lunes, 5 de noviembre de 2007

Es una lata

Hay momentos en los que la vida no te sonríe. Momentos bajos o momentos cuesta abajo. Like a rolling stone, que diría el amigo Dylan. Tendrías suerte si el mundo te diese la espalda, pero lo que está haciendo, Dios mediante, es pisotearla ferozmente.
Tu identidad es un caos, chato/a. Venga, mírate, en serio. Te preocupa más que no haya usado una arroba (@) para sustituir el angosto "o/a", que el pensar que tu vida puede estar cayéndose a pedazos. ¿Es que el melodrama barato de este artículo no puede conseguir que te replantees algo de tu vida, sucio y pusilánime patán?
¿Para que negarlo? La vida es una pesadez. La vida es una auténtica lata. Y como la última lata que tuve entre mis manos tenía un alce dentro, creo que mi responsabilidad como ser humano y reportero dicharachero de este mundo mediático que es internet, el dar a mis lectores la posibilidad de encontrar un mundo más allá de las latas de alces. Así que reconoced (al menos ante vosotros mismos) que estáis hartos, y haced algo para cambiar.

Porque la solución no está en el fondo de una

botella, sino dentro de una lata...


¿Confusos? Es comprensible. Aclaremos algunos conceptos:

Marginal:

1. Perteneciente o relativo al margen.
2. adj. Que está al margen.
3. adj. Dicho de un asunto, de una cuestión, de un aspecto, etc.: De importancia secundaria o escasa.
4. adj. Dicho de una persona o de un grupo: Que vive o actúa, de modo voluntario o forzoso, fuera de las normas sociales comúnmente admitidas.
5. n.p. En la imagen, “el marginal”, compañero de correrías (hasta ahora inédito) del Yoyas, el Medusa y el Pesicola.

Moederno:

1. adj. Perteneciente o relativo al tiempo de quien habla o a una época reciente.
2. adj. Que en cualquier tiempo se ha considerado contrapuesto a lo clásico.
3. adj. p. us. Dicho de una persona: Que lleva poco tiempo ejerciendo un empleo.
4. m. En los colegios y otras comunidades, hombre que es nuevo, o no de los más antiguos.
5. m. pl. Las personas que viven en la actualidad o han vivido hace poco tiempo.
6. n. p. En la imagen, un post-moederno.

Y si siguen tan en blanco como el menda lerenda, que aún sigue sin entender la supuesta evolución (¡ni siquiera una involución!) de marginal a moderno, les recomiendo que entren y pregunten por ahí en estas dos direcciones que he encontrado por allí relacionadas (al parecer) con esta extraña promoción...

Y antes de que las malas lenguas se agiten viperinamente, decir que no, no me gusta el jamón serrano (http://www.guijuelo-directo.com/), por lo que los integrantes de esa panda de librepensadores anarquistas que se hacen llamar "lata de zinc", no me han comprado. Aún. Y si alguien se molesta en investigar y me dice que son en realidad (porque, sinceramente, no he mirado más allá de su deliciosamente frikegomaníaco exterior), están los comentarios. Devolvemos la conexión a nuestros estudios centrales.

2 comentarios:

Varogaru dijo...

Tio sabes demasiado de los lata d zinc, esos tios son peligrosos tio, paramilitares chechenos aunque no lo parezcan, o androides, o pero aún... ¡¡tunos!!

Tú sabras de tu seguridad poniendo estas noticias para captar sectarios, les estás haciendo el trabajo sucio, pobre infeliz, pero cuando los lata de zinc modernos gobiernen, quedandonos en blanco y x tanto muertos socialmente, te arrepentiras de esto. X lo demás MOLAAAA

CHOCOLATEEEEE

Superlayo dijo...

No temo a los Lata de Zinc. Me he enfrentado a enemigos mayores, como los Juan, esa temible secta que socava los cimientos de nuestra sociedad y de los que hablaré más adelante con mayor profundidad, sin duda.

¡Y Lata de Zinc no es invencible! ¡Ni siquiera ellos pueden vencer a las abuelas terroristas karatecas ninjas mutantes adolescentes!