jueves, 9 de julio de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 11 (Última parte)

“Ajeno a todas estas movidas, Cable, ligeramente cansable, pero aún así con gran resistencia física, avanzaba entre la maleza en dirección al fuerte de los mutados, guiado ahora por los aletheianos, que una vez asegurados que los seres vivos que podrían ser capaces de revelar la existencia de Providence estaban en lugar seguro (o muertos, en el caso de Masacre), se habían reunido con su líder.” - ¿Encerrados en una celda? –preguntó Cable, resoplando ligeramente- ¿Y ya son conscientes de que les vigiláis y que deben guardar silencio? –dedicó toda su atención a la respuesta de los aletheianos, lo que casi le causa darse con una gran rama- De acuerdo. De todas formas, si decís que había conflicto, será mejor que intervenga antes de que les pase algo a esos chicos. –dijo llegando al claro- ¿Eh? ¿Wade? –se inclinó ante el cuerpo inerte de Masacre, con el cráneo destrozado- Chico… -musitó, mientras utilizaba su cuchillo de adamantium para cortar trozos de casco de la cabeza del mercenario- Esto va a llevar su tiempo para curarse. Ojalá tuviese algo para sujetarte el cráneo mientras cura, temo que se desparrame algo y no cure bien… Entre eso y las esquirlas metálicas que pudiesen quedar por dentro (y que no estoy seguro que quiera manipular por ahí dentro a mano), es posible que puedan producirse daños mentales… -escuchó un rato, en parte al fragor de la batalla cercana, pero principalmente a los aletheianos- Ese es un comentario bastante desafortunado para una especie que dice haber superado el rencor hace milenios. Las trastadas de Wade en Providence son solo fruto de su flujo neuronal constante. - ¿Masacre, ese mercenario bocazas, muerto? ¿Y aquí? ¿Qué sentido tiene todo esto? –preguntó Andrés, quien, muy sensatamente (habida cuenta de su ineficacia en la lucha cuerpo a cuerpo) se había escabullido de entre el combate entre mutados y aliados de Ka-Zar (¿por qué no ka-zarianos?) y había llegado a las inmediaciones de la torre- Esto es… Es… -el ligerísimo brillo en sus ojos desapareció para dar paso a la más total desesperación- ¡Nooooooooo! –gritó- ¡Era demasiado costroso para morir! ¡Eres malvado, cartaginés musculitos, y morirás por ello! –amenazó intentando herir a Cable con la lanza que llevaba. Sí, llevaba una lanza. ¿Pasa algo? - ¡Ey, tranquilo, chaval! –dijo Cable, rompiendo la lanza con su brazo metálico- No está realmente muerto… Dale tiempo suficiente y estará gritando “chimichanga” hasta que nos sangren los oídos. Tú debes de ser Andrés, ¿no? –preguntó, atento a la descripción física que otrora le hicieran los Amazing Friends- Dejemos a Wade aquí, tus amigos están buscándote, pero ahora están temporalmente en una celda. “¡Mientras Andrés se encontraba con Cable y emprendían el camino a la reunión entre la largamente esperada reunión entre los Amazing Friends y el verdadero Andrés (¡recordad, no se han visto desde el Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 3, fieles creyentes!), Ka-Zar se enzarzaba en una fiera lucha mano a mano con Kraven, el Cazador, quien había mutilado a su fiel tigre dientes de sable, Zabú! ¡Argh, posiblemente esta se trate de exclamación más larga de la historia de Astonishing Andrew!” - ¡Pagarás por lo que has hecho, cazador! –amenazó Ka-Zar lanzándose sobre su oponente con una lanza- ¡Enfréntate al señor de la Tierra Salvaje, y a tu sangriento destino! - ¡Dices bien, pues Sergei Kravinoff es cazador, y no presa! –replicó Kraven parando el envite con su machete y la fuerza de sus poderosos brazos- Y en este entorno, ¡Kraven el Cazador es supremo! ¡Tu cadáver alimentará a los carroñeros esta noche, Ka-Zar! - ¡Al contrario! –dijo Ka-Zar ejerciendo una mayor presión- ¡Serás tú el cadáver, con el colmillo de Zabú clavado profundamente en tu corazón! –al tiempo que parecía ganar distancia hacia Kraven, sin ser consciente de que este había soltado un brazo para echar mano a otro cuchillo en su cinturón. - ¡Hombres! –exclamó Shanna la Diablesa, al tiempo que evitaba, lanzando una piedra contra el cuchillo, que este se clavase en el costado de Ka-Zar- No puedes vivir con ellos… -segundos después, se deshacía de su propio oponente con una ágil patada en la entrepierna- ¡Pero sin ellos tampoco! –añadió mientras Kraven y Ka-Zar continuaban luchando entre sí. “En la celda de Mah-Lakar, ocupada por la interdicha y nuestros entrañables Amazing Friends, la puerta salió despedida de sus goznes hacia el interior, ante el tremendo disparo del arma de Cable. Aunque Andrés (que ahora asomaba por detrás del corpachón de Cable) hubiese dicho probablemente que se debió a la fuerza sobrehumana de su nariz mágica, los gritos no hubiesen dejado oírle.” - ¡La madre que lo parió! –gritó Berto, quitándose la puerta de encima y echándola a un lado- ¿Quién cojones no sabe picar a la puerta como una persona normal? - ¡Berto, mi entrañable maltratador! –gritó alegre Andrés al verle, avanzando hacia allí- ¡Mis cuatro beldades habituales, las musas de mis mejores genialidades! –añadió mirando hacia las chicas- ¡Chama, mi amable casero y confidente! ¡Ufff! –exclamó al golpearle Berto en el estómago. - ¿Ves en qué problemas nos vemos metidos por tu culpa, subnormal? –preguntó, al tiempo que avanzaba hacia Cable- ¿Cuál es el plan, Cable, viejo amigo? –dijo, ignorando al dolorido Andrés. - Bien, Berto (y el resto)… -dijo Cable- Yo me iría muy alegremente de aquí junto a vosotros y el cadáver en proceso de curación de Masacre, pero mis contactos (ya sabéis a que me refiero, y se niegan a revelarse para actuar) me comentan que el líder mutado de aquí pretende alterar el mapeado magnético del planeta, creando desastres a tutiplén y caos por doquier. - Este chico es idiota. –dijo Mah-Lakar, golpeándose la frente y moviendo ligeramente la cabeza. - ¿Y quién es ella? –preguntó Cable. - La madre del mutado al que te refieres, Niño Listo. –explicó Chama- Tiene ciertos desacuerdos con él, como puedes deducir del hecho de que esté recluida en una celda. - Supongo. –respondió Cable- Bueno, de todas formas, y aprovechando que todos los efectivos militares (prácticamente) están ocupándose con la tribu de indígenas que vino con Andrés, tenemos que ocuparnos de destruir esa máquina antes de devolveros a Vigo. Si queréis que haya un Vigo adonde regresar, claro está. - ¿Tribu de indígenas? –preguntó Cata. - ¡Sí, es una historia apasionante, os la contaré con pelos y señales! ¡Resulta que…! –comenzó Andrés, antes de ser callado por un golpe en la cabeza de Berto. - Luego. Y con cervezas. –añadió dirigiéndose a la puerta- ¿Vamos, o no? ¿Y tienes más armas de esas, o tenemos que arreglarnos a pedradas? “Y así, nuestros intrépidos muchachos emprendieron una embestida escaleras arriba (y arriba, y más arriba, y luego un poco para abajo, tercera puerta a la izquierda, de nuevo arriba por otras escaleras, y finalmente al fondo a la derecha; si dudáis de cómo podían orientarse entre todo ese follón, les guiaba Cable, susurrado por aletheianos), hasta llegar al centro científico de la base de Niño Listo… Desde allí, parapetado desde la puerta, donde se veía a un incansable Cho realizar los últimos ajustes en la máquina magnética de Niño Listo, Cable se preparaba para disparar sobre Barbarus y dejarlo inconsciente (sí, sus armas son tan enormes y molonas que matan y dejan inconsciente, al mismo tiempo y por separado), antes de controlar a Niño Listo, cuando…” - ¡Niño Listo, tu malvado plan ha llegado a su fin! –gritó Andrés corriendo contra él- ¡Enfréntate a la furia de Andrés Basteiro, asesino de mercenarios bocazas superchachimolones! - Vuestro chico parece ser aún idiota que el mío… -comentó Mah-Lakar. - Sigh… -suspiró Chama. - Y sorprendentemente menos hábil en la lucha, a pesar de todo, también… -añadió Mah-Lakar al ver como Niño Listo se las había arreglado para apresar a Andrés y ponerle un cuchillo en el cuello. - Bajad las armas, o me cargo al idiota, al que parece que tenéis cierto cariño. –amenazó Niño Listo- Y Cho, activa esa máquina de una puñetera vez, tengo inteligencia suficiente como para saber que las últimas comprobaciones sólo intentaban hacer tiempo para ver si esos apestosos indígenas lograban hacerse con la fortaleza. - ¡Chavalín, no lo hagas! –exclamó Berto- ¡Sacrificaríamos a Andrés gustosamente por el bien del mundo! Lo haríamos, ¿verdad? –preguntó al resto. - Sip. –respondió Graciela- Aunque sinceramente, el hacerlo por una buena causa le quita bastante de su gracia… - ¡Silencio! –ordenó Niño Listo- De todas formas, ya es tarde para que vuestra ofensiva consiga nada. –dijo señalando con la cabeza hacia el cristal protector que bajaba rápidamente para separarle de sus enemigos. - Quizá subestimas nuestra inteligencia, Calimero… -dijo Andrés- ¡Tengo una bomba! - ¿Una bomba? –preguntó asustado Niño Listo soltando ligeramente su presa. - ¡No, pero sí una cabeza tan dura como la tuya! –comentó Andrés golpeándole a cabezazos en la cara de Niño Listo hasta que consiguió que le soltase. En ese momento, se lanzó hacia las máquinas, en un intento de manipularlas, pero fue detenido al momento por Barbarus- Oh… -dijo disgustado. - No se a que viene tanto alboroto… -dijo Cho- Estaba deseando hacer esto. –añadió pulsando un botón en la maquinaria, activando las energías magnéticas de la misma. - ¡No! –gritaron nuestro Astonishing Andrew, sus Amazing Friends y Cable. - Sí. –dijo Cho con sonrisa maliciosa, al tiempo que veía como Niño Listo y Barbarus caían al suelo, retorciéndose de dolor. Pronto, las extremidades del segundo se convirtieron únicamente en cuatro (contando las piernas), y la cabeza del primero se redujo a tamaño normal- Sabéis… -explicó mientras Cable destruía la campana de cristal con su arma- Los poderes de los mutados procedían de manipulaciones genéticas magnéticas… Echando mano de los archivos experimentales de Magneto y el propio Niño Listo, no fue difícil modificar la máquina para que les devolviese a su estructura genética inicial. ­–señaló hacia la ventana- Y el efecto se extiende; así que calculo que en una hora todos los mutados de la Tierra Salvaje vuelvan a su estado primigenio. La batalla de ahí fuera, desde luego, ha terminado. –dijo, mientras el resto miraban como el resto de mutados se desplomaban entre convulsiones en el suelo. Un malherido Kraven, con el colmillo de Zabú clavado en una pierna, se tambaleaba hacia la selva, habiendo tumbado a Ka-Zar en el suelo, aprovechando que un gran mutado le inmovilizaba allí- Y seguro que esto pacifica un poco la zona, con menos tipos con poderes, al menos igualará las cosas. - ¡Jerónimo!gritó Masacre, saltando desde la puerta, donde había aparecido repentinamente, y clavando un objeto afilado y blanquecino en la máquina central. - O no… -dijo Cho- No creo que el efecto pudiese llegar siquiera a internarse en la selva. ¿Quién demonios es este idiota? - Este idiota acaba de salvar el día, chavalín.respondió Masacre- Respeta a tus mayores. - ¡¿Podéis dejar de llamarme todos chavalín?! –gritó Cho. - Tranquilo, muchacho. Lo has hecho bien. –dijo Cable, palmeándole un hombro. - No se hasta que punto “muchacho” es mejor… -comentó Cho, mirando a Cable frunciendo el ceño. - ¿Cómo has llegado aquí, Wade? –preguntó Cable- ¿Y con qué demonios te has cargado la máquina, si no tenías espadas? - ¡Con mi tibia, viejo amigo!respondió este- ¡Mi tibia partida a la mitad! Ya me está creciendo, de todas formas.dijo palmeándose la pierna izquierda- Subir hasta aquí a la pata coja no ha sido fácil… ¡Pero merecerá la pena cuando rasgueé mi guitarra con esta monada!dijo alzando la tibia rota, arrancándola de la máquina. - ¡Dinamita! –gritó Andrés, reclamando atención, especialmente de Masacre. Y como final de saga bastante lamentable. “O quizás no tan final, puesto que en nuestro próximo número, como aniversario (12 números ya, you know) de Astonishing Andrew and his Amazing Friends podréis disfrutar de… ¡Un entrañable epílogo a la anterior saga, y el cierre de subtramas varias! ¡La narración del primer encuentro, aún inédito, entre Andrés y Masacre, estando ambos vivitos y coleando, y su sonado reencuentro! ¡El comienzo de una nueva y peligrosa aventura para nuestros protagonistas principales y nuevas subtramas para nuestros secundarios más marvelianos! ¡Y como invitado especial durante esta nueva saga al completo, uno de los mayores villanos del Bastteiroverso! ¡Y no nos referimos a Magento! ¿Os sentís capaces de perdéroslo? ¡Porque yo no!”

3 comentarios:

paco dijo...

La imagen de un Masacre tocando la guitarra con su propia tibia es inenarrable.

Me intriga que nuevas aventuras les esperan a los Amazing Friends.

Wherynn dijo...

Me ha caido especialmente bien Berto en este numero, no se por que... jajaja. ¿Es Berto el primo de Varo? hace tiempo que me perdi...

Mira hombre, al dibujante se le contrata y si fuera necesaria una traduccion al ingles para los de Marvel, me ofrezco (¡denme trabajo, denme trabajo por caridad!) y de ahi a montarse en el dolar.

Bsots!

Superlayo dijo...

Paco: ¡Si le intriga, eso significa que hago bien mi trabajo! A todo el reparto les espera su aventura probablemente más peligrosa hasta la fecha, cuyas pistas (como las de sagas subsiguientes) se han ido plantando concienciudamente en episodios anteriores.

Eva: Berto no es primo de nadie. De nadie que yo conozca y/o escriba, gracias. Pero ninguna relación con nuestro cacahuete narrador preferido más allá de la amistad (postuma, puesto que aún dan por muerto a Álvaro).