jueves, 29 de enero de 2009

Dark Reign

A ver, aviso para navegantes, peligro de SPOILERS (sí, claro, como si alguno de los habituales tuviera demasiado interés en lo que voy a comentar o no lo supiese ya). Voy a hablar del nuevo status quo del Universo Marvel, Dark Reign (a saber como lo traducen en España), que sucede a la Invasión Secreta.
La Invasión Secreta, a su vez, fue el último macro-evento Marvel en donde una raza alienígena multiforme (los skrulls) invadía la Tierra, preparándose con sigilo y atacando con fuerza, por considerarla algo así como su Tierra Prometida por su dios. La medianamente interesante premisa se esfumó según avanzaba la miniserie (y los numerosos spin-off), de tal forma que en general apestó de tal manera que ni siquiera un completista como yo piensa comprarlo ahora que sale en España.
¿El artífice de todo esto? El calvo más omnipresente de Marvel, con permiso de Uatu el Vigilante. Esto es, Brian Michael Bendis, que no es la primera vez que nos cuela por la banda 8 cómics para llevarnos desde el punto A al B, pudiendo obviarse prácticamente todo lo ocurrido entre medias. No obstante, el resultado sí parece interesante, si se desarrolla adecuadamente.
Y el resultado es que, ante el fallo en cuanto a detener la invasión, la organización de defensa S.H.I.E.L.D. es reformada en algo más proactivo (H.A.M.M.E.R.) y su director (Tony Stark, aka Iron Man) destituido. Y cierto personaje que tuvo la oportunidad de lucirse durante la crisis asciende vertiginosamente en la escala de poder. Norman Osborn. Quizás lo recuerden de alter egos como el Duende Verde, nuestro supervillano demente y arroja-novias-por-puentes preferido.
Algunos de sus primeros pasos han sido sustituir a los Vengadores (los pesos pesados en cuanto a los superequipos de Estados Unidos patrocinados por el gobierno) por supervillanos suplantando las identidades de otros superhéroes, formar una cábala de supervillanos para mover hilos desde las sombras, y en general aplicar una mano dura en todo, siempre adaptándose a la promoción de su desproporcionado ego.
¿Lleva a algún lado todo esto? Pues sí, ya que quiero llegar a unas declaraciones de Bendis al respecto. Porque, ¿verdad que no resulta tan desconocido el tema cuando se nos presenta en estos términos? ¿Nos es más familiar?
Otra de las cosas que me gustan del tema es que Norman está jugando el papel de malvado líder mundial. Todo el mundo sabe que es un cabrón. No intenta ocultar que es un cabrón. Pero de vez en cuando en nuestra sociedad (y en otras culturas también) la gente quiere a un cabrón en ese puesto. [...]
Es su tipo de cabrón. Es esta actitud de... "Mientras esté seguro y pueda ver la tele, y mi X-Box funcione y te ocupes de mantener los problemas lejos de mí, ¡sé un capullo, tío! Me da igual." La gente piensa igual de sus abogados, dicen "Ya se que es un cabrón. ¡Necesito que sea un cabrón!"

sábado, 24 de enero de 2009

Life is life

Hoy me he encontrado con una desagradable sorpresa a mitad de mañana. Un accidente de tráfico (de esos que los telediarios me ponen mientras como algo día sí día también, de los que mi abuela comenta madre, madre...) cobró una importancia trágica para mí cuando descubrí que el fallecido en ese accidente era el novio de una antigua compañera de clase.

Damos en la vida muchas cosas por supuestas, por normales, como que alguien nos las debe y nos la garantiza; es una línea de pensamiento cómoda y que nos permite vivir más fácilmente. Pero a veces la realidad nos echa encima un jarro de agua fría, y para mí esta es una de ellas. Quizás si hubiese podido ir al funeral a presentar mis respetos (no me atreví por los vendavales racheados que rondan por doquier), no necesitaría buscar la catársis a través de un blog.

Aunque hace muchísimo que no veo a mi amiga, me acuerdo de momentos que viví con ella, con una persona buena y alegre que, desde luego, no se merecía que la vida le diese esto. Como no lo merecen ni ella, ni ninguna de las muchísimas personas en el mundo que sufren o pierden la vida por diversas razones. C'est la vie, life is life, que dicen otros idiomas.

Sin ánimo de frivolizar, no pude evitar acordarme a lo largo de la tarde de una especie de epitafio escrito para un personaje de cómic, que creo que expresa bastante bien la idea que quiero transmitir. Ahí os va.

Todo es tan frágil. Hay tanto conflicto, tanto dolor... No haces más que esperar a que se pose el polvo y entonces te das cuenta: el polvo es tu vida pasando. Si viene la felicidad (esa extraña e insoportable delicia que es la verdadera felicidad...), creo que tienes que agarrarla mientras puedas. Coges lo que puedes conseguir, porque está aquí, y luego... Se va.

miércoles, 21 de enero de 2009

Anuncios históricos por palabras

Los moriscos, como ya sabréis (y si no os lo digo ahora) son los antiguos musulmanes establecidos en la Península, convertidos a la fuerza al cristianismo en tiempos de los Reyes Católicos, y que en general seguían practicando en secreto la fe de Mahoma, y el curso toma forma con ocasión del próximo cuarto centenario de su expulsión, en el periodo de 1609-1610, durante el reinado de Felipe III.
La universidad de Oviedo ofrece una oportunidad única para aprender acerca de los moriscos, en un curso que cuenta con verdaderos expertos en el tema, tanto de la Universidad de Oviedo como de otras de España, algunos de los cuales se cuentan entre los mayores expertos sobre el tema a nivel internacional. Si no se cubren las 50 plazas del curso, será anulado, así que interesados, investiguen el enlace y únanse al fascinante mundo de los moriscos.
En otro orden de cosas, mi departamento de noticias recientes me comunica que han descubierto los planes de Hitler de derribar Berlín y construir Germania, destinada a convertirse en la futura capital del mundo, o algo (¿qué será lo próximo que descubran estos chalados historiadores? ¿Que Hitler no tenía bigote?).
Si les pica la curiosidad acerca del tema, no se pierdan el interesante documental La superciudad de Hitler, del Canal de Historia. Y si pasan de la Historia pero les gusta el morbo, prepárense para descubrir... ¡Núbiles arquitectos al servicio del Führer! ¡Las tradiciones nazis de nuestras Olimpiadas! ¡Erecciones nazis!
Como igualmente recomiendo, aunque por razones muy distintas, el documental de Canal Plus Campamento Jesucristo, que aunque deja un mal rollo considerable, resulta bastante ilustrativo en cuanto a algunos de los excesos propagandísticos e ideológicos de las tendencias evangelistas cristianas en los Estados Unidos.
En lo único que tienen que envidiar a algunos fundamentalistas islámicos es que alguien les diga Eh, inmólate, y su visionado me avergonzó como persona, como cristiano, y como monitor de chavales, no necesariamente en ese orden. Triste, muy triste robotización de niños incapaces de defenderse ante el feroz adoctrinamiento que reciben.
¿Qué? ¿Con esto no tienen bastante para entretenerse? ¡Los documentales duran bastante diablos! ¿Y no han visto el título del post? ¡Me cobran por cada una! Malditos, acabaréis llevándome a la tumba...

domingo, 18 de enero de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 6 (Última parte)

“¡En una escena desgarradoramente rápida, yo caí hacia atrás y utilicé mi impulso para voltearle por encima mío, arrojándole contra la pared más cercana! ¡Las butacas salieron disparadas al caer Samson al suelo, arrojando a Pelayo, Bautista y Berto a un extremo de la habitación, mientras Chama miraba incrédulo hacia la escena!” - ¡Oooh, público!dije emocionado, mirando hacia los presentes- ¿Crees que podrás mejorar tus intentos de psicoanálisis ahora que nos ve más gente, doc? - ¿No puedes ver como realmente QUIERES la ayuda psicológica que yo puedo proporcionarte? –preguntó Samson levantándose- ¿Por qué si no harías referencia a ella de forma constante, como de tu verdadera identidad? - ¿Por qué intentas tu apañar mi mente mientras luchamos?respondí, lanzando esos entrañables shurikens, las estrellas ninja favoritas de América, contra el pecho de Samson- ¡Distracción, doc! ¡Mi chispeante conversación es mi mejor arma, así que asúmelo… ¡A estas alturas ya deberías saber que no puedes vencer mis portentosas habilidades tácticas ni mi inigualable estilo en el Sing Star! - Y sin embargo, aún soy capaz de arrearte un buen golpe, así que tu verborrea nos distrae a ambos. –respondió avanzando con rapidez ante mí, tratando de agarrarme en un abrazo de oso, mientras yo intentaba agacharme. - ¿Ah, sí? -respondí después de recibir un puñetazo en la espalda, arrojándome prácticamente al suelo- ¡Pues tu mera presencia provoca sarpullidos en Álvaro, mi buen colega narrativo!sabes que Samson no puede romper el cuarto muro, ¿verdad? Bueno, y nadie te ha invitado a formar parte de la narrativa dialogal, y aquí estás, ¿no? Eh, si puedo estar en la narrativa normal, puedo estar aquí, capullo. ¿A quién llamas capullo? ¡En cuanto barra el suelo con este idiota de Samson, te vas a enterar! Aunque nada me gustaría más que ver humillado a Samson, tío, quizás tendrías que prestar más atención a la pelea. ¿Eh? ¿Qué dices, panoli? ¡Ah!- ¡Ouch! ¡Por favor, este es mi cuerpo de los domingos!exclamé al ser enviado de un golpe contra uno de los butacones de la sala de espera, no dando a Berto por centímetros. Cosa que no habría ocurrido si prestases un mínimo de atención a la pelea. ¡Cierra el pico, bolchevique rampante! - ¿Se te acaba el fuelle amigo? –preguntó Samson estúpidamente- Recuerda que no solo tendrías que vencerme para salir medianamente indemne, sino también acabar con los guardias de S.H.I.E.L.D. de todo el helitransporte en una huída desesperada a miles de metros de altura… Creo que no puedes soportar a Doc Samson a plena potencia. - ¿Eso es lo mejor que puedes hacer? Chico, ¡no me extraña que no seas un superhéroe a tiempo completo, ni que en tus casi cuarenta tacos sólo hayas protagonizado una miniserie! ¡Tu colección se hundiría en el fango por aburrimiento lectoril!pregunté a Samson mientras este intentaba encajarme un nuevo golpe y yo le esquivaba hábilmente, como acostumbro. Ja, seguro, como acostumbra. Claaaaro…- ¿Y de qué va todo este rollo de puñetazos y más puñetazos?añadí al tiempo que me moví con agilidad lanzándole trozos de escoria metalizada que Samson había roto con sus puñetazos fallidos- Vale que no tengas más que superfuerza y la resistencia de un búfalo irradiado, pero… ¿Qué clase de parodia de estrategia de lucha y habilidades de combate es esa? - ¡Que apropiado, tú peleas como una vaca! –respondió Samson con inusitada presteza. - ¿Referencias no-tan-sucintas al Monkey Island, doc? ¡A mis brazos!dije saltando hacia Samson, y clavándole la cimitarra de vibranium en el brazo, atravesándolo prácticamente de un lado a otro- ¿Entonces qué, gente? ¿Ponen algo en la tele o salimos por ahí de parranda?pregunté a Chama y Berto, mientras Samson aullaba de dolor, lloriqueando en el suelo. En realidad diría que está gruñendo de dolor mientras intenta sacarse la cimitarra, Andrés. ¿A ti que te pasa? ¿No te caía mal? ¡Déjame desacreditar a esa nenaza musculada de pelo esmeralda! - ¿Por qué haces esto, Andrés? –preguntó Chama avanzando un paso hacia mí, nada amenazadoramente, como acostumbra. - Te lo explicaré, Chama.respondí- Hay un hombre… Con una máquina de escribir… ¡Y adora los comentarios! Podría matarnos a todos si no inundamos su reino virtual con sus preciosos comentarios, capicce?sacando de un bolsillo una pequeña cerbatana, la disparé contra Pelayo, que cayó al suelo, inconsciente- Solo trabajo para salvar el pellejo de todos… Incluido ese peripuesto jerifalte de S.H.I.E.L.D. ¡Y ahora, seguidme todos!ordené corriendo por el pasillo. “Mientras Andrés está ocupado huyendo por el helitransporte, os comento, peña. Las chicas estaban en el piso (el piso de los tíos, se entiende) organizando su venganza contra Andrés, aún a pesar de las continuas reticencias de Leti. Por ahora tiene preparado una excelente trampa con cepo de lazo, currada, currada…” - No se si me siento cómoda con esto… -comentó Leti. - ¡Oh, por favor! –masculló Graciela- Hemos accedido a cambiar el cepo para osos por una lazada de cuerda… - Por eso y por solidaridad con nuestro pequeño amigo plantígrado… -comentó Cata a Jenny señalándole al gran oso falso situado en un lado de la habitación. - …Y hemos decidido una venganza no física frente a una psicológica que le duela tanto como a nosotros lo que nos hizo. –finalizó Graciela- Así que, queridísima amiga, conciencia de nuestras vidas, por una puñetera vez… ¡Cierra el pico! “¡Eh, devuélveme el control narrativo, maldito rufián! Oh, lo siento, creí que podía rellenar un poco de espacio mientras volvías… Ah, bueno, al menos aprendes algo de educación y respeto a tus superiores. Bien, no quiero ni saber lo que estabas contando, así que volviendo a lo importante… ¡Chama, Berto y yo mismo corremos por los pasillos del helitransporte, con agentes de S.H.I.E.L.D. avisados por Samson tras nuestros pies!” - ¿Estás loco, Andrés? –preguntó Chama- ¡No hay forma humana de que salgamos de aquí! ¡Estamos en un helitransporte a miles de kilómetros sobre Vigo, buscados por la práctica totalidad del personal de seguridad de la base! Por no hablar los que nos pisan los talones… -añadió mirando hacia atrás, donde se oían pasos apresurados. - ¿Y cómo cojones hiciste reventar parte del helitrasto este? –preguntó Berto- ¡No saliste de esa sala con la lechuga melenuda, y antes de eso ni siquiera te separaste del grupo! - Me teletransporté con mi tecnología.respondí- No está patentada porque yo no la inventé y roza la ilegalidad por su precisión y amplia distancia de rango de transporte, pero… Ey, podríamos salir de aquí con este cacharro… - ¿No habías podido pensar eso antes, subnormal profundo? –preguntó Berto, señalando a los guardias que nos apuntaban desde la dirección hacia la que corríamos. - Bueno, realmente no es que lo olvidase, sino que quería tener la típica persecución-huída por pasillos, rollo Estrella de la Muerte. Me gustan los clásicos, ¿sabes? Bueno, chicos, este es el fin… -dije frenando en seco y cogiendo a Berto y Chama por las ropas con un brazo- Como diría el adorable equivalente a mi musa Bea Arthur en la Península Ibérica, Lina Morgan… So-la-men-te puedo decir… ¡Gracias por venir!canturreé arrojando mi máscara al público, activando con mi brazo libre el teletransportador de mi cinturón, y desapareciendo por tanto los tres del helitransporte. “Al instante, los tres reaparecimos en el piso de los tíos, cuyas coordenadas yo ya había programado previamente en mi agenda de bolsillo, que puede conectarse al teletransportador mediante un cómodo puerto USB… Mis colegas piensan en todo, ¿sabéis? Bueno, al margen de eso, decir que allí también estaban cuatro visiones celestiales…” - ¿Pero qué? –comenzó a preguntar Jenny. - Señoritas, señoritas… -dije avanzando hacia ellas- Responderé a todas sus preguntas con unas cuantas copas de champagne y un poco más de privacidad, totalmente encantad… ¡Uagh!clamé al verme arrastrado hacia el techo por una trampa lazada, que se había apoderado de mi pierna derecha. - Bien, asumo por las descripciones de Leti que ese es el renovado Andrés. –comentó Graciela. - Pero pava, ¿qué vas a hacer? –preguntó Berto a su novia. - Tú no te metas si sabes lo que te conviene. –le espetó Graciela cogiendo un soplete- Esto es asunto entre las chicas y el viejo Andrés. - ¡Ey, yo no soy el viejo Andrés!me defendí- ¡Soy nuevo y renovado! ¡Soy un Ultimate Astonishing Andrew! - Graciela, chicas, no hagáis nada de lo que os podáis arrepentir… -dijo Chama, tranquilizadoramente- No estoy seguro de que churruscar a Andrés a la parrilla os hiciese sentir mejor a largo plazo, y… - ¿Andrés? –preguntó Cata- ¿Quién ha hablado de churruscar a Andrés? –dijo levantando una sábana, bajo la cual se hallaba la pornoteca completa de la casa. No se atreverán. No. Álvaro, ocúpate tú de la narración, esto requiere mi total atención. Oki doki, tío. - Espero que disfrutes, Andrés. –dijo Graciela encendiéndo el soplete y quemando gradualmente todo lo que había sobre la silla, videos y revistas por igual- Yo estoy paladeando cada segundo… - ¡Monstruos! ¡Sois todos unos monstruos desalmados!vociferó Andrés, y, aparentemente recordando sus nuevas habilidades una vez despejado ligeramente del trauma, echando mano a su cimitarra, liberándose al cortar la cuerda- Y ahora… -comenzó a decir dando un salto en el aire hacia atrás y poniendo la cimitarra de vibranium ligeramente detrás de ti, en postura para atacar- ¡Ahora sufriréis por lo que habéis hecho, incuestionables arpías!lamentablemente para Andrés, el gran oso falso tras de sí, al que había hecho perder el equilibrio al finalizar su salto, se precipitó sobre él, con tan mala suerte que, interponiéndose entre ambos la cimitarra… - ¡Aaay! –gritó Leti de horror al rodar hasta sus pies la recién decapitada cabeza de Andrés.
“Bueno, han sido 6 números de divertidas aventuras para el Astonishing Andrew… ¿Cómo? ¿Qué farfullas? ¿Qué no vas a permitir que un cacahuete narrador concluya la serie porque sí? ¡Vete al infierno, maldito bastardo! ¡Si tuviese brazos ibas a recibir la paliza de tu vida! Y si tanta fe tienes en que Andrés sobreviva a esto, no te pierdas Astonishing Andrew and his Amazing Friends 7. Y a mí déjame tranquilo, tío varas, que yo sólo soy un cacahuete que suple al anterior narrador porque le han cortado la chola…”

jueves, 15 de enero de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 6 (Segunda parte)

"Al tiempo que el “whompeado” sufría el dolor derivado de su error garrafal en el combate… ¡Ey, no fue un error garrafal! Todo forma parte de mi plan maestro… ¡Además, yo soy el que narra aquí! Vale, vale, como tabas ocupao con Samson pateándote el culo… ¡Cierra el pico, ciruelo! En fin, cambiemos a un ambiente mucho más tranquilo y relajado, donde la paz y el sosiego no reinan por doquier, pero que campan a sus anchas. Mientras yo combatía al psicólogo gamma, a varios kilómetros por debajo del helitransporte Tebas, en Vigo, y más concretamente en el piso de mis alegres compañeras…" - Repasemos tu historia, querida. –dijo Graciela, mientras cortaba embutido con un cuchillo de carnicero considerablemente (pero no desproporcionadamente) grande, aparentemente en calma- Ahora que ya estamos todas aquí, y hemos descansado, y estamos con lucidez suficiente, repasemos los hechos, ¿no te parece? - ¡Pero si ya te lo dije ayer de noche! –respondió Leti- ¿Tan difícil de creer es mi historia? - No, una historia en la que un amigo fallecido se levanta de su recipiente arrasando la ciudad como un coloso de mantequilla de cacahuete es perfectamente creíble, Leti. –dijo Graciela. - ¿Pero no habéis visto las noticias? –preguntó Leti estupefacta- ¡Pero si os han evacuado de Vigo por eso! - Hija, déjala… -comentó Cata- Sabe perfectamente lo del bichejo ese, y se cree del todo que tuviese que ver con el pobre Álvaro… Pero hoy tiene el día dramático. - ¡Silencio! –exclamó Graciela señalando amenazadoramente con el dedo a Cata- Jenny aún no sabe de tu traición, Leti, ni como permitiste que ese enano diabólico volviera a humillarte. - ¿Enano diabólico? –preguntó Jenny- Y yo que creía que un monstruo de cacahuete ya era raro… - ¡Andrés, joder! –gritó Graciela, clavando el cuchillo en la madera donde cortaba el embutido- ¡Me refiero a Andrés, y Leti te va a hacer un resumen cagando leches! - Vale, yo volví a hablar con Andrés… Pero la situación lo requería, y Chama contactó conmigo para… - ¡Primera regla! –dijo Graciela sacando una hoja de papel del cajón de los cubiertos- ¡No se establecerá comunicación con ese maldito bastardo si dicha comunicación no conlleva un insulto! ¿Le has insultado, Leti? ¡¿Le has insultado al menos una vez?! - ¿Ha hecho una lista de reglas contra Andrés? –susurró Jenny a Cata- ¿Y la tiene encima de las cucharillas? - Chica, si fuese la única… -respondió Cata- Ya es la quinta noche que me encuentro una copia bajo la almohada. - ¡Chitón! –ordenó Graciela dándose la vuelta hacia las dos amigas- Como veo que no tenéis seriedad para escuchar a Leti, sabed que poco después de resolver el asunto de la monstruosidad… - Krokanti… -apuntó Leti. - …Andrés se le insinuó. –concluyó Graciela- Y amigas mías, en nuestras circunstancias, ¡eso significa la guerra! –ante la nueva información, la cara de Jenny cambió, frunciéndose su ceño, y el recordatorio sirvió para que Cata se pusiese más seria- Voto porque obtengamos de una vez por todas nuestra merecida venganza. - ¿No tenemos llaves del piso? –dijo Jenny- Les llamamos para ver si están, y si han salido, siempre podemos prepararle a Andrés una trampa que le de una bienvenida a su altura… Y lo de la altura puede ser literal, así evitaríamos problemas con Berto y Chama. - Ese es la forma de pensar que me gusta oír… -dijo Graciela sonriendo- Bien, Jenny y yo pensaremos en como podemos montar la estructura central de la trampa, vosotras dos id pensando en conceptos secundarios para trampas circundantes. - ¿Qué será el plato fuerte? –preguntó Jenny. - Bueno, un dedo de menos no sería una compensación baladí... –murmuró Graciela. - ¿Pero os estáis oyendo? –preguntó Leti- ¿Os habéis vuelto completamente locas? - Oye, ni que hubiésemos dicho una pierna. Y además tenía pensado evitar los pulgares, para que pudiese seguir llevando una vida normal… -dijo Graciela- Que ya es más de lo que se merece ese cabrón. - ¡Cata, por Dios, diles algo! –exclamó Leti- ¡Que recapaciten! ¿Qué clase de idea es mutilar a Andrés, a pesar de todo? - No, eso no sería justo… -repuso Cata. - ¿Veis? –dijo Leti. - Al menos un dedo por cada una de nosotras. –terminó de decir Cata- Si quieres equilibrar las manos para dejarle más o menos manejable por el mundo, te lo concedo, Leti. "Sip, sin duda esas chicas saben lo que quieren y como conseguirlo… Paz en el mundo a los hombres de buena voluntad y vendetta contra Andrés. ¿No te callas nunca? Dijo la sartén al cazo. Déjame en paz y atiende: aquí podemos encontrar a alguien preocupado sinceramente por mi bienestar. ¿El autor, que cobra por royalties? ¿El autor? ¡Ja! ¡Ese no cobraría ni una paga de manos de su anciana madre! Me refiero a Chama, quien acaba de llegar al helitransporte con ese Pelayo de S.H.I.E.L.D. y se dirige rápidamente para obtener noticias de su amigo... (me refiero a moi, claro está)" - Mira, Chama, entiendo que estés preocupado por Andrés (aunque me reconocerás que su salud mental nunca ha sido algo digno de mención. De mención positiva, al menos), pero he movido unos hilos y ahora mismo está tratando con uno de los psiquiatras más prestigiosos del mundillo. –informó Pelayo mientras él mismo y Chama avanzaban por los pasillos del helitransporte, en dirección a donde yo mismo tenía mi entretenida sesión con Samson- Si ha sufrido algún tipo de trauma por la transformación, le ayudará a superarlo y tendréis a vuestro habitual bufón, inofensivo excepto para el gusto y la buena educación. - Espero que tengas razón… -repuso Chama- Antes, Andrés era poco más que una molestia para las autoridades, pero con sus recién descubiertos poderes, no querría tener que verle encerrado en una superprisión por el resto de su vida… ¡Ey! ¿Cómo va eso ahí dentro, chicos? –preguntó a Berto y Bautista, sentados en la sala de espera. - Bueno, antes nos estaba dando la vara un pavo de los de S.H.I.E.L.D., pero ya se ha ido. Y si te refieres a Andrés, por los ruidos que se oyen de dentro, alguien está repartiendo hostias como panes… -respondió Berto. - ¿No deberías entrar ahí para salvar a ese pobre psicólogo, tío? –preguntó Chama a Pelayo- Con la estabilidad actual de Andrés, no estoy seguro de que podamos responder por su vida… - Tranquilo. Te garantizo que ese psicólogo particular puede resistir todo lo que Andrés pueda echarle, y un poco más. ¿Pero qué narices…? –preguntó Pelayo de improviso cuando una sorda detonación se oyó en la lejanía y el esquife de S.H.I.E.L.D. pareció tambalearse en el aire- ¿Qué ha sido eso? - Parece que algún tipo de artefacto explosivo ha detonado en las cercanías, o incluso en el interior, del helitransporte, mayor. –informó solícito Bautista, como acostumbra- Parece haber provocado un viraje no previsto en el equilibrio de la nave. - Muchas gracias, Capitán Obvio. –respondió Pelayo con retintín, al tiempo que sacaba un comunicador de su cinturón- Aquí el mayor Fernández. ¡Informe de situación! - Los sistemas de equilibrio han fluctuado ligeramente, mayor, pero se han recuperado casi instantáneamente, y ninguno de los motores principales ha sufrido daños, si bien uno de los auxiliares ha sufrido daños por sobrecarga al tener que buscar la energía eléctrica modos alternativos por el que continuar su tránsito. –informó una voz por el comunicador- La zona principal de la explosión ha quedado totalmente destruida, pero los daños estructurales no han afectado por ahora a la presión de la nave. - Perfecto. Revisad toda la zona cero y realizar un análisis completo para averiguar todo lo posible sobre el atentado. –ordenó Pelayo- Aprovechad para parchear la zona y evitar así futuros problemas con la presión. Cambio y corto –dijo en esa adorable jerga militar, antes de dejar el comunicador en su cinturón- Bien, ahora definitivamente SÍ vamos a entrar en esta sala. No quiero tener que lidiar con esto al mismo tiempo que a un superhumano desequilibrado potencialmente peligroso. "¡Y esa es mi entrada! Here we go! ¿No crees que los lectores querrían poder disfrutar de la pelea con Samson para comprender del todo la escena anterior? Tu percepción de hechos metaficcionales me deja perplejo, amigo mío… ¡Pero por una vez, tienes razón! Así pues, casi paralelamente a los hechos aquí mencionados, Andrés se enfrentaba amistosamente a Samson… Eh, no me pises el trabajo. Aquí a la gente le das la mano y te pisan el pie, leches…" - Obviamente, esas heridas faciales tienen que haber dificultado su trato con la gente… -comentó Samson mientras intentaba propinarme otro puñetazo- ¿Es por eso que decidió suplantar al señor Basteiro? ¿Ansiaba la compañía de amigos? - Oh, por favor, si vamos a empezar con toda esa pseudocháchara, ¡acabaré potando! Claro que para eso necesitaría tener algo en el estómago. Dame un segundo.dije antes de desaparecer ante los ojos del atónito Samson- No… -musité apareciendo durante breves segundos en el puente de mando del helitransporte- No… -repetí al aparecer en un baño, sentado sobre la tapa de un váter- Tengo que calibrar mejor el ojeador del teletransporte. Eks, y la gente debería tirar de la cadena.añadí antes de desaparecer una vez más, materializándome esta vez en una despensa- ¡Bingo! Un pequeño tentempié y de vuelta al fragor de la batalla.dije antes de visualizar una fuente con magdalenas, cogiendo una, dándole un mordisco y dejándola allí, para reaparecer poco después en la sala con Samson- Mis más sinceras disculpas, loquero gamma, pero esta máquina de vender merchandising no funciona solo de aire, ¿sabes? ¡Uff!resoplé al recibir un potente puñetazo de Samson en mi plexo solar, dejándome sin aliento y enviándome al otro lado de la habitación. - Espero que no… ¡Odiaría haberte dejado sin combustible, amigo! –replicó “ingeniosamente” Samson. - Oooh, chanzas creativas… -contesté- No creo que nunca seas un Bill Murray, Samson. ¡Pero por otra parte, sentiría acabar con un cómico de tanto nivel, así que salgo ganando!añadí arrojándole el objeto que sostenía con mi mano derecha- ¿Crees que serás capaz de resistir a la explosión de esta potente granada de antimateria, hippie irradiado?bravuconeé orgulloso de mi potencia armamentística. - Es una magdalena. –respondió Samson agarrándola con la mano- Al menos no está empezada, cosa que agradezco… - ¿Eh? ¿En serio?dije confuso, llevándome la mano a la boca- ¿Y estos restos en la boca? ¿Una anilla? ¿Dónde narices me he dejado la granada, entonces?pregunté momentos antes de que una explosión hiciese tambalearse el helitransporte- Diantres, sabía que tenía que haber comprado más de esas granadas. Pero son tan caras, y el precio de la vida ha subido tanto últimamente que… -medité en voz alta. - ¿Qué te motiva, mi violento amigo? –preguntó Samson levantándose del suelo, a donde la detonación le había arrojado violentamente- ¿Por qué haces esto? ¿La única finalidad de suplantar a Basteiro era destruir un helitransporte de S.H.I.E.L.D.? - Dios santo, Leonard, tienes que intentar distanciarte de la psicología en algún momento… ¡Aunque sea en una emocionante lucha a muerte!le dije arrojando unas cuantas estrellas ninja a sus tobillos y poniéndome a una distancia prudencial- Y una granada de esas no destruirá un helitransporte… Bueno, supongo que una bien puesta podría, pero no una en la cocina. Necesitaría al menos dos para ponerlo en peligro.utilizando mi katana, me subí a la chepa de Samson y le corté la coleta- ¡Ja! ¡He leído la wikipedia, Samson, se que eres menos fuerte si tienes menos pelo! El hombre gamma y el oso, cuanto más pelo, más poderoso, ese es tu lema, ¿no es cierto? - Información incorrecta y un tanto obsoleta. –respondió Samson arrojándose hacia atrás, y aplastándome con su enorme corpachón, yendo a parar contra la puerta- Hace tiempo que mi mutación gamma se estabilizó a ese respecto, mi reticente paciente… - Oh, siempre dudé de la veracidad de esa enciclopedia virtual… -murmuré con poco aire mientras acercaba la empuñadura de la katana al interruptor que activaba la puerta- Pero me ayudó tanto durante mi licenciatura de mitología egipcia en la Alemania moderna… -distraje al tiempo que pulsaba el mencionado interruptor.

lunes, 12 de enero de 2009

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 6 (Primera parte)

- ¡Buenas! ¡Soy Masacre, el mercenario preferido de América y parte del extranjero! Y estoy aquí para presentar un nuevo episodio de vuestra serie preferida, junto a mi amigo Álvaro. ¿Cómo llevas ser un cacahuete, Álvaro? - ¿Lo cualo? - Claro, tío… Supongo que resulta un cambio importante después de ser un gargantuesco coloso de mantequilla de cacahuete. Cuanto más grande son, más dura es la caída, campeón. Ahora supongo que es en plan: ¡FENOMENALES PODERES CÓSMICOS…! ¡Y un lugar chiquitín para vivir! - Mmm… Mantequilla de cacahuete. Espera un momento… Andrés, ¿has vuelto a fumarte algo? - ¿Andrés? ¿Me confundes con Andrés? ¿Tiene Andrés este atractivo a la par que casposo vozarrón? ¿Tiene Andrés este perfecto perfil griego lleno de costras, que hace enloquecer a las gachises? ¿Tiene Andrés problemas psicológicos tan preocupantes y divertidos? ¡No respondas a lo último! En fin, ¿te parece que Doc Samson, psicólogo mutado por radiación gamma, tiene alguna posibilidad contra mi furia canadiense desatada? - Estás hablando de un pavo capaz de echarse un mano a mano con el increíble Hulk, Andrés. Te dejaría como un sello usado. - Creía que estabas asistiendo a la universidad de ese extraño poblachón manchego asturiano, majo. Que pasa, ¿te fumaste las clases de Introducción a la ruptura del Cuarto Muro, o vienes de doblete? ¿No te has leído los anteriores números y visto mis asombrosos cambios? Mmm, aunque probablemente resulte difícil leer sin ojos ni extremidades… Estoy seguro que el informe PISA olvidó mencionar que los jóvenes no leen porque un alto porcentaje de ellos son cacahuetes. - ¿Estás intentando decirme que estamos en un cómic? - Bueno, realmente sólo en la ya clásica página de introducción, y Astonishing Andrew ni siquiera tiene dibujos… Pero el autor está pensando en contratar a Bryan Hitch para que lo dibuje, es colega suyo, una vez le miró… Habrá quien diga que era un vídeo en internet y que Bryan sólo estaba mirando a cámara, pero incluso eso crea un vínculo entre dos personas y… - ¿Entonces no deberías introducir el cómic, tío? - ¡Probablemente! - ¿Y yo soy un cacahuete? - ¡Indudablemente! Pero un cacahuete puesto a cargo de S.H.I.E.L.D., y eso mola infinito, chaval. Pero precisamente en la historia que nos ocupa también tenemos a gente puesta a cargo de S.H.I.E.L.D., así que… ¡Dentro logo!

- ¿El logo siempre ha sido así? - Los cacahuetes no hablan, Varo.

"En el helitransporte de S.H.I.E.L.D. Tebas, mientras yo asistía a mi histriónica sesión psicológica, Berto y mi mayordomo Bautista, cual Equipo A cualquiera, se veían detenidos por un crimen que no habían cometido…" - ¡Que nosotros no hemos hecho nada, varas de los cojones! –exclamó Berto con los ojos en blanco e intentando contenerse para no golpear al agente de S.H.I.E.L.D. que le leía sus derechos- ¡Ha sido Andrés el que ha golpeado a tu clon! - En S.H.I.E.L.D. no usamos clones, señor. Es ilegal, inmoral, y prohibido por la Convención de Wakanda de 1987. Tienen derecho a un traductor universal ST-R, si precisa de él para comunicarse. -continuó recitando el agente- Tienen derecho a un análisis de genética transdimensional para hacer notar su verdadera identidad… - Oiga, que ni siquiera pude pararle cuando golpeó a su colega… -replicó Berto- ¡Díselo, Bautista! ¡Ni siquiera pude pararle cuando vino contra mí aquel par de veces! "¿Hay algo más entrañable que un genuino flashback? Yo creo que no… ¿Qué opinas tú, Varo, amigo mío? Creía que los cacahuetes no hablaban. Bueno, y tampoco deberían estar de invitados en la narración. ¡Me estoy jugando el empleo por tenerte aquí, colega, y no veo ningún tipo de gratitud por tu parte! Tantos y tan buenos momentos que hemos pasado juntos… Como aquella vez que volvía de la armería, allá por Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 4... " - Ehm… -comenzó a hablar Chama- Andrés, ¿llevas una Kalashnikov en el bolsillo, o es que te alegras de vernos? - ¿Eh?comentó Andrés distraídamente- ¡No, por Dios! ¡Es un M16A2, estúpido ignorante chauvinista!continuó con mirada soñadora- Una verdadera maravilla de la tecnología de matar… El nuevo apaga-llamas, el cañón rugoso para una mayor sujeción por parte del tirador… ¡Otra novedad de la versión A2 es que puede disparar de dos maneras, semiautomático o bien a ráfagas de tres disparos! - Berto –susurró Chama- Quítaselo. Ya. –al instante, y con rapidez, Berto se levantó del sofá dispuesto a abalanzarse sobre Andrés. Este, grácil e inusitadamente se apartó con tiempo suficiente para ponerle la zancadilla a su atacante. - ¡Uff! –resopló Berto al caer contra el suelo- Condenado hijo de puta… ¿Cómo coño has hecho eso? –preguntó mientras se levantaba y veía a Andrés dirigirse a su habitación. - ¿Hacer el qué? –dijo éste a punto de entrar por la puerta- Te levantaste y resbalaste, ¿no? ¡Friegas demasiado, Chama! –gritó para que éste le oyese- ¡O demasiado poco! –añadió tras cerrar la puerta. - ¿Tú lo has visto, no? –inquirió Berto a Chama- ¡Ese cabrón me ha esquivado como si fuese un jugador del equipo nacional de waterpolo de Laponia! "Yo ni siquiera estaba allí, Andrés. Es probable, y aunque hubieras estado, dudo que tu diminuta y patética consciencia cacahuetil pudiese recordarlo. Ah, ¿y ahora vuelvo a ser un estúpido cacahuete, verdad? Es porque estoy tostado, ¿no es cierto? ¡Cesa tus incesantes quejas, arrogante maní arrivista! Estamos en un momento serio, ¡un grandioso flashback de las veces que he humillado físicamente a Berto! Como justo antes de viajar para el helitransporte, en el ya clásico Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 5..." - Lo que tu paranoia diga. –suspiró Berto- Pero hay que ir abajo, consciente o inconsciente. - Prefiero consciente. –añadí saltando, pateando con soltura el pecho de Berto (quien perdió el equilibrio y se tambaleó precariamente hasta dar contra la pared), y aterrizando elegantemente en el suelo con una voltereta- No me apetece cargar contigo hasta abajo. Y mancharías mucho la acera si te tirase desde la ventana. Si algo aprecio en su justa medida de esta ciudad, es la limpieza de sus calles. ¿Vamos? "Sí, recuerdo perfectamente como barrí el suelo con ese primate involucionado. ¿No es un poco obvio que estás poniendo escenas flashback para rellenar espacio en este número? Bien, esto no es un cómic, no puedo poner splash pages o páginas dobles… ¡Tengo que hacer algo para ganarme la vida con el menor esfuerzo posible! En fin, ahora si me disculpas, y volviendo a lo importante, estoy luchando a muerte contra el psicólogo más ubicuo del Universo Marvel… ¡El gamma-irradiado doctor Leonard Samson!" - Bien, y ahora que ya conocemos nuestros nombres respectivos… -comencé a decir mientras me ponía en postura de ataque. - Para evitar continuamente el decir el nombre en cuestión, pareces no poder evitar el sacar el tema… -comentó Samson- ¿Seguro que no es un secreto con el que te sentirías más cómodo sacándolo a la luz? –continuó preparándose para avanzar hacia mí. - Por favor… -dije arrojando con mi katana contra él- ¿Piensas que iba a caer en un truco tan escandalosamente burdo? - No. –respondió Samson parando la hoja entre sus dos manos- ¿Pensabas tú que ibas a conseguir algo con este ataque tan directo? - Bueno… -dije sacando un detonador de un bolsillo y activándolo, provocando que la katana brillase por un momento y reventase casi inmediatamente después- Pensé que acumular a nivel subatómico la energía cinética del filo y la funda le daría algo más de caché. - ¿Quién eres? –preguntó Samson con la camiseta reventada, intentando agarrarme. - ¿Quién tiene tal gracejo en el manejo de la energía cinética?añadí esquivándole grácilmente con una voluptuosa voltereta lateral- ¡Gambito, por supuesto! ¡El traidor cajún de la Patrulla-X, aliado ahora con una asociación de cuponeros de la ONCE renegados! ¡O eso, o simplemente uso tecnología avanzada! Por cierto, tú nunca aceptas un no por respuesta, ¿no es cierto? ¡Toma esto, moscón de discoteca!dije disparándole al pecho con mis dos armas de fuego. - Puede que yo no tenga un factor curativo como otros mutados gamma, pero te aseguro que mi resistencia es similar a la suya. –dijo Samson, en cuyo pecho estallaron sin más las balas, mientras intentaba hacer una finta para acercarse a mí subrepticiamente- ¿Y cómo has conseguido pasar todas esas armas por los controles de S.H.I.E.L.D.? –preguntó mientras yo le hacía un saltacabrilla esquivando un ataque suyo. - Bueno, con un poco de ingenio se consigue todo. Por ejemplo, estos aparentemente inútiles fusilesdije tirándolos a los pies de Samson, haciéndole resbalar y caer al suelo de espaldas- son de caramelo. Ahora bien, parece que habrá que ponerse más serio contigo muchachote.saqué mi cimitarra de vibranium, y me dispuse a usarla, pero Samson fue más rápido y me cogió por el tobillo- Ups. - Ya puedes decir que “ups”. –dijo Samson arrojándome contra una de las paredes de la sala con un sonoro “whomp”- Puedes esquivarme la mayoría de las veces, pero cuando los efectivos de S.H.I.E.L.D. entren aquí, te vas a quedar sin espacio.

jueves, 8 de enero de 2009

The Spirit (2)

Puede que de una impresión de purista teniendo en cuenta como finalizaba el post anterior. Nada más lejos, entiendo que el cine tiene que tomarse ciertas licencias con respecto al cómic. Por ejemplo, el hecho de oscurecer la vestimenta del personaje (podéis ver la original arriba) no me causa ningún problema, incluso me gusta. Tampoco el ambiente oscuro urbano (me hizo gracia el hecho de que Central City fuese más oscura que Gotham, ya saben, la de Batman) me desagrada, y considero que bien hecho (y sin esos curiosos anacronismos tecnológicos en contraste con el ambiente) hubiera sido una forma perfecta de "actualizar" (si se considera necesario eso) al personaje y su ambiente. Eso son licencias válidas. Pero a partir de ahí... El Spirit de Miller es un policía dado por muerto, pero no un simple tipo duro, sino que también tiene un factor curativo que no rivaliza con el de Lobezno ni mucho menos, pero que le permite conservar la salud de forma aceptable. Excepto sus problemas con los monólogos, que parecen incurables.
Es decir, un momento inicial de hablar para sí de su relación con la ciudad me parece bien, en plan presentación, pero cuando llega un momento en el que tienes que hablar con todo lo que haces, con un gato como máximo interlocutor, acepta que tienes un problema, pavo (y si me preguntan, no sabría decir si me refiero a Spirit o Frank Miller).
No quiero extenderme excesivamente en detalles, pero la película es esperpéntica. No niego que me entretuvo, pero tan sólo por ver con que nos iba a salir luego. Porque cuando creía que no podía sorprenderme con otra bazofia más, lo hacía, queridos. Es la única película en la que he tenido vergüenza ajena; Solaris era mala y aburrida, Spirit puede entretener, pero por curiosidad morbosa.
Y ese histriónico Samuel L. Jackson haciendo de Octopus... Una mente criminal cubierta de misterio porque solo se le veían los guantes (chorrada, puede, no lo niego) se ha convertido, por arte de birlibirloque, en un pirado que se viste de un estilo tangencialmente distinto cada día según se levante (WTF? Y lo dicen las entrevistas al Jackson, no yo).
Jamás creí que vería a un negro (y menos un actor de ese calibre) vestido de nazi. Pero en el momento en el que en ese contexto le oigo hablar de que los huevos marrones (los de comer) le cabrean, tuve una visión: Will Eisner, creador de Spirit, no es que se estuviese revolviendo en su tumba, es que se abría paso ferozmente hacia la superficie, con la esperanza de estrangular él mismo a Miller antes de que otro tuviese la misma idea.
Es paródica sin pretender serlo. Secuaces retrasados clónicos de acento andaluz, suffering cats, repentinos pistolones enormes, fotocopias de culos, pies con cabeza, disfraces sin sentido... Momentos delirantes que son lo que hacen grande a esta película. Un gran pedazo de m*****, claro está. Seguro que hay más, pero la mayor parte de los detalles de la película se me olvidó a la media hora de haberla visto.
En serio, señor Miller, ¿en qué estaba pensando? Háganos un favor a todos y dedíquese a proyectos que apesten ya desde el principio, como el largamente anunciado Holy Terror, Batman!, en donde el señor de la noche se enfrenta a Bin Laden. Deje morir con dignidad su faceta artística. No adapte nada más. No se acerque a un cinematógrafo. Por el amor de Dios, que alguien le regale un gato y lo aficione al macramé...

domingo, 4 de enero de 2009

The Spirit (1)

Anteayer fui a ver la película de Spirit con mi tío. No soy especialmente cinéfilo (por lo que puede que lo que voy a decir ahora no tenga demasiado peso), pero es, probablemente, la peor película que haya visto en mi vida. Reconozco que ya iba con prejuicios respecto a la película, por pinceladas que había visto de ella o por críticas de gente que la había visto, pero esto nunca ha sido óbice para disfrutar o entretenerme con un largometraje (y a las pruebas me remito).
Y es que no es solo que sea una mala adaptación (que lo es), es que es una mala película. Cuando crees que ha alcanzado un límite, lo supera, pero es un límite en caída libre de calidad. Yo ya me esperaba que Miller transformase a Spirit en un remedo de su Sin City, pero es que el Spirit de Miller es, y parafraseo a mi tío Nacho, como la resaca de una peli de Tarantino.

Solamente como elemento comparativo para quienes la hayan visto, hago una breve semblanza del Spirit del cómic, del Spirit de Will Eisner, un tío que estrenó con esta serie tantos recursos nuevos en el cómic (años más tarde escribiría varios libros teóricos sobre el medio) que los más importantes galardones del noveno arte llevan su nombre. Volveré a la película más adelante.

Para alguien como yo, que suele fijarse más en el argumento que en el dibujo, reconozco que Eisner merece el reconocimiento que tiene, destacando quizás (por lo sofisticado y lo notable de ellas) sus ya clásicas splash-pages, una viñeta a toda página para introducir sus historias, generalmente introduciendo de manera original el logo de Spirit dentro de la ilustración, adaptada con gran originalidad a la historia corta (solían ser 7 páginas, al ser historias para periódicos dominicales) que presentaba.

Para que os hagáis una idea, Spirit es un cómic cuyo protagonista principal es Denny Colt, detective privado que es dado por muerto al exponerse accidentalmente a un producto químico durante un caso. Despertando poco después, decide abandonar su identidad y convertirse en un justiciero enmascarado, para actuar allí donde la policía se ve inútil.

A partir de aquí, el bueno de Eisner trataba de todo. Fundamentalmente temas policiacos y de misterio, pero también románticos, una clásica historia navideña anual, ciencia-ficción o fantasía. Sobre todo después de su regreso de la Segunda Guerra Mundial, las historias se volvieron inesperadas, y Spirit podía ser un mero secundario en una historia de otro personaje específico que contaba su propia historia.

Pero ante todo, el personaje de Spirit es un tipo entrañable. Un tío con suerte (por salir más o menos ileso de todas sus aventuras) que, sin ningún tipo de superhabilidad, resuelve casos con su astucia e inteligencia detectivesca, recurriendo a los puños si es necesario. Pero siempre con humor, siempre con momentos de poner caras expresivas realzando una situación si resulta grotesca. Spirit bien podría haber sido interpretado por Cary Grant en su época dorada.

Eso es el Spirit de Eisner. Pero no el Spirit de Frank Miller, sorprendentemente amigo de Eisner (llegó a publicarse un libro de una larga conversación entre ambos acerca del cómic) y afamado guionista de cómics como Sin City o Daredevil (él creó al personaje de Elektra, ¿saben? Sí, como el complejo de Elektra. Complejo de Elektra. Complejo de Elektra. Sabrán de lo que hablo si han visto la peli). Yo les diré que es el Spirit de Frank Miller. ¡En el próximo post!