lunes, 24 de noviembre de 2008

Lemures mar-chosos (1)

Ya sabeis, voy a hablar de Mar-Cha, y había esa peli de los animales en Madagascar, y lemures bailando, y es un juego de palabras y... ¡Oh, cerrad el pico! Para lo que no lo conocen, he aquí un post divulgativo acerca de que es Mar-Cha. Porque a veces la menciono y, claro, lógicamente, hay quien se pregunta ¿Qué es Mar-Cha? y ¿De qué están rellenos los Teleñecos? entre otras. Mar-Cha es una organización juvenil auspiciada por los colegios maristas de España (al menos, no estoy seguro de si existe algo parecido fuera de la piel de toro, pero es probable que sí). Generalmente abarca edades desde los 12-13 años hasta los veintipico, en un proceso de formación personal no exento de diversión (¡y como!). Para que esto no sea tan aséptico, intentaré hablarlo a través de mi experiencia personal. ¡Y para hacerlo más divertido, no seguiré el orden cronológico de mi vida! Veamos, si bien es cierto que en algunas provincias españolas (Valladolid, por ejemplo), existe Mar-Cha en 5º ó 6º de Primaria, lo cierto que generalmente las actividades comienzan en 1º de la ESO. Yo soy monitor en el primer ciclo de Mar-Cha, llamado Amanecer. Eso quiere decir que vigilo-cuido-enseño-soy referencia para chicos y chicas de 1º y 2º de la ESO. A estas edades, hacemos únicamente salidas (en Oviedo suelen ser mensuales) con juegos y actividades diversas, intentando mostrarles una alternativa de ocio, pero también a educarles en ciertos valores. Estos valores podrían denominarse cristianos (porque después de todo lo son, en cuanto a que la religión cristiana está a favor de ellos), pero lo cierto es que el tema religioso es muy variable según la provincia. Por ejemplo, si exceptuamos las convivencias en vacaciones en Semana Santa, a las que se denominan Pascuas (y lógicamente tienen un importante componente religioso), generalmente en Asturias, Galicia y León (por la experiencia que tengo), es algo que se trata poco. De León para abajo suele ser un componente de mayor importancia, e incluso hay gente que hace la Confirmación con Mar-Cha. Pero bueno, yo es algo que considero algo secundario, no porque no lo vea importante (que en cierto modo sí, después de todo yo soy cristiano), sino porque esa faceta hay otros lugares por donde solventarla, con catecismos y demás que abundan más que lo que yo considero como Mar-Cha. He convivido (y convivo) con gente en Mar-Cha que son totalmente ateos, y han estado a gusto tanto cuando salía el tema como cuando o no, que creo que es una buena señal. Los valores que se promocionan en Mar-Cha son variados, desde los más básicos de urbanidad (respeto por la naturaleza y las personas, aprender a compartir, y demás) hasta otros más profundos, como pueden ser la empatía, el saber escuchar, e intentar adquirir una comprensión mayor de uno mismo y los demás. En realidad, el que empieza el camino en Mar-Cha, aunque luego se distancie, no lo termina, porque es un camino de aprendizaje vital, y una vez que aprendes unas cosillas, luego tendrás curiosidad de al menos seguir por tu cuenta en el objetivo que creo que todos tenemos en el fondo en esta vida: ser felices. ¿Cómo intentamos transmitir estos valores? Pues hombre, con chavales recién llegados a la adolescencia, con el ejemplo, a través de los monitores, e intentando que incluso los juegos tengan cierto transfondo de aprender. Aunque ciertamente no son ellos solos los que aprenden: monitorear no solo es una actividad gratificante, sino educativa. Hasta un chaval al que llevas casi diez años de edad puede enseñarte algo importante, aún sin proponérselo. Y si no ocurre, lo hará la experiencia en sí. A finales del ciclo de Aventura (3º-4º de la ESO), y siempre en combinación con actividades más lúdicas, convivencias (con la gente de la provincia o de otras) y campamentos, comienzan a fomentarse unas reuniones en los que ya se comienza un proceso de aprendizaje más "reglado", por llamarlo de alguna manera, para aprender más en profundidad los valores que hablábamos antes. Es una edad en la que es bueno que los chavales miren hacia su interior, y empiezan a tener la capacidad mental suficiente para hacerlo. Yo personalmente no viví esta etapa, ya que empecé en Mar-Cha en Bachiller. Se considera a Bachiller, 1º y 2º, como el ciclo de Camino. Ahí ya hay reuniones semanales para los temas que ya comentábamos, y a través de distintas dinámicas (lecturas de distintos textos, y cosillas varias), se fomenta la autocomprensión, la empatía y todo eso que no paro de repetir, porque es muy importante y útil en la vida. Y porque es mi blog y digo lo que quiero. Ea. Y continuará, que me queda todavía para un cacho, y esto me está quedando muy largo.

4 comentarios:

Wherynn dijo...

(Respecto al post anterior) en mi caso no hace falta que diga que la cita me gustó, estas cosas suenan mejor en inglés, me da la impresión.

Pues si, Mar-cha parece un lugar ameno y simpático dónde alejarse de los horrores que nos rodean. ¿Pero evitaréis que esos jóvenes acaben siendo unos borrachuzos y realmente sean buena gente? ¿evitaréis esa tendencia adolescente a meterse con la gente que consideran (y que mal consideran a veces... xdddd) mas debiles? (trauma) porque falta hace (mis mayores respetos a los borrachuzos, ¿eh? ¡que también son buena gente! algunos... xdd)

En fin, la labor es buena, eso no se niega. ¿Siguen haciendo lo de la canción Marista? porque esa creatividad se perdió en nuesta época en favor de... nada y las fiestas de abril-mayo se convirtieron en un desfile de "adolescentas" pintarrajeadas y bailando en actitudes sexuales que corresponden a jovenes de 3 o 4 años mayores que ellas (lo digo por las de 12)

Mira, corto que me estoy poniendo de mal humor, jaja. En resumen ¡Viva la esencia de Mar-cha! que realmente nada tiene que ver con los festivales y ¡viva la individualidad de la juventud!


Bs!!!

Superlayo dijo...

Eva: Creo que si conseguimos que al menos haya un componente de buena gente entre los borrachuzos que salgan, ya habremos conseguido algo.
Y lo de la canción marista (supongo que te refieres a los concursos de villancicos del cole y los playbacks) no tiene nada que ver con Mar-Cha. Me desentiendo completamente de eso. :p Pero sí, que viva la individualidad y la diversidad juvenil.

Adan dijo...

Hum...

Como coordinador del ciclo de Aventura en Oviedo (me encanta empezar así cualquier cosa), he de decir que Superlayo no sólo no ha exagerado sino que ha quedado corto al alabar el efecto que MarCha produce sobre los niños-chavales-jóvenes-perros. No, espera, sobre los perros no produce gran cosa... ya sé, seguiré como si nada...

Hay que tener en cuenta que en Amanecer las actividades pueden contar con fácilmente con 50, 60 o hasta 80 niños. En Aventura, desde 20 a 30 y pico. En Camino, dada la avalancha de gente nueva, se mantiene sobre 20 o más. Esto significa que no todo el que empieza sigue, y con ello ahí quiero expresar que los valores que transmitimos no son aceptados de igual forma por todos los chavales. Hay quien le gusta y hay quien no. De forma que puede que no quitemos muchos borrachos de las calles (y sería cinismo mandarles no beber), pero formamos o damos lugar a que se formen personas sanas, con autonomía, que sepan tomar sus decisiones y disfrutar su ocio con madurez.

O al menos eso me gusta pensar.

Un saludo!
Antón. Coordinador de blalbablalba...... vale, lo quito!

Un saludo!
Adán.

Superlayo dijo...

Antón: Yo podría mandarles no beber sin ser cínico... Una de las ventajas de ser abstemio. :p Pero no lo hago, como mucho recomendaría un consumo controlado del alcohol, y que sí se va a tomar, sea como complemento del verdadero ocio, no en plan "¡Vamos a beber! ¡Quememos neuronas como si no hubiese mañana!" :p
De todas formas, lo importante es lo que tú dices al final. Menos lo de coordinador, que eso es totalmente inútil y sin sentido. :p