lunes, 8 de diciembre de 2008

Astonishing Andrew and his Amazing Friends nº 5 (Primera parte)

Yesterday… I was saying yippi-kaaaai-yei… Now I´m looking for John McClane… Oh I believe, in yesterday… Suddenly, John was shooting at the terroriiiist, now it look like they are also dead… Oh John McClane came suddenly… ¡Hola! ¡Soy Masacre, el mercenario bocazas! ¡Bienvenidos a vuestra recap page preferida! Bueno, por lo que me han comentado… ¡Parece que la ciudad de Vigo ha tenido una temporada interesante! Cuando Andrés Basteiro, un payaso local, obtuvo el Cubo Cósmico (probablemente el pisapapeles más poderoso del universo) el absurdo sacudió los cimientos del mundo. ¡Caray, si recuerdo que una morsa me contrató para cargarme unas ostras! ¡Y más asombroso aún, pagó en efectivo! Pronto, Andrés fue consciente de que en la caja de su Cubo ponía “pilas no incluidas”… ¡Pero esto no le impidió hacerse muchimillonario a costa del caos que él mismo causó! No obstante, esto causó que Andrés perdiera todas sus amistades, descontando al mexicano no mariachi preferido de todos, Chama, y al aspirante al campeonato de los pesos pesados de Missouri, Berto. Comprendo su postura porque son a cuál más maciza, ¡pero controlar mentalmente a Leti, Cata, Jenny y Graciela para bailar el mambo horizontal no contribuyó a perpetuar su amistad! Sí, Graciela va la última… ¡Porque es rubia! Si tenemos en cuanta que el imperio monetástico creado por Chama y Andrés nació basado en los restos inertes del amigo de todos ellos, Álvaro, transformado en cacahuete por el mismo Andrés, ¡obtenemos una situación interesante! Por un enrevesado giro argumental que pocos recuerdan y a menos aún les importa, ¡nació Krokanti, el monstruo pendiente de patente y nacido de los restos de Álvaro! En un vano intento de aumentar las ventas, el tipo de delante del portátil introdujo en la lucha a la imposible Patrulla-X, que consiguió revertir a Krokanti con la ayuda de S.H.I.E.L.D. a su forma de cacahuete. También pasaron más cosas, pero casi todo fueron chistes. ¡En una súbita coz mental, Andrés se lanzó contra Krokanti antes de esto, quedando oculto a los ojos del mundo durante unos momentos! Después salí yo, y este patético intento de serie regular ganó muchos quicky-puntos. ¿Pero soy realmente yo, Masacre, o Andrés trágicamente desfigurado, siendo relanzado con el clásico New delante? Chi lo sa! ¡Ambos somos excéntricos pensadores neoliberales! Mientras yo, el mundo, vosotros lectores, e incluso el tipo del portátil intentamos averiguar quién es realmente quién, y si los hipopótamos tragabolas representan una amenaza para la legación Inhumana en Pontevedra, yo voy a ir haciendo unas reformillas por aquí… Ya sabéis, lo de siempre, cambiar las tulipas de las lámparas, comprar unos silenciadores, afilar mis navajas, comprar cerveza, vender mis acciones de la Fox… ¡Ah, sí, se me olvidaba! En un encantador golpe de Estado me autoproclamo narrador, y como tal, y pasándome por el forro al viejuno de Stan Lee, yo mismo presento…

“En el episodio inmediatamente anterior de esta insulsa historia sin dibujos (¡versión en cómic ya!), dejamos a Berto y a Chama preocupándose por alguna extraña razón, principalmente centrados en mi reciente comportamiento. ¿Que cómo se supone que se eso, si me encontraba en mi habitación mientras ellos se preocupaban extrañamente? Me leí el número anterior. ¡Caray, que pregunta tan estúpida! ¿Acaso no soy el narrador, no tengo derecho, el muñeco de Michelín no tiene sentimientos? En fin. Para los que seguís vivos, aprended y no hagáis preguntas estúpidas. No he disfrutado especialmente cargándome a ese panoli. La munición no es barata, después de todo estamos en una crisis recesiva de la economía global. O algo. La cosa es que desarrollaron un astuto plan (¡maldita sea, no he podido leerlo, aún no se ha escrito!) con el que conseguir algo… Uhm… Algo relacionado conmigo… ¡Ya está, estarán planeando prepararme una fiesta de cumpleaños! ¡Yuhuuu!” - Ehm… Andrés… -dijo Berto picando a mi puerta- ¿Puedes salir un momento? Chama dice que lo mejor sería que te llevásemos a ver a una gente, y… - ¿Ver gente?dije- ¡Hurra! ¡Me encanta la gente! ¡La hay donde quiera que vas! Pero a veces me gustaría comerme sus intestinos y construirme un ukelele con sus nervios ópticos. He visto Art-Attack, ¿sabes?, y mi faceta creativa está en su punto álgido… - Ehm… Sí… Ya. –dijo Berto, intentando que sus neuronas no se sobrecargaran por la excesiva conversación- Pero resulta que tenemos un alegre taxi esperándonos justo en la puerta, y sería bueno que fuésemos bajando. - ¿No viene Chama?pregunté- ¡Nuestros puntos de famoseo descenderán alarmantemente si no nos acompaña! - Ha tenido que irse a hacer unas cosas de papeleo. Ya sabes, la destrucción de la fábrica y todo eso. - ¡No me ocultes la verdad, Berto, simio alborotador!ordené- Le han secuestrado, ¿verdad? - Tío, nadie puede atrapar ni secuestrar a Chama. –dijo Berto- Es demasiado rico y poderoso, y con vuestra fábrica de mantequilla de cacahuete, lo es incluso más, ahora. - A Chama no… -repuse inteligentemente- ¿Pero tal vez a su anciano padre?pregunté- ¡Recuerda que ha perdido fuerzas gradualmente, debido a su exposición al sol amarillo de la Tierra! - El padre de Chama podría matarnos, Andrés. Sin pruebas, con una orden y en menos de una hora. –replicó Berto. - Sí, pero no estamos hablando de ti o de mí, Berto.dije- Estamos hablando de cactus secuestradores mexicanos. ¡Los bichos que derrocaron a Dios en una ocasión e impusieron durante una semana a un pastel de calabaza como ser supremo! - Lo que tu paranoia diga. –suspiró Berto- Pero hay que ir abajo, consciente o inconsciente. - Prefiero consciente.añadí saltando, pateando con soltura el pecho de Berto (quien perdió el equilibrio y se tambaleó precariamente hasta dar contra la pared), y aterrizando elegantemente en el suelo con una voltereta- No me apetece cargar contigo hasta abajo. Y mancharías mucho la acera si te tirase desde la ventana. Si algo aprecio en su justa medida de esta ciudad, es la limpieza de sus calles. ¿Vamos? “Al tiempo que yo lidiaba con ese extraño y bertoico personaje en el piso, Chama se enfrentaba a los peligros empresariales de la urbe gallega… ¡Confrontando la aterradora y nefasta realidad burocrática en una reunión en el ayuntamiento!" - Señor Vargas –empezó a decir el alcalde-, como usted comprenderá, tanto usted como la junta directiva y sus socios más cercanos se encuentran en serios problemas… Su “accidente industrial” no sólo ha mostrado con claridad la equivocada y excesiva permisividad que este ayuntamiento ha tenido con respecto a facilitar las construcciones de las recientes instalaciones de la Chama Corporation, sino que ha logrado causar cuantiosos daños materiales que dejarían a los más frenéticos paseos japoneses de Godzilla a la altura del betún… - Espere un momento, señor alcalde… -replicó Chama- ¡No pretenderá darnos culpabilidad plena respecto a esta tragedia! El que el punto de origen fuese mi fábrica no quiere decir que… - ¿Y por qué no debiera culparles? –respondió el alcalde, impertérrito- ¿Si hubiese una central nuclear no debería culparles acaso por el daño causado por un hipotético escape radioactivo? ¿No deberían ser castigados los encargados de una perrera si un perro rabioso escapa de su control, señor Vargas? - Eso es pura demagogia, y lo sabe perfectamente, alcalde. Los exámenes de expertos de S.H.I.E.L.D. y el doctor Hank McCoy han demostrado que el nacimiento de la bestia se produjo a partir de nuestra mantequilla de cacahuete… - ¡Precisamente! –repuso el alcalde, como si aquella explicación hubiese dado la conversación por terminada. - …Pero el detonante de la creación de Krokanti fue la irrupción en nuestra mezcla de un simbionte alienígena, por no hablar de las infames moléculas inestables. –finalizó Chama su exposición. - Eso no excusa su negligencia a la hora de vigilar su fábrica, señor Vargas. ¡Negligencia que ha causado la mayor catástrofe en la historia de Vigo desde las invasiones vikingas! - ¡Señor alcalde! –gritó Chama incrédulo, perdiendo los estribos por primera vez en toda la conversación- ¡¿Está sugiriendo que todas y cada una de las industrias de la ciudad han de estar preparadas para hacer frente a una intrusión alienígena?! “¡Ajenos a todos estos emocionantes interludios, en unos pocos centelleantes minutos, Berto y el menda lerenda, ambos dos, nos hallábamos a bordo del flamante helitransporte Tebas, de S.H.I.E.L.D., a cargo del modesto (y ausente) mayor Pelayo, de la subdivisión EUM! Un amigable agente nos acompañaba a Berto y a mí hacia nuestro destino, mientras yo disfrutaba del paseo con mi habitual y campechano buen humor…” - S.H.I.E.L.D.! -canturrée alegremente- I need somebody… S.H.I.E.L.D.! Not just anybody… S.H.I.E.L.D.! You know I need someone… S.H.I.E.L.D.!!! - ¡Señor, se lo advierto por última vez! –me dijo el agente de S.H.I.E.L.D. que nos guiaba volviéndose y apuntándome con su arma- ¡Si continúa cantando canciones que contengan la palabra “shield”, me veré obligado a disparar contra usted! - He was a boy, he was a merc, can I make it more obvious?canturrée al tiempo que le cortaba el cañón de su arma sacando una katana de mi abrigo y le dejaba inconsciente con un certero golpe de talón en su mandíbula. Sonó un rasguido- Ecks. Y ay. Mi fisioterapeuta me advirtió que no hiciera cosas físicamente imposibles para el cuerpo humano. Luxación múltiple de escroto como poco. ¡Dios bendiga los factores curativos! ¿No crees, agente tipo de S.H.I.E.L.D.? ¿Agente tipo?repetí ante la aparente inconsciencia del sujeto. - ¿Sabes, Andrés? ¡Generalmente, a casi nadie le gusta que noquees al mayordomo cuando invitas a alguien a tu casa, joder! –dijo Berto. - Es cierto, señor. –replicó mi mayordomo casi sin estrenar. ¿No es genial mi vida?- Ni siquiera el barón de Lotofangrinton aceptaría este trato, y tenía el detalle de golpear al servicio con sacos de patatas todas las mañanas, personalmente… - Bueno, quizás en algunos círculos sado… -murmuraba pensativo Berto mientras tanto- De todas formas… ¡Da gracias que esto tenga un piloto automático, anormal! - ¿De qué estás hablando, mongoloide austral? Estos tipos no tienen ni siquiera nombre de pila… ¡Les dan un apellido, les abocetan una cara completamente anodina y voilá! ¡Carne de cañón para el siguiente ataque de HYDRA!repliqué con la agudeza y el ingenio que suelen caracterizar a mi magna persona- ¡No es más que un agente estándar de S.H.I.E.L.D.! ¿Qué dices de mayordomos? - ¡Era una metáfora, zoquete! - ¿Metáforas? Dudo mucho que tu cuerpo sea siquiera capaz de asimilar la metadona… ¿Y ahora me vienes con metáforas? ¡No había oído nada tan absurdo desde que Bautista sugirió que dejase de tirar hámsteres muertos por el retrete! - Estaba provocando serios trastornos sanitarios y de carácter estructural a la fontanería del edificio, señor. –contestó el mayordomo- Y si me permite la expresión, apestaban. - Alfred, Alfred, Alfred… -musité con tristeza- El sacrificio ritual de hámsteres es un arte que sólo unos pocos privilegiados pueden llegar a comprender. - Creía que me llamaba Bautista, señor. - Ehm… Sí, sí que lo hacía, pero… - ¿Está mirando a ambos lados de la máscara de forma conspicua, señor? - Sip… ¡Ey!exclamé quitándomela y guardándola en un bolsillo- ¿Cómo puedes notar eso bajo la máscara? - Soy un mayordomo, señor… Sólo hago mi trabajo.

4 comentarios:

Alvaro dijo...

jaja! si, el primero
pues esto no lo habia leido, pero he d decir k sigue tan xanante como desde k lo empezaste, y sigue basado en personajes reales!! menos bautista y el agente tipo... k será d el?
Y encima con musica, canciones y un supuesto masacre haciendo d las suyas, y charlas empresariales con el ayuntamiento, k será lo proximo, invasores del espacio? segunda parte YA!!!

Wherynn dijo...

¿Que hace el tipo este adelantándome? ¿que se ha creido? :p jaja.
Contestando a una pregunta muy antigua: los de filología nos dedicamos a cosas raras de interpretación de textos ¡porque mola! ajá, de algo servirá. No se de qué, pero de algo... :S

Leere Astonishing el finde, pero decir que podrías seguir adelante con las cosas filosóficas salidas de chorradas, se te da casi mejor que la parodia...

bsss!

Alvaro dijo...

como k el tipo este? k desprecio es ese, chorba? jajaja
y no te metas con las parodias y absurdos de pelayo, k es persona y colega e? cagon mi makinaaaaaa jajajajajaja

Superlayo dijo...

Todos: Apunte musical, la primera canción de Andrés versiona, lógicamente, Yesterday, de los Beatles. La segunda, Help, también de los Beatles. La tercera, Skater Boy, de Avril Lavigne.

Álvaro: Reflejando tu entusiasmo, ¡¡¡segunda parte EN HORA Y PICO!!! Y sí, aunque cueste creerlo, basado en personas reales. O eso dices tú, que yo no los he visto nunca en persona. Por cierto, ¿no deberían estar aquí comentando en manada? ¿O al menos Andrés? :p

Eva: Lo cortés no quita lo valiente, Eva. De todas formas, apunto dos cosas, la primera que Astonishing va desligándose gradualmente del ámbito de la parodia para ser un relato superheroico al uso (con toques de humor), y la segunda que me divierte demasiado escribirlo como para dejarlo, al menos por ahora. Además tengo varias líneas argumentales trazadas, y el juguetear con conceptos marvelitas para crear mis propias historias resulta ser un ejercicio creativo-intelectual muy gratificante.