sábado, 7 de marzo de 2009

Mi funeral, nene

He dejado pasar un tiempo antes de utilizar una idea transmitida desde ese diabólico blog que no deja comentar a la gente honrada, bien por falta de tiempo o de ganas, o por motivos poco halagüeños que no impulsaban a tratar el tema desde esta perspectiva. El blogger anteriormente conocido como Adán (y ahora también, pero bueno) presentaba la idea de escribir (con la idea de meme, y siempre haciendo alusión a la fuente original) como desearíais que fuese vuestro propio funeral.
Yo pensé en hacerlo desde un principio, aunque en distintas conversaciones con Pichu y otra gente dialogamos acerca de la frivolidad o el egoísmo de esta iniciativa. Supongo que podría convertirse en frívola quien se lo tome como tal, pero por ejemplo, mi propio abuelo ya ha comentado cual quiere que sea la canción que suene en su funeral, y la considero una elección muy apropiada.
Respecto al egoísmo, lo primero que me sale es un sonoro: ¡Maldita sea, es mi funeral! Esto es, que en cuanto a que los últimos deseos tienden a respetarse, no veo porque debería considerarse egoísta que uno quiera dejar marcados determinados gestos en su propio funeral. Puede entenderse que el funeral es una celebración, una despedida y un recuerdo del difunto desde sus allegados, ¿pero dificulta en algo eso un toque personal del finado? Yo no lo creo así.
Pero centrándonos en mí, que a eso iba, desearía que hubiese una canción de fondo en algún momento, deseo un funeral según los ritos católicos, por lo que bien podría ponerse durante la homilía. Se trata de un tema instrumental (excepto un breve fragmento final, muy adecuado, de todas formas) sacado de la banda sonora de El Rey León, más concretamente, King of Pride Rock, que personalmente me transmite fuerza y esperanza en un más allá.
Si ese epitafio musical me parece redondo, más difícil me resulta concretar un epitafio con palabras. Pensaba en una cita de Scaramouche (Nació con el don de la risa, y con la sensación de que el mundo estaba loco... Y ese fue su único patrimonio) como epitafio, pero me parece demasiado pretencioso, y que no se adecúa sino parcialmente a quien soy.
Al margen de epitafios, quisiera especialmente, no que se leyera, pero sí que mis seres queridos recordaran, una de las dos citas de Tolkien de las que más sabiduría he podido extraer (la otra es Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos). Hela aquí:

"Porque si en verdad éste es, como dicen los Eldar, el don que el Único concede a los Hombres, es en verdad un don amargo." "Así parece -dijo él-. Pero no nos dejemos abatir en la prueba final, nosotros que otrora renunciamos a la Sombra y al Anillo. Con tristeza hemos de separarnos, mas no con desesperación. ¡Mira! No estamos sujetos para siempre a los confines del mundo, y del otro lado hay algo más que recuerdos. ¡Adiós!"

Y ahora sí, poco más que añadir... Si podéis no vayáis al funeral y tiréis para casa, quedad unos cuantos y tomad algo, recordad cosas mías y reíros, con un poco de suerte yo estaré compartiendo vuestras risas desde otro plano de existencia.
Aún más, comed, caray, que las penas con pan son menos, y hombre, creo que me emocionará ver a gente llorando por mí, pero considero que me honra mejor quien es capaz de llorar y después sonreir recordando algo mío, y haciéndolo partícipe a los demás.
Puede que sea excesivo (y muy poco del gusto de nadie) pedir que se me haga una visitilla al cementerio y se deje una flor o algo por ahí. Pero queda bonito, y tengo la experiencia que es más fácil contar cosas a un difunto si se habla delante de donde yace su cuerpo. Si se escucha mejor de esa forma aún no lo se, espero poder tener constancia de ello.
Donde quedaré (lo que de mí reste) es algo que aún no me he decidido, aunque probablemente decida ser emparedado (sí, detesto los nichos) cerca de mi padre; querría más un entierro en prado, dar de comer a la tierra y formar parte de un verde que tantas alegrías me ha dado (y me dará), pero seguramente traería complicaciones legales, así que nada.
Incineración si se plantea por lo que sea, solo de carne (no de hueso, dejadme al menos un esqueleto, por si se tercia hacer de Yorick), y en principio, quien necesite órganos que los coja (aunque reconozco que, egoístamente, me gustaría que me dejasen tal cual), pero al menos que me dejen bien cerradito y aparente para luego. Quiero una podredumbre tradicional, gracias.
Nada más. Aquí queda constancia. Empiecen a llamarme macabro, aunque les recuerdo que todo empezó aquí.

8 comentarios:

Whers dijo...

Aparte d gore y si! macabro, la verdad es k kedaria chulo. Espero no asistir (ya me entiendes, valga la redundancia d lo k estamos hablando por msn)

Ya puestos a fantasear... lo d las frases de Tolkien esta mb, puedo copiartelo? y tmb mola la idea d mi profesor k t conte el año pasado.

Epitafio: Aki yace (...) k murio en contra de su voluntad

en el mio con k haya rosas rojas y musica k contenga violes y arpas estilo celtico/gotico suave, me conformo.


bs!

Whers once more dijo...

violes??? violines! en k estare pensando? :S

Ya puestos alguna frase chula en ingles antiguo

Adán dijo...

¡Bien!

¡Celebro uno más para mi causa!
Te adjuntaré a la lista de seguidores del meme.

He puesto a sonar la música del Rey León que has linkado mientras terminaba de leer, verdaderamente muy intensa.

¿Frivolidad? ¿Egoísmo? ¿Se han manejado tales calificatorios sobre mi criatura sin incluirme en la conversación? Mal me ha de parecer. No por la crítica, que imagino fue interesante, sino por mi exclusión.

El Rey León y Tolkien... sí, realmente sería una forma de irse interesante, representativa de la forma en la que has estado.

Y no puedo dejar de acordarme de la cita de Tolkien que utilicé en el discurso de graduación en el Auseva (y bien orgulloso que me siento de ello):

"It’s a dangerous business, Frodo, going out of your door. You step into the Road, and if you don’t keep your feet, there is no knowing where you might be swept of to…"

Muy grande. Sin duda.

En fin, quiero poder asegurarte, amigo, que si me tocara a mí asistir a tu despedida y no al revés, me encargaré de dedicar las horas posteriores a recordar anécdotas tuyas con los más allegados. Y digo "quiero poder asegurarte" por aquéllo mismo de que el camino es caprichoso...

Un saludo!
Adán.

PD: Lamento que siga sin dejar comentarte, habrá que investigarlo!

Javi_Pichu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi_Pichu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi_Pichu dijo...

No hay nada que más me reconforte de las veces que he vivido la muerte de un ser cercano y familiar, que sonreír mientras recuerdo "sus cosas" de cuando estaba en vida.

Que digo yo, que si tenemos que asistir a tu funeral y te recordamos, ¿no será fácil sonreír? El comodín de cuando Blukos y tú fuisteis atacados por un oso siempre está a la mano, por decir algo.

En cuanto al sentimiento de exclusión, que parece tener nuestro querido Antón, escondido bajo esa armadura que él ha tenido a bien llamar Adan (cuya trenza está en peligro y todo el mundo menos él lo sabe): fue una conversación con Superlayo sobre el post del Meme que colgaste en su día, en la que intercambiamos nuestras impresiones acerca de planificar nuestro funeral. Yo si quieres te comento las mías en persona (pero no fuiste acusado de nada, ¡tan sólo de publicar cada mil!) y es que a mí lo de planificar mi propio funeral me sigue pareciendo un poco macabro (lo del egoísmo te lo explico en persona porque es algo complejo)

Volveremos a vernos, pero... aún no.

Aún no


¡Un saludo!

Adán dijo...

¡Vale, Máximo!

Superlayo dijo...

Eva: ¿Gore? Ni que hubiese pedido que arrojasen mis vísceras a los asistentes... Me gusta tu epitafio, y buscaré "violas", si es necesario, en su momento. :p

Antón: Símplemente lo comentamos en un momento que surgió, y tú no estabas. Respecto a lo demás, heme aquí. ¿Y qué es eso de Máximo?

Pichu: Casi no sobrevivimos a ese oso, tío... :S