parte de algunos) y tardes de introspección filosófica con el mar, el viento y la arena como únicos compañeros reseñables.
En sus últimas coletadas, el estío trajo consigo mis dos primeras experiencias laborales, no remuneradas (en las profundas simas de la burocracia de Nava, ordenando expedientes modernos y recolocando antiguos en cajas más afines a su conservación postrera) y remuneradas (una breve tarde en donde el destino turístico de Oviedo y por extensión Asturias se situó en mis jóvenes manos), respectivamente, con especiales reminiscencias nostálgicas en el primero (que me situaba a 6 kilómetros de mi alma mater, Bimenes).
La llegada de Octubre marcó, como siempre, el retomar de una nueva etapa en mi blog, por supuesto, planteando con fuerzas renovadas distintas ideas que se me pasaron por la cabeza, con reseñas de distinto calibre y temática, y, por supuesto, el comienzo de una nueva saga de Astonishing Andrew, el fan-fic más alocado a este lado de la Cordillera Cantábrica.
Lo cierto es que, en aquel momento, ni yo ni nadie (nadie humano o desprovisto de tecnología de viaje temporal, al menos) sabía que podía esperar de este nuevo curso o temporada en el blog... Pero descubrirlo, como la vida misma, resultaría ser toda una aventura, que os iré contando poquito a poquito.

4 comentarios:

Alejandro Alaiz dijo...

Eyyy! Que bueno que volviste!

Ánimo para este curso y no dejes de compartir con nosotros lo bueno que hay en ti a través de las palabras.

Un abrazote!

Wherynn dijo...

Regreso, como el frio viento en nuestros rostros, los amigos de erasmus, las hojas secas y rojizas, los apuntes... etc.

Mi blog no caduca en verano, solo se aletarga. Aunque tal vez no entendio usted la referencia firmante.

A proposito de firma... me debe usted una firma, pues es la unica persona que no me expresa sus pensamientos acerca de su historia cumpleañesca, lo cual aparte de convertirlo en alguien unico le convierte en un borde, XD.

Es broma, que me caes bien.


Fdo: Lady Whers.

Repelux dijo...

¡Al fin! Espero ansioso tus nuevas entradas. ¡Que este año sea productivo en todos los campos (incluido el campo de la excelencia)!

Superlayo dijo...

Alex: Empiezo con las pilas bien cargadas, están programadas cosas (escritas y pendientes por escribir) hasta Diciembre.

Eva: Me refería a que era mi blog el caduco. Y vale, no comenté, pero lo hablé contigo... Eso es comentar, ¿no?

Repelux: Da gusto tener un público tan fiel.