miércoles, 11 de febrero de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 7 (Segunda parte)

“Volviendo al helitransporte, más concretamente en su puente de mando, nos encontramos con una situación que cualquiera no dudaría de calificar como crítica, y que lo más seguro es que Berto definiera como bien j*%$&#. Deberíais verle pronunciando símbolos. Vaya crack, el Berto.” - ¡Rápido, informe de situación! –ordenó Pelayo nada más entrar en la sala- ¿Cuál es la extensión de los daños? - ¡Uno de los cuatro motores principales ha quedado inutilizado, mayor! –informó rápidamente el oficial de mayor rango en la estancia- Además, otro de ellos probablemente deje de funcionar en unos minutos. La primera explosión ya trajo problemas en cuanto al paso de energía eléctrica por el helitransporte, pero la más reciente ha provocado que el cableado destinado a ese segundo motor se sobrecargue gradualmente… - Perrrrrfecto. –repuso Pelayo acercándose a un panel de control y echando un ojo a sus lecturas- Bien, gente, sabéis que nuestro helitransporte funciona alimentado por muzzinium, lo que significa que… - ¿El helitransporte Tebas no funcionaba a vapor impulsado por carbón, señor? –preguntó Bautista. Y lógicamente. ¿No dijo Pelayo eso en Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 3? - No iba a revelar delante de civiles nuestro pionero uso del muzzinium como fuente energética, James. –replicó Pelayo. Después, se giró hacia el resto y continuó exponiendo- Nuestras muestras de muzzinium provienen de la primera expedición de S.H.I.E.L.D. a la Zona Negativa en busca de ese combustible, descubierto tras la captura de un peligroso alienígena devorador de parquímetros. –pulsando varios botones, Pelayo activó una imagen virtual con un punto marcado en la estructura del helitransporte- Debido a su procedencia, el muzzinium está compuesto de anti-materia, lo que supone que debe ser contenido en un campo de fuerza específico en esta localización concreta. Como sin duda muchos de vosotros ya sabréis, es liberado en muy pequeñas dosis, para proveer de energía al helitransporte entero. - ¿Pretende utilizar una mayor cantidad de muzzinium en los motores restantes para estabilizar nuestra situación, mayor? –preguntó uno de los oficiales presentes en la sala. - Si eso pudiese hacerse sería magnífico, caballeros, pero la caída en sí no es lo que me preocupa. –respondió Pelayo- Estamos relativamente cerca del mar, y con los motores restantes podríamos permanecer a flote en él si convertimos en estancos los compartimentos afectados por las explosiones… Pero el amerizaje conllevaría aún así un impacto importante, que bien podría afectar a la integridad del campo que protege el muzzinium. - ¿Teme que nos quedemos sin energía? –preguntó otro oficial. - Creo que no me ha entendido. –respondió Pelayo- El muzzinium es antimateria separada de la materia ordinaria por campos magnéticos. Si la anti-materia entra en contacto con algo físico de este mundo, destruiría a ambas… Y algo más. Tenemos suficiente muzzinium (aunque no sea una cantidad realmente grande) para destruir tres cuartos de Galicia y parte del extranjero (siendo el extranjero Portugal). Por no hablar del mar que nos llevaríamos con nosotros, desbarajustando las corrientes marinas de todo el globo. Tenemos apenas dos minutos antes de que el segundo motor principal haga kaput, así que… –Pelayo se apoyó sobre una barandilla en el puente de mando, mirando al resto- ¿Alguna idea? “Mientras tanto, en la nación centroeuropea de Latveria, unos muertebots atendían a la caída figura del Doctor Muerte, desfallecido en su real cama. Quiero decir real porque Doc Muerte es el rey de Latveria, no porque pudiese tener una cama ficticia. Que puede que la tenga, pero… ¿De qué serviría eso? Muerte acababa de finalizar su periplo hasta Latveria (recordemos, obligado por las órdenes de Andrés a través del Cubo Cósmico), y se encontraba lógicamente desfallecido tras recorrer los más de 3.550 kilómetros de trayecto entre Vigo y la capital latveriana, Doomstadt.” - Mi señor… -comenzó a decir un guarda entrando en la estancia. - Necio mentecato… ¿No ordené que se permitiese al menos un par de horas de reposo? ¿Ves a tu señor tan debilitado que osas ignorar sus designios? -musitó Muerte- Parece que la idea disfrutar de las mazmorras de mi castillo te place… Mas la voluntad de Muerte te negará tal deseo… –dijo suavemente semi-incorporándose- ¡Pues a mí me reconforta más enviar tu alma directa al averno! –gritó alzando un brazo y atravesando el corazón del guardia con un rayo de energía, que dejó un manchurrón negruzco en la pared detrás suyo. - Visita de prioridad D-542, amo. –dijo un Muertebot, uno de los robóticos sirvientes de Muerte entrando en la habitación- Se requiere permiso de entrada. - Solo que todos los seres de la Tierra me hablasen con tal respeto y cortesía que Muerte merece sería excusa suficiente para mi dominio absoluto sobre el orbe … -susurró Muerte- Haz que Boris pase, Muertebot. - ¡Mi señor, he venido en cuanto los Muertebots me dieron su aviso! –exclamó Boris, probablemente la única persona en el mundo en la que Muerte confiaría- ¿Qué os ha ocurrido? - Seis meses, Boris… -susurró Muerte apoyándose para levantarse en el hombro que Boris le ofrecía- La confrontación con esa parodia de bufón subhumano me obligó a volver andando hasta mi lugar de asilo, hasta la tierra que me vio nacer, hasta mi reino… - Pero, ¿seis meses, mi señor? –preguntó Boris- Sin duda vuestra fuerza de voluntad, aún no pudiendo resistirse al poder cósmico que detectasteis y al que decidisteis enfrentaros, podría traeros con más presteza hasta Latveria… Vuestros ministros ya incluso hablan en susurros de vuestra sucesión a cargo del reino... - Mis ministros recordarán que deben pleitesía única y exclusivamente a Muerte o pasarán a servir a la oscura Parca. –espetó Muerte- Y, Boris, ¿eres consciente del peso físico que trae consigo mi regia armadura? Por no hablar de las dificultades del viaje; debí enfrentarme a vampiros, un hombre lobo y una manada de paparazzis que querían fotografiar mi maltrecha faz… -Muerte calló unos segundos, pensativo- Por supuesto, los nosferatu ahora están realmente muertos, me deshice del licántropo como haría con un vulgar cachorro, y los osados fotógrafos tardarán en poder levantar una cámara o mirarse en un espejo sin temblar irremediablemente, pero todo esto, entre otras cosas, ralentizó mi avance. - Por supuesto. –respondió Boris- ¿Debo preparar festejos para celebrar su regreso? - No es el momento, Boris. -respondió Muerte- Por ahora, recobraré fuerzas y retomaré nuevamente el poder de Latveria… ¡Y mis súbditos tendrán algo que festejar cuando la cabeza de Andrés Basteiro amanezca clavada en un palo! “Pero bueno, dejando el subargumento este que promete, y volviendo a donde hay carnaza y posibilidades de destrucción ingente, esto es, en el helitransporte Tebas de S.H.I.E.L.D., la situación continúa siendo igual de peliaguda que antes. Sí, probablemente estéis deseando leer sobre la panda, pero según el guión, la panda dejará de existir si no dejamos el helitransporte en buen estado, así que…” - Bien, señores. –dijo Pelayo- El equipo técnico del helitransporte ha redistribuido la absorción de muzzinium en los motores, aumentando su potencia y desacelerando nuestra caída… Pero seguimos cayendo, y nos es imposible gastar la totalidad del muzzinium con únicamente dos motores principales y uno auxiliar. Es más, dudo que con todos los motores operativos pudiésemos hacerlo. - ¿El impacto no se reduciría ya lo bastante como para no poner en peligro la integridad de los campos magnéticos, señor? –pregunto un oficial. Sí, en la sala de mando los hay a patadas. Todos aparentemente iguales, pero diferentes. Como los pitufos. - Sí, pero me informan de que la cámara del muzzinium se ha visto afectada por la explosión y es imposible de sellar. Y el agua de mar no sentará bien a la alta tecnología, me temo. Game over, chicos y chicas. - ¿Y si utilizase esos transmisores de dimensión alternativa con inversión protónica de flujo cósmico con los que mantiene a Stan Lee al margen de la realidad, señor? –sugirió Bautista- ¿No podría trasladar el muzzinium a su celda, entonces? - Liberaríamos a ese insidioso y enloquecido narrador en el proceso, pero sí, podría hacerse. –meditó Pelayo- El muzzinium estaría en fase con la realidad, y podríamos mantenerlo en ese éxtasis hasta llevarlo a un lugar más seguro. Y preparadme un vehículo. En cuanto esto esté solucionado, tengo otras prioridades que solventar. –añadió. “Cierto tiempo después, podéis ver como la muerte de Andrés no solo ha horrorizado a mis colegas en Vigo, sino que también les ha arrebatado su habitual arrojo y echadez pa alante, que les permite generalmente superar situaciones insospechadas. Pero siempre quedarán las discusiones, supongo. Como la que aún tenía lugar en el piso de los tíos, en donde cierto líder empresarial comenzaba a desesperarse…” - ¡Igual si tú hubieras hecho algo en represalia contra Andrés, no hubiésemos tenido que haber llegado a esto! –gritó Graciela a Berto. - ¡Si a mí no me hizo nada, joder! –replicó este. - ¿Ah, ahora me vienes con esas? ¿Un tipo me tira vagamente los tejos y le amenazas con despertarse con sus propios dientes clavados en el tobillo, y lo de Andrés no es nada? –preguntó Graciela. - Hombre, de las manos se nos ha ido un poco, niña… -dijo Cata- Nos hemos pasado como diez pueblos, o así. - ¡Pero fue un accidente! –dijo Jenny- ¡No hemos sido nosotros! ¡Es todo culpa del oso! - Oh, claro, lo del oso suena muy creíble… -respondió Cata con una sonrisa forzada- Estoy seguro de que cualquier juez aceptará la culpabilidad de un gigantesco oso inanimado. - Dios… -musitó Chama tapándose la cara con las manos un momento- Gente, creo que deberíamos calmarnos un momento y pensar en lo que tenemos aquí… - ¡Un puto cadáver lleno de costras eso es lo que tenemos, Chama! –respondió Berto- ¿Estás cegarato? - ¡Ya lo se! –gritó Chama, sorprendiendo momentáneamente a Berto- Y si nos comportamos como es debido podríamos salir indemnes de esto, ¿sabéis? Ha sido un accidente, inverosímil pero accidente, él estaba armado y nosotros no, se lo ha hecho con su propia arma, y Andrés estaba en busca y captura por S.H.I.E.L.D. - ¡Y nosotros! –añadió Berto. - Creo que podríamos convencerles de que nos tenía secuestrados, Berto. El pobre Andrés no estaba muy estable últimamente, y… -Chama se santiguó brevemente- Después de todo, los muertos no hablan. –añadió mientras Leti sollozaba cogida a Cata.

3 comentarios:

Whers dijo...

No se si era metaficcional o k... empiezo a perder vocabulario español, buah...

El capitulo esta mb pero no empiezas a complicar extrañamente el argumento? me recuerda a "Las uvas de la ira", capitulos normales y capitulos intercalados contando cosas k tiene k ver con la historia principal pero parece que te alejan de ella sin kerer...

bs!


P.D. Si, la cosa es kejarse. Pero lo leemos, no? y nos reimos! asi k no t kejes tu tmb :P

Ch@RLie Slowpoke dijo...

Hhhhhhhhhmmmmm... Parece que han ocurrido bastantes cosas en mi ausencia. Voy a ver si me pongo al día!

Superlayo dijo...

Eva: Se llaman subargumentos, y aunque parezcan tener poca relación con la trama principal, estas subtramas conducirán a nuevas aventuras que alcanzarán nuevas cotas de gloria, en esta, la Era Astonishing de los cómics. Make Mine Astonishing! :p

Charlie: No tantas, no tantas... Pero aquí le esperamos con los brazos abiertos, como siempre. :p