domingo, 17 de mayo de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 9 (Primera parte)

Magneto tenía razón. Lema de camisetas revolucionarias mutantes. - Tú, que te haces llamar Álvaro… ¡Uatu, el antiguo Vigilante de la Tierra, te conmina a aceptar tu verdadero destino! - ¡Santa matrioska! ¡Un peludo y Vigilante Beatle! ¿Pero qué has venido a hacer aquí, y por qué interrumpes la ya de camino a clásica (aunque odiada) exposición de textos salteados de antes de la historia? ¡Apenas si me has dado tiempo a poner una línea! - ¡Tú, ser cacahuete, estás destinado a convertirte en el siguiente Vigilante de este orbe azul! Por razones que yacen aún inéditas, archivadas en mi ciudadela de la Zona Azul de la Luna, bajo la denominación de AAahAF@1 y AAahAF-1, mis compañeros me han obligado a relegar mi tarea de conservación de la Historia terrestre, y tú eres el elegido por el consejo de Vigilantes para ocupar el cargo. - ¿Qué pasa, las oposiciones para Vigilante son chungas, o qué? ¿No hay relevo generacional? ¿Y por qué yo? - Tu estado actual, debido a un Cubo Cósmico, junto con tu exposición a tecnología evolucionadora, te ha proporcionado suficientemente habilidad como para cotejar las obligaciones de un Vigilante. Y nuestro voto de vigilancia excluye la actuación, incluso la sexual. Tan sólo se procrea una vez cada eón. - Ehm, vale, tío (demasiada información), pero, al margen de lo frustrante que debe ser eso… ¿Sabes qué a veces no me entero de cosas por exigencias del guión, que no soy omnisciente de esos, no? No es que tenga nada de malo ser omnisciente, alguno de mis mejores amigos son omniscientes, no quiero ofender, pero arruina tramas, ya sabes. - Soy consciente de todo eso. Tendrás que valer. - Oye, y al margen de eso… ¿Es verdad que el Hulk rojo ese te saltó dos piños de una leche? - No existe tal cosa como un Hulk rojo en el universo 542. De hecho, para que su existencia no se extendiese más allá del Universo 616, el Tribunal Viviente ha ordenado el exterminio de los distintos Jeph Loebs que plagan el Multiverso. Puedes observar, si te place. - ¡Mola! Esto… ¿Y tengo que trasladarme a la Luna, o como va eso? - Aún no, al menos. Podría trasladarte a mi sagrada ciudadela, sí, e incluso concederte el don de la movilidad, pero aún ahora, expulsado de mi sagrada orden, no interferiré en asuntos mundanos. Permanecerás bajo el cuidado de S.H.I.E.L.D. - Que salao. Bueno, pues ya has interferido, hermoso… Me has hecho perder valioso espacio para introducir el número 9 de Astonishing Andrew and his Amazing Friends. Precisamente cuando empezamos (más o menos) saga, ya sabes…
“Por supuesto, estáis acostumbrados a los cliffhangers, esos molestos finales de historia que os dejan con ganas de más hasta el mes que viene. Puede que recordéis que en el último número Niño Listo, el líder de los mutados de la Tierra Salvaje, revelaba al genio adolescente Amadeus Cho que debía ayudarla a invertir la polaridad magnética de la Tierra, con erótico resultado. Y sí, podría haberme currado una presentación más interesante y/o chistosa, pero un tío cósmico con melena me ha estado distrayendo con varias chimichangas. Pero bueno, daos con un canto en los dientes, que por lo menos podéis solucionar este hilo argumental ya, nada más empezar el número. ¡Así pues, en la Tierra Salvaje, un estupefacto Cho seguía escuchando los siniestros desvaríos del mutado selvático!” - ¡Invertir los polos magnéticos siempre fue uno de los sueños del Amo del Magnetismo! –afirmó Niño Listo- Aunque él no esté para aprovecharlo, los mutados sabremos aprovechar la oportunidad que esto supondrá, bajo nuestro férreo dominio. - Tío, ¿tú te estás oyendo? –preguntó Cho- ¡No estás hablando de una tortilla de frijoles que des la vuelta en la sartén! ¿Tienes la más mínima idea de lo que iba a pasar si inviertes la polaridad magnética de la Tierra? ¡Terremotos y volcanes como si fuera un 4 de Julio, sólo para empezar! ¡Y no creerás que tu precioso refugio selvático iba a quedarse tan tranquilo! - Se perfectamente lo que hago, Cho. –musitó el mutado- No creas que mi macrocefalia está rellena únicamente de hueso. - No, seguro que también tiene especias y muchas cosas bonitas... –suspiró Cho- Venga, confiesa, perillita… Tu madre se entendía con un Pachycephalosaurus, ¿verdad? Aunque con los tiempos que corren, seguro que las tarifas han subido… - ¡Silencio! –gritó Niño Listo- Te podría hacer una lista de las razones por las que no deberías enfadarme, niñato, y ahora mismo iría parejo a la lista de miembros y órganos que podría arrancarte dejándote aún vivo para que ayudes en mi plan. - No obstante, tu plan hará hervir la Tierra como un cocido madrileño, incluida la Tierra Salvaje. - Tienes hambre, ¿verdad? - … Sí. –respondió Cho con cierta vergüenza. - Barbarus, conduce a nuestro invitado a sus estancias. –ordenó Niño Listo a su compañero mutado- Pero átale de nuevo, por si acaso, y que Mah-Lakar le de de comer. Tiempo habrá de demostrarle que tengo todo mi plan absolutamente bajo mi control… “¡Esta por ver si Niño Listo realmente sabe lo que está haciendo, y si su madre les hacía cuscurrinas a dinosaurios en sitios inadecuados! Pero mientras tanto, veamos que tal les va a mis muy queridos compadres, en su misteriosa localización junto a Cable y los aletheianos. En el anterior episodio, como sin duda recordaréis, la incoherencia de Masacre hacía dificultoso averiguar que había sido del verdadero Andrés…” - ¡Prometiste decirnos donde estaba Andrés si te ganaba al Sing Star, y he cumplido! –dijo Berto dándole un puñetazo a Masacre- ¡Desembucha, hijo de perra, y deja de acusarme de hacer trampas! - ¡Y un jamón de Playboy!exclamó Masacre devolviéndole el golpe en el bajo vientre- ¡Yo se quien me ha robado el mes de Abril, y has sido tú, musculoso partenaire abotargado! ¡Mira lo que has hecho! ¡Me has hecho hablar en francés, y sabes perfectamente que no soy ese tipo de francocanadiense! - Esa canción de Sabina me tocaba a mí, anormal… -jadeó Berto tras recibir el golpe- Si tu voz de Colombo no sirve para cantar los Bee Gees no es mi problema, colega… ¡Habrás enfurecido a algún dios que te castigó, no haciéndote digno! - ¿¿Osas criticar mi voz, como en aquel reality show de cante-baile-folleteo donde no me dejaron entrar por razones que la Historia juzgará con posterioridad?? ¡¡SE ACABÓ!! No more mister nice merc! ¡Esto solo puede resolverse a tiros, aunque tú muerto de cualquier otra forma, y yo bebiendo tequila sobre tu cráneo desollado, me satisfaría, igualmente! ¿Dónde están mis armas? - Sabes perfectamente que los aletheianos no permiten armas en su refugio, Wade. –comentó Cable- Fueron devueltas al lugar de donde vinisteis poco después de vuestra llegada. “Pequeño inciso flashbático. Podéis confiar totalmente en la palabra del mutante Cable (eh, y lo digo solo como definición, no es racismo, no podéis acusarme de nada. Algunos de mis mejores amigos son mutantes. Vale, no lo son, pero están trallaos, bien podrían serlo. Mutación psicológica, o algo). Esto… Sí, como decía, hace unas horas, en el piso de Vigo, en donde aún intentaban captar rastro de Masacre…” - ¡Aaaaaah! –oyó Pelayo desde el balcón, en donde contactaba con su helitransporte, dando las órdenes necesarias en aquel momento. - ¿Qué demonios? –preguntó entrando corriendo en la casa, yendo hacia el salón. Allí se encontró a Steinbeck tirado en el suelo, de espaldas, aullando- ¡Steinbeck, maldita sea, comparto tu opinión, pero te he dicho que si tanto te traumatiza la pornoteca de Andrés, intentes no mirar hacia las carátulas! ¿Steinbeck? –preguntó al ver un charco de sangre. - Cayó… -susurró Steinbeck, con la mano a un lado de la cabeza, de donde brotaba la sangre- Apareció con un zumbido y cayó del techo, y… -señaló a una oreja tirada en el suelo, junto a la cimitarra de vibranium, pistolas y otras armas de Masacre. - Ay, Dios… -suspiró Pelayo- Tranquilo, Steinbeck, lo más seguro que nuestros médicos puedan reimplantártela y… -la bomba anteriormente injertada en el cráneo de Masacre apareció entonces, cayendo sobre la indefensa oreja y reventándola en mil pedazos- O no. –añadió mientras Steinbeck seguía gritando- ¡Equipo médico a mi posición! –ordenó Pelayo a través del comunicador- ¡Y vuelvan a traer la tecnología de escáner más potente que tenemos, puede que esta vez, con la nueva teletransportación, tengamos más suerte! “Fin del pequeño inciso flashbático. Retomamos nuestra conexión con el Tríangulo de las Bermudas, misteriosa zona marítima que oculta a los alienígenas aletheianos, a su posible salvador, Cable, y a sus reticentes invitados, incluyendo al violento y violentado mercenario bocazas, Masacre. Para ganar puntos en la cartilla de Vigilante, a ver si me suben el sueldo, o me pagan, o algo, hago notar que apenas ha pasado un picosegundo.” - ¿Me han afanado las armas?preguntó Masacre, razonablemente enfadado- A ti no te han quitado tu enorme brazo metálico aporreador, ¿no es cierto? ¡Y sin embargo a mí me roban mis armas! ¡Son unos malditos racistas, eso es lo que son!monologó mientras Berto se recuperaba del golpe. - Bueno, creo que al menos deberías agradecerles que te quitasen también el explosivo de tu cerebro… -comentó Cable. - ¿Quién se lo ha pedido? ¡Yo no necesito armas al uso para acabar con mi enemigo! ¡Cualquier cosa en mis manos es un arma! ¡Incluso un barco! ¿Quieren pureza? ¡Yo les devolveré el significado inicial de la palabra nunchaku!añadió girando peligrosamente un mando de la Wii frente a su oponente- En garde! ¡Rayos, has vuelto a hacerlo, Berto!dijo saltándole por encima, enganchándosele en la espalda y comenzando a estrangularle con el cable. - Wade. –dijo Cable, que se había levantado y apretaba la traquea de Masacre, separándole de Berto- Ya basta. Todos sabemos que estás deseando contar tu historia… - ¿Veis lo que decía del brazo?preguntó este, calmándose un poco- Esta bien, retiro alegremente mis amenazas. Os lo contaré todo. En el principio, crió Dios el cielo y la tierra. La tierra, empero, estaba informe y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas. Dijo, pues, Dios: “Sea hecha la luz.” Y la luz quedó hecha. Y vio Dios que la luz era buena, y dividió la luz de las tinieblas… - Abrevia, Wade. –ordenó Cable.

2 comentarios:

Whers dijo...

Que salao, me gusto eso del cocido madrileño, jaja.

Desde cuando Dios "crio" el cielo? ay ay, conviene revisar antes de publicar, xdd.

bs! sigue asi!

Superlayo dijo...

Eva: La Biblia donde consulté el texto, que he puesto literalmente, ponía crió, y no estoy seguro de que sea una errata, a saber...