sábado, 5 de julio de 2008

EUM returns!

Una breve nota de prensa y cierro hasta Septiembre el chiringuito. Como ya he mencionado en más de una ocasión, contribuyo en la Enciclopedia del Universo Marvel, un proyecto web que trata de analizar con distintas fichas los personajes, objetos, lugares, razas y más cosas de los cómics Marvel.
Hoy día (y ya desde hace tiempo) somos el proyecto de este tipo de mayor importancia (y que abarca un mayor número de fichas) en el mundo en lengua castellana. Desde hace un tiempecillo largo (un año y 7 meses, nos ha comentado Master Gollum, que es quien dirige el cotarro) la EUM se encontraba en estado de letargo.
Estábamos en obras. Poco a poco (y gracias prácticamente en todo, sobre todo el diseño a Gollum), la web ha renovado su diseño, y finalmente hoy ha visto subidas todas las fichas antiguas al nuevo formato, que esperamos que haga las delicias de grandes y pequeños. O algo. En los próximos días se reanudará la publicación de nuevas fichas, que ampliarán este pantagruélico proyecto, al que aún le queda mucho por abarcar...

martes, 1 de julio de 2008

¡Oh, poderoso deporte, que conviertes al hombre en bestia!

Dan el Mundial en la tele del bar España vuelve a casa Yo juego al futbolín contigo Sinceramente da lo mismo ¿Qué importará quién pierde o gana si nunca nos jugamos nada? Amaral, Tarde de domingo rara - Gato negro / Dragón rojo

Oye, que a punto. Acaba la Eurocopa, siento la necesidad de expresar mi opinión / sentimiento al respecto, y me encuentro con que en el recién regalado nuevo disco de Amaral (que todavía estoy paladeando, no sabría decir si me gusta o no, pero me pasa igual con todos los discos hasta que me acostumbro a las canciones) ejemplifica bastante lo que quiero decir (futbolines aparte).

Es paradójico que el deporte que ha levantado las pasiones de toda la nación (las mías no, me la refanfinfla), y el suceso que ha desatado las alegrías de todos los españoles (falso, mi indiferencia rompe las estadísticas, apunto a los generalizantes periodistas televisivos) sea importado. Que no quiero decir que tengan que ser los toros los que despierten pasiones, que era lo que nos faltaba (entre los pobres bichos y la etiqueta de toreros y manuelas que tenemos colgada por tópico...), pero bueno, es curioso.

Hoy (dos días después) parece que la fiebre ya se calma un poco, pero ya les vale. Que vaya chapa que nos han dado, leñe. Habrá quien me crucifique por esto, pero oigan, que ustedes no han ganado nada. Pero lo que se dice NADA. Bueno, probablemente les haya sentado bien el subidón de adrenalina, y quizás su organismo se encuentre un poco mejor tras la euforia. Felicidades.

Pero piénsenlo fríamente, queridos. Sí, respeto y me parece admirable el trabajo, el tesón y el espíritu de equipo de la selección española de fútbol. Son cualidades admirables y respetables a más no poder. Pero ahí se acabó todo. Porque esos jugadores de fútbol, por muy buenos que sean, lo hayan demostrado o no, no son más que profesionales en un trabajo sobrevalorado en importancia y sueldo.
Porque los futbolistas (y los deportistas en general), tendrían que ganar un poco más, lo justo para compensar que llega un momento en que el cuerpo ya no tiene nivel para seguir con su profesión. Y nada más. Que no sólo esa millonada, sino ese respeto y esa admiración no me parece que la merezcan lo que hacen. A ese nivel, al menos.
Y no tengo que trasladarme a los llamados "héroes anónimos" para ver quienes merecerían al menos una fracción de todo este sentimiento y dudo que sean recordados muchas veces. Mira, a mí héroe nacional me lo parece esa persona que se está dejando la piel en los campos, o con el ganado. A mí héroe nacional me lo parece el currante que conduce 10 horas seguidas para que yo pueda comer yo hoy.
A mí héroe nacional me lo parecen los que hacen posible que tenga agua corriente y electricidad, y teléfono e internet en la comodidad de mi casa. Porque esos hacen algo productivo, y algo útil, y no se les reconoce. Acepto a los deportistas como productores de entretenimiento si quieren, pero al mismo nivel que cualquier cosa que vea en la tele.
Puedo decir "¡Que grande!" si lo que hacen me encanta, pero no les pongo en un pedestal. Eso me lo reservo para algo que me haga sentir, que me evoque, que me transmita un sentimiento de los que ponen carne de gallina. Y puedo entender al deporte como inspiración de superación, espíritu de equipo o muchas cosas más, pero en el fondo, no alcanzo a comprender como una pelota atravesando lo que sea puede causar un escalofrío, o euforia, o lágrimas.
No sin conocer una historia detrás, al menos. Porque reconozco que el gesto del fulano ese (sí, no me acuerdo del nombre, lo siento) de recordar al fallecido Puerta, que murió joven, dejando familia e hijo, pues me llega. Me llega y me parece un bellísimo gesto que para mí tiene más importancia humana que el que España haya ganado la Eurocopa.
Porque en el fondo, ¿qué es España? ¿No resulta paradójico que lo que parece unir a toda una nación sea la victoria de 11 tíos que corren detrás de una pelota? ¿Qué ante una victoria de la selección, todo el mundo parece guardarse el "facha" en la boca después de oír el "¡Viva España"? En fin, pues bueno, pues si el sentimiento patrio, si el español es el que vibra con estas cosas, pues depórtenme, me declaro culpable. Me la suda (la oreja izquierda).
Y conectando de alguna manera (juro que en mi cabeza la relación tiene un sentido firme, pero no logro captarlo con claridad), decir que lo que Marx decía de la Iglesia, es porque no pensaba a que extremos podría llegar el fútbol, que parece ser el opio del pueblo. A principios del XX aquí en España ya se era consciente, de hecho se fomentó el fútbol para que la gente viera más partidos e hiciera menos huelgas (¡es historia contemporánea la que habla por mi boca!).
Mmm... Déjenme pensar... ¿No había una crisis, un declive, unos problemillas económicos por aquí? Vale, que no estoy muy puesto, no sabría decir poco más que es un tema serio y que sería importante que se tomasen medidas, fuese quien fuese... ¿Qué? ¡Crisis, dice! ¿Cómo vamos a estar en crisis, pinín, si España acaba de ganar la Eurocopa?
Me enerva, me enerva. En serio, muy probablemente me exceda en algo (o quizás no, ¿qué se yo?), o no tenga razón para ello, pero me pasa. Quizás es porque me siento en parte alienado de todo este sentir, me siento extranjero en mi propio país; en torno a estas circunstancias, me siento fuera de lugar hasta en mi propia casa y con mi propia familia.
Y bah, quieras que no, esto parece que se acentúa un poco con la multitud de nicks propagandísticos en el messenger, las noticias de la tele (cielo santo, parece que los deportes son un cáncer extendido a casi todo el telediario) y demás. Quizás esta "confesión" invalide todas mis ideas anteriores, pero yo me he quedado más a gusto.
P.D: Reconozco, después de todo, que el grito de "¡Podemos!" fue útil en tiempos de exámenes, por su carácter motivatorio. Punto positivo al fútbol por eso. O algo. Buenas noches, y a ver si mañana hay menos euforia, que me resulta un tanto cargante, ¿no se nota?