viernes, 21 de noviembre de 2008

History is in the air

Anything you dream is a fiction,
and anything you accomplish is science.
The whole history of mankind is nothing but science fiction.

Ray Bradbury.
Para los que no tengan noticia de ello, estudio Historia. La reacción más habitual ante esta declaración es algo seguido de un "Buff...", algo por el estilo de "Vaya huevos que tienes", o, los más agradables, mencionan un "A mí me hubiese gustado hacer Historia, pero...". Este pero siempre, siempre, siempre, está relacionado directamente con algo concreto, como es la carrera profesional.
Historia tiene una variedad de salidas más amplia de lo que parece (lo cual no quiere decir que tenga una importante salida laboral). Los historiadores en ciernes podemos dedicarnos a la enseñanza (primaria, secundaria o universitaria), la investigación (arqueológica o no), archivos históricos, museos...
El futuro es algo curioso. El futuro es algo incierto, sin duda, pero más cercano de lo que se piensa habitualmente. Es decir, si te paras a pensarlo, estamos entrando en el futuro de continuo, y el tiempo no se para nunca. Pero hay veces que te planteas un momento concreto de tu vida y piensas en ello como en el futuro. Y en ese momento está lejos.
Ante todas esas salidas profesionales, y cuando alguien me preguntaba que quería hacer yo, comentaba algo (lo que fuera, ha ido cambiando, y seguirá haciéndolo, supongo) y decía "Bueno, pero todavía queda tiempo" (o algo por el estilo). Y, anda la osa, resulta que "el futuro" está ahora ahí, a la vuelta de la esquina. En año y pico se acabó la comodidad de saber que tengo el camino marcado, y hay que tirarse a la piscina de cabeza.
¿Y qué quiero hacer una vez terminada la carrera? Oigan, pues no tengo ni idea, lo más claro que tengo es lo que no quiero hacer, con cosas como arqueología o investigaciones en ese sentido. A quien le guste, para ellos. Otras alternativas, como lo de la archivística, no las tengo claras más que nada porque no he tenido contacto con ellas.
Respecto a la enseñanza, prefiero claramente (por manejar a los alumnos y por el interés que demostrarían los mismos) la universitaria que la que no lo es. Pero eso trae consigo una labor de investigación que intermitentemente me atrae o no, y que ni siquiera se si tengo la capacidad para llevar a cabo.
Sinceramente, hay momentos que me maravillo cuando algunos profesores nos describen algo de investigación, y de sus intuiciones y recovecos. O, que demonios, de los conocimientos que demuestran de por sí. Que puede que sea porque nosotros como estudiantes nos tenemos que meter conocimientos a presión, y muy variados, y ellos se han centrado ya en una época y llevan mucho tiempo trabajando en ello, pero a veces siento que no podría estar a la altura.
Es como el doctorado. Sin duda un doctorado mejoraría mis posibilidades laborales, pero ya no es solo que fuese capaz de hacerlo (que dentro de lo que cabe, y a pesar de mis dudas, creo que sí), pero, ¿estoy dispuesto a emplear cerca de cinco años de mi vida en eso? ¿Merece la pena, y dónde me dejaría eso a mí personalmente? Quiero decir, ¿a qué años me permitiría eso conseguir un trabajo, independizarme, etcétera, etcétera?
Después de todo, nada me garantiza un intercambio proporcional de tiempo y resultados alentadores posteriores... Y por el apellido paterno que me ha tocado en suerte, ni siquiera tendría un nominativo sexy, en plan "doctor Hardwood" o molón entre los frikis, como "doctor Richards"... Aunque lo cierto es que me gustaría.
¿Me veo trabajando en investigación histórica compaginada con la enseñanza? ¿Disfrutaría con ello? Pues no lo se. Tan pronto estoy en clase sorprendiéndome de que alguien roce el frikismo académico por algunas profundizaciones, como me encuentro completamente absorto e interesado en los procesos de investigación.
Vamos, que estoy no en un sinvivir, pero sí en un sinsaber. La verdad es que es una forma como cualquier otra de ganarse la vida escribiendo, y es algo que disfruto, aunque sea no ficción, y disfruto especialmente escribiendo bien, acerca de un tema en el que he profundizado mínimamente y puedo expresarme...
Así que no se. Este debe ser el final de post más abrupto de la historia de la blogosfera (yo como siempre, echándome flores respecto a exageraciones), pero oigan, que después de todo, es un tema inconcluso y enervantemente sin respuesta (por ahora).
La próxima semana, el prometido post sobre Mar-Cha (de la que regreso de una convivencia de ídem), y otro que desvelará las razones por las que Masacre es el mercenario bocazas preferido por todos.

7 comentarios:

paco dijo...

Si te gusta la historia no creo que tengas tantos problemas para estar a la altura trabajando en la universidad o realizando investigaciones. Y lo de las salidas profesionales me parece que todas las carreras y estudios tienen pegas en un sentido u otro. Aún así los de Bellas Artes lo tienen todavía peor: o te haces artista (que muy pocos triunfan y es imposible saber cómo hacerlo), crítico (más de lo mismo) o catedrático.

Wherynn dijo...

Es la mitica pregunta: ¿que quieres ser de mayor? la verdad es que se acerca el momento clave pero oye, ya te vendra la inspiracion. No hay prisa y cuanto mas pienses en ello mas confundido vas a estar. ¿Fue tan terrible escoger hacer historia? pues igual de terrible sera escoger que hacer cuando acabes la carrera.

Bs!

Alvaro dijo...

joer, maxo, no pienses k t keda un año, sino k TODAVIA tienes mas d un año pa pensarlo. eso se piensa en quinto hombre, ahora piensa en navidades, en veranito, en odiosos trabajos k tenemos k hacer, en salir a armala... aprovexa k no tenemos mas preocupaciones k studiar, no merece la pena comerse el tarro. cuando tenga k llegar el momento d decisiones, llegara, pero no merece la pena comerse el tarro aora, k s la mejor epoca k tendremos

Ch@RLie Slowpoke dijo...

Ah, las dudas existenciales al final de la carrera, todo un clásico! Como apuntaba paco: si te gusta la historia, no veo por qué no habrías de estar a la altura de las investigaciones universitarias. Y piénsate muy seriamente el compaginaar un curro on sacarte el doctorado si vas a seguir por esa senda del conocimiento. Y no, no te metas con niñ@s a menos que sea bocacional o sabrás lo que es sufrir.

PD: A mí me encanta la historia, es más, yo habría estudiado historia (now, wait for it...) pero (there it is!)tanto mis papdres como mi profesora del instituto me los desaconsejaron.

Javi & Pichu dijo...

Nunca vas a saber si tienes la capacidad de, o si vas a poder desarrollar tu labor en, hasta que no "estés en el ajo" y no te quede más remedio que tirar para adelante.

Vamos, que para nada de lo que nos planteamos en la vida sabemos realmente si estamos lo suficientemente preparados para afrontarlo. Para nada. Y eso es muy fuerte.

Todos los caminos marcados tienen un final, y los universitarios (por ser el mundo que más cercano me queda) ya sabemos qué es eso de terminar una etapa en la que todo está muy dirigido: salimos del cole en palmitas, especialmente los que nos tiramos casi media vida en el mismo lugar, y llegamos a la uni como pinines que no conocen mundo.

Es un sinsaber, eso de estar a punto de acabar la carrera, que también me pasa a mí. Me planteo terminar en junio de 2010, y sin embargo, cuando hice la matrícula este año y comprobé que estoy a tan sólo 16 asignaturas (8 troncales, 8 optativas más las prácticas de empresa) sentí una extraña sensación de vértigo, como de ver que mi vagón está llegando al punto más alto, a partir del cual comenzará a deslizarse hacia abajo en una vertiginosa caída, que no es más que la vida y el riesgo que conlleva vivirla...

Trabajar.

¿Qué bien suena, no? O por lo menos, ¡cómo suena! Lo único (como si fuera poco...) que hemos tenido que hacer hasta ahora ha sido estudiar, y de repente lo tenemos cada vez más cerca.

Tienes una mente privilegiada, capaz de barajar de manera fría y objetiva cuantas opciones se te presentan, al menos eso pienso yo. En mi opinión, cuando llegue el momento deberás apostar por algo a lo que dedicarte, como yo, y como todos nosotros. No es la primera vez que apostamos.

¿No apostamos cuando elegimos la carrera? ¿Por qué no íbamos a ser capaces de sacar adelante nuestra apuesta laboral, nuestra apuesta de futuro?

Todo llega. Y cuando llegue, lo verás. Y estoy seguro de que no tienes que preocuparte, lo único que haces es escribir un post molón para tener más comentarios y visitas, ¡maldito!

Mar-Cha sin guión... que como te vean los de la "nueva era" te cogen y te cierran el blog...

Alvaro dijo...

la nueva era? el grupo secreto que gbierna el mundo desde las sombras? joer pichu, entre el post profundo y la revelación de los que rigen nuestras vidas estás irreconocible jajajaja

Superlayo dijo...

Paco: No, si las salidas que tengo son las que tenía antes, y no me arrepiento en absoluto de haber cogido la carrera que escogí. Podía haber hecho otra, pero ahora sería infeliz. O no tan feliz como ahora, al menos.

Eva: Creo que a todo el mundo le ha dado la impresión de que me estoy comiendo muchísimo el tarro con el tema. No es eso exactamente, sino que es una cosa que está ahí y no se que hacer...

Álvaro: Ni tanto ni tan calvo, tú. :p Que no es plan de decidir de una tirada a los dados nada más graduarnos. Pero es solo pensarlo, preocupao no estoy, que bastante tenemos que hacer como para encima buscar tiempo para preocuparse...

Charpoke: "Bocacional" me suena a comerse a niños que se portan mal. Enteros y con zapatos y todo. Hombre, enseñar es bonito, si a la gente le interesa, pero el percal está chungo, chungo, en ese sentido...

Pichu: Los de la "nueva era" me pueden comer la cabecera del blog. Tienes razón (y no es una opinión, es más bien un hecho :p), habrá que escoger cuando llegue. Hay que pensarlo, pero creo que sabré hacer la elección correcta, sea cual sea.

Todos: ¿A nadie le ha llamado la atención, o le gusta, o se ha fijado en la cita? A mí me gusta...