domingo, 12 de octubre de 2008

¿Batalla perdida?

Érase una vez un tiempo -y parece muy lejano ya- en el que existía una figura respetada, la persona culta. Él -solía ser él, pero con el tiempo pasó a ser cada vez más ella- recibía una educación que difería poco de un país a otro -me refiero por supuesto a Europa- pero que era muy distinta a lo que conocemos hoy.
[...]
A finales del siglo XVIII, el plan de estudios era cuatro veces más completo que el de una escuela equiparable de ahora: una amalgama de los principios básicos de la lengua, el derecho, el arte, la religión y las matemáticas. Se daba por sentado que esta educación, ya de por sí densa y profunda, sólo era una faceta del desarrollo personal, ya que los alumnos tenían la obligación de leer, y así lo hacían.
[...]
Este tipo de educación, la educación humanista, está desapareciendo. Cada vez más los gobiernos -entre ellos el británico- animan a los ciudadanos a adquirir conocimientos profesionales, mientras no se considera útil para la sociedad moderna la educación entendida como el desarrollo integral de la persona.
[...]
Hay un nuevo tipo de persona culta, que pasa por el colegio y la universidad durante veinte, veinticinco años, que sabe todo sobre una materia -la informática, el derecho, la economía, la política- pero que no sabe nada de otras cosas, nada de literatura, arte, historia, y quizá se le oiga preguntar: Pero, entonces, ¿qué fue el Renacimiento? o ¿Qué fue la Revolución Francesa? Hasta hace cincuenta años, a alguien así se le habría considerado un bárbaro.
Doris Lessing, Premio Príncipe de Asturias del año 2001

7 comentarios:

Wherynn dijo...

Totalmente de acuerdo. Aun así aún quedan carreras en las que se aprende gramática, algo de historia, evolución de la lengua, literatura... sí, cada uno hace propaganda de lo suyo.

P.D. ¿Cómo veré cumplido mi sueño de ser escritora si nadie se digna a criticar lo que escribo? (sin tildes)¡que rule!

bs!

Javi & Pichu dijo...

Los tiempos cambian, el ser humano evoluciona, y con él la manera con la que concibe, por ejemplo, la educación -pero también todos los demás aspectos de su vida-

En el mundo de hoy, donde todas las actividades están globalizadas, se busca muchísimo más una persona eficiente y práctica que antes.

¿Y qué tiene esto que ver?

Antes el aprendizaje era muy variado porque las actividades que los hombres hacían en el mundo laboral -y esto es una suposición- eran más y más variadas que lo que hoy nos podemos encontrar. Hoy las actividades vinculadas a lo intelectual y al estudio son más concretas, y por lo tanto, el margen de actuación disminuye, dejando por el camino facetas que quizá antes sí se trabajaban pero ahora no. Es decir, que antes se estudiaba un abanico muy grande materias, al contrario de lo que sucede ahora.

Hoy en día se le da mucha importancia a la especialización ("quien mucho abarca, poco aprieta" como diría el otro; pues hoy en día se ha convertido prácticamente en un padrenuestro); dado que vivimos en un mundo globalizado, las relaciones empresariales se basan sobre todo en adquirir lo que nosotros no tenemos de quien sí lo tiene; y dedicarnos a una cosa en la que podamos desenvolvernos bien y nos convirtamos prácticamente en expertos, para que los que no lo tienen lo adquieran de nosotros.

Creo que algo así es lo que ha pasado en el estudio. Se enfoca a los estudiantes a concretar sus estudios, su preparación, para convertirse en personas especializadas y eficientes en una labor; quizá sea menos práctico saber poco de mucho que mucho de poco. Eso depende del enfoque que tengamos o que le queramos dar, y también depende del momento de la historia, ¿no?

Lo que sí está claro es que una persona que ha adquirido unos conocimientos enfocados directamente al ámbito profesional, a lo más práctico, tiene menos margen, por un lado, de mejora, y por otro, de promoción.

De aquí se deriva toda la polémica que gira en torno a los estudiantes de los módulos educativos medios y superiores: ¿no es habitual oír en la facultad lo injusto que es que estos estudiantes obtengan trabajo con mayor facilidad que nosotros -a priori- y con un sueldo nada despreciable? Sí, yo lo oigo muy habitualmente. Pero si lo pensamos fríamente -y así enlazo con lo del margen de mejora, etc- también es habitual llegar a la conclusión de la "escasa" preparación de quienes acceden al mundo laboral a través de los módulos. Sus posibilidades de promoción son prácticamente nulas dado el poco margen que les han dado en su fase preparatoria.

O algo así.

No sufras Eva, que buscaré un hueco para hacer de crítico!!!

paco dijo...

Según avanzan los conocimientos en cada una de las ramas se hace más difícil el "saber un poco de todo" como los griegos o los renacentistas.
De todos modos si miras una escuela o un instituto español te das cuenta que la falta de cultura no se debe precisamente a que no aparezca en los libros. Y esos gañanes tienen que pagarnos la jubilación, madre mía.

Javi & Pichu dijo...

"Y esos gañanes tienen que pagarnos la jubilación, madre mía"

Síp, negro futuro...

Javi dijo...

Como dice Paco, el problema no es tanto la especialización como la horda de futuros analfabetos funcionales que pueblan los institutos en este momento. El panorama es desalentador, sí.

Javi & Pichu dijo...

Cuando hablaba de la especialización no lo planteaba como la raíz de los problemas educativos que concretamente tenemos en España, sino como la muestra del cambio en el enfoque que se le da a la educación a lo largo de los tiempos.

No sé qué va a ser de nosotros -porque nos tienen que pagar dentro de unos cuantos años- ni de ellos, que al fin y al cabo son los que tendrán que moverse por el mundo el día del mañana.

Respecto a eso soy muy pesimista...

Superlayo dijo...

No quería tanto referirme a la cultura como dirigida al mundo laboral sino como la cultura como cultura en sí, que tan poco apreciada es hoy día, precisamente por su falta de utilidad práctica. ¡Oh, la humanidad!

Las generaciones de ahora son degeneraciones, y prefiero no pensar en como nos van a mantener la jubilación, no... Yo intento educar con el ejemplo y la palabra todo lo que puedo y al ámbito que llego, no es mucho, pero...