viernes, 13 de marzo de 2009

Un día de cólera

En mi temporada de exámenes (¡Temporada de patos! ¡Temporada de conejos! Eeeh, lo siento) de Febrero, me leí el último libro de Arturo Pérez-Reverte, Un día de cólera, basado y desarrollado durante el día que puede considerarse como iniciador de la guerra de independencia española, el 2 de Mayo de 1808. Por supuesto, el libro salió a la venta el año pasado, cuando teníamos el 200 aniversario hasta en la sopa (vamos, nosotros por Historia ya sabíamos que iba a caer algo de eso en el examen de Contemporánea de España; cosa que tampoco era necesariamente malo, todo hay que decirlo), y se observa el cariño que Reverte tiene a la Historia, por la minuciosidad de los datos que se encuentran en la novela. Una novela que, como nos advierte la contraportada, no es ni ficción ni Historia, puesto que utiliza datos y personas rigurosamente históricas, pero las utiliza, y de sus bocas salen, diálogos novelados (salvo quizás de algunas personalidades cuyas frases y pensamientos pudieran derivarse de testimonios escritos posteriores). El libro se hace a veces arduo, porque es difícil centrarse debido a la cantidad de gente (con nombres, pelos y señales) mencionada a lo largo de sus páginas. No obstante, sí resuenan por todas ellas la visceral reacción del pueblo de Madrid hacia la invasión francesa, un odio (provocado por los desmanes de los invasores) que desatará una furia asesina que terminará con una masacre que, en su momento, de nada sirvió militarmente, salvo como piedra de toque para uno y otro bando. ¿Qué sentido tuvo el 2 de Mayo? La Historia nos sugiere que José I hubiese sido mejor rey de España que el indeseable Fernando VII (que usaba paletó), y probablemente habría tenido lugar una gradual liberalización que nos hubiese ahorrado grandes disgustos de la Historia de España en la Edad Contemporánea. Muchos madrileños se alzaron en defensa de la patria, mientras sus legítimos defensores (las grandes fuerzas del ejército) se mantuvieron inanes al conflicto. Por mucho que Pérez-Reverte intente dar un barniz de heroísmo y patriotismo español a la obra, yo solo soy capaz de ver una masacre absurda (ojo, desde ambas partes), y sin sentido. Y el sentimiento que transmite es tristeza y melancolía.

8 comentarios:

Adán dijo...

Entiendo... así que lo que estás diciendo es que ahora mismo... ¡¡todos deberíamos escribir cartas para que el gobierno Español entregue nuestra soberanía a la República Francesa!!

O algo así.

En cualquier caso, me gusta mucho tu visión del asunto. Al fin y al cabo, al pobre José I (qué mal sienta eso de castellanizar todos los nombres de reyes...) no le dejaron ni intentarlo casi... pubrín.

Un saludo!
Adán.

Javi_Pichu dijo...

Muchas (tal vez ¿todas?) de las masacres de la Historia han sido absurdas, ¿no?

Masacres aparte (ha habido muchas y bueno, al fin y al cabo la del 2 de mayo sería una más sino fuera -creo yo- tan importante para el devenir de nuestra Historia Contemporánea), detrás de todo acto que pueda ser considerado de patriotismo (¿por qué no?) hay que tener en mente que se trataba de personas con una vida y con un nombre; soldados y gente del pueblo eran todos y cada uno de ellos personas. Como tantas otras que se mueren día tras día :S

Pero es importante, ¿no? Si no hubiera tenido lugar aquella, digamos, reivindicación de independencia respecto al invasor francés, ¿qué hubiera ocurrido después?

Y la rabia que le da a uno estudiar los desmanes de Fernando VII después del amago liberal...

Wherynn dijo...

Y he aqui un chico de historia...

bs!

Ch@RLie Slowpoke dijo...

Bueno, yo creo el 2 de mayo está históricamente sobrevalorado, pero claro, ocurrió en Madrid, luego ha de ser importante... Y pueden apedrearme cuando quieran: no he leído nada de Pérez Reverte :S

Superlayo dijo...

Adán: Antes muerto, enterrado y agusanado que entregarle territorio alguno a la República Francesa. :p Que por otra parte es probable que hubiese tardado más en volver a ser tal si los españoles no hubiésemos interferido con los planes napoleónicos.

Pichu: El recordarnos a personas vivas, con nombres e historias personales, es uno de los grandes logros del libro, por otra parte. Y entiendo la necesidad de venganza contra parte de los invasores franceses, pero probablemente sin esta guerra, hubiesen tenido lugar una serie de reformas liberales que nos hubiesen ahorrado muchos disgustos (entre ellos, a Fernando VII).

Eva: ¿Qué me quieres decir con eso? :p

Charlie: Históricamente, hasta la Edad Contemporánea, bien pocas cosas (excepto las decisiones de gobierno como sede del Reino cuando lo fue) han pasado en Madrid... Y tranquilo, no creo que sea necesario leer a Pérez-Reverte para llevar a una vida plena. Aunque sus artículos de opinión siempre son interesantes de leer.

Javi_Pichu dijo...

Calla calla, Superlayo, no me compares a D. Pérez Reverte con la mítica figura de D. Juan José Millás!!!

Superlayo dijo...

Pichu: Ah, que crack, Millás. No obstante, los artículos de opinión de Pérez-Reverte pueden ser tan interesantes (o más) que los de nuestro ínclita fuente de comentarios de texto en Bachiller.

nachoga dijo...

Si nuestros políticos leyeran más los artículos de Pérez-Reverte y se dejaran "aconsejar" un poco por ellos, cuántas tonterías nos ahorraríamos de ver y oir. ¡Ah, utopía!

Momento para nombrar a Daoíz y Velarde, artilleros ellos, que salían en las priemras páginas del libro (confieso que no avance más de la página 70-80.... no me enganchó...). Plaza haberla haila en Oviedo.

Y si hubiéramos sido un poco más afrancesados, algo más de "cultura" popular hubiéramos tenido y no habríamos sido tan cerriles y estrechos de entrecejo.... Olalá, y eso que, salvo Astérix y amigos y poco más, los vecinos no son más ni menos que vecinos, que no es poco.

Recomiendo leer El húsar del mismo P-R, para ver otra visión de la Independencia desde otro ángulo.